Des­pí­de­te de los bra­zos flá­ci­dos con es­tos sim­ples con­se­jos

El “chai­to” o “mur­cié­la­go” -que co­rres­pon­de a la zo­na del trí­cep­ses una de las zo­nas más pro­pen­sas al de­bi­li­ta­mien­to de te­ji­dos y mus­cu­la­tu­ra, de­bi­do a que es una par­te muy de­li­ca­da.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - BIENESTAR -

La fla­ci­dez en la par­te in­fe­rior de los bra­zos es un pro­ble­ma que afec­ta a mu­chas mu­je­res, sin em­bar­go, re­du­cir el con­su­mo de car­ne, in­ge­rir suplementos con co­lá­geno y al­gu­nos tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos son al­gu­nas al­ter­na­ti­vas que te ayu­da­rán a me­jo­rar es­te des­agra­da­ble pro­ble­ma.

Sa­lu­dar con la mano en al­to pue­de ser to­do un desafío pa­ra aque­llas mu­je­res que tie­nen pro­ble­mas de fla­ci­dez en los bra­zos, so­bre to­do en es­ta épo­ca del año, cuan­do el ca­lor nos obli­ga a an­dar más des­ta­pa­das.

El “chai­to” o “mur­cié­la­go” - que co­rres­pon­de a la zo­na del trí­ceps- es una de las zo­nas más pro­pen­sas al de­bi­li­ta­mien­to de te­ji­dos y mus­cu­la­tu­ra, de­bi­do a que es una par­te muy de­li­ca­da.

Aun­que el pro­ble­ma sue­le dar­se más en mu­je­res ma­du­ras, las jó­ve­nes tam­bién son víc­ti­mas de es­te “mal”, so­bre to­do cuan­do ba­jan abrup­ta­men­te de pe­so. Pe­ro tran­qui­las, chi­cas, la fla­ci­dez se pue­de de­te­ner e in­clu­so re­ver­tir con los si­guien­tes tips:

RE­DU­CE el CON­SU­ME De AZÚ­CAR Y CAR­NES RO­JAS

Re­co­mien­dan re­du­cir el con­su­mo de ali­men­tos que afec­ten la pro­duc­ción de co­lá­geno, pues es­ta es la pro­teí­na que da fir­me­za a los te­ji­dos de to­do el cuer­po, in­clui­da la piel.

Has­ta los 25 años pro­du­ci­mos co­lá­geno de ex­ce­len­te ca­li­dad, pe­ro des­pués su ca­li­dad ba­ja y pa­sa­dos los 45 años se em­pie­za a des­truir, ge­ne­ran­do arru­gas y plie­gues en los bra­zos.

Acon­se­jan re­du­cir el con­su­mo de azú­ca­res re­fi­na­das, co­mo ca­ra­me­los, dul­ces y pos­tres, que de­bi­li­tan el co­lá­geno, pues des­tru­yen el co­lá­geno. Lo mis­mo pa­sa con la gra­sa y car­nes ro­jas, que tie­nen una pro­teí­na lla­ma­da pu­ri­na que tam­bién de­gra­da el co­lá­geno.

Ex­pli­can que las car­nes blan­cas, co­mo el po­llo, el pa­vo y el pes­ca­do, tie­nen ami­noá­ci­dos esen­cia­les que ayu­dan a las cé­lu­las fi­bro­blas­tos a ge­ne­rar nue­vo co­lá­geno. El con­su­mo de ver­du­ras y fru­tas con cás­ca­ra tam­bién ayu­da en es­to.

BA­JA De Pe­so De A Po­co Y TRA­BA­JA TU MUS­CU­LA­TU­RA

Los cam­bios brus­cos de pe­sos tam­bién pro­mue­ven la apa­ri­ción del “chai­to”, por eso es re­co­men­da­ble ba­jar ki­los de for­ma pau­la­ti­na (uno a dos por mes) pa­ra que la piel ten­ga tiem­po su­fi­cien­te pa­ra aco­mo­dar­se.

Jun­to con cui­dar la piel, es fun­da­men­tal el desa­rro­llo mus­cu­lar, pues los trí­ceps son múscu­los ha­bi­tual­men­te aban­do­na­dos del ejer­ci­cio. Los ejer­ci­cios con man­cuer­nas o los mo­vi­mien­tos de re­mos con ban­das elás­ti­cas son muy efec­ti­vos.

ejer­ci­cios PA­RA TONIFICAR los BRA­ZOS

La fla­ci­dez en los bra­zos es al­go bas­tan­te mo­les­to y que pue­de de­ber­se al ex­ce­so de gra­sa sub­cu­tá­nea o bien a que la piel ya ha per­di­do su elas­ti­ci­dad. Lo me­jor, de to­dos mo­dos, siem­pre es rea­li­zar ejer­ci­cios con al­gu­na man­cuer­na, ya que au­men­tan­do la to­ni­ci­dad mus­cu­lar es la me­jor for­ma pa­ra com­ba­tir los bra­zos flá­ci­dos.

Lo más efec­ti­vo pa­ra tonificar los bra­zos que tú sien­tes flá­ci­dos es tra­ba­jar los trí­ceps, el múscu­lo que cru­za el bra­zo por de­ba­jo del bí­ceps. Esa, ade­más, es jus­to la zo­na don­de se sue­len for­mar los tan te­mi­dos “bra­zos de mur­cié­la­go”.

Un ejer­ci­cio muy ha­bi­tual pa­ra tra­ba­jar la zo­na de los trí­ceps con­sis­te en to­mar una man­cuer­na de un pe­so ade­cua­do a tu fuer­za, pa­rar­te, po­ner la es­pal­da bien rec­ta, abrir le­ve­men­te las pier­nas y ex­ten­der el bra­zo.

Lue­go, con el bra­zo ex­ten­di­do, tra­ba­jar fle­xio­nan­do el co­do, lle­van­do la man­cuer­na has­ta la nu­ca y es­ti­ran­do el bra­zo nue­va­men­te, mien­tras con el otro te su­je­tas el co­do pa­ra que no pier­da la lí­nea. Rea­li­za de 10 a 15 re­pe­ti­cio­nes en cua­tro se­ries y au­men­ta con el pa­so del tiem­po.

Tam­bién hay otro ejer­ci­cio si­mi­lar que es bas­tan­te efec­ti­vo pa­ra los trí­ceps. Sién­ta­te con el tor­so bien rec­to, to­ma una man­cuer­na en ca­da bra­zo y fle­xio­na los co­dos jun­to al cuer­po. Lue­go es­ti­ra los bra­zos ha­cia ade­lan­te y re­pi­te el mo­vi­mien­to has­ta la po­si­ción nor­mal, lle­van­do los co­dos bien ha­cia atrás cuan­do re­gre­sas. Man­tén el mis­mo nú­me­ro de re­pe­ti­cio­nes que en el ejer­ci­cio an­te­rior y tam­bién re­cuer­da elon­gar bien al ter­mi­nar.

PRO­GRA­MA De ejer­ci­cios ES­PE­CÍ­FI­COS

De ro­di­llas y pier­nas cru­za­das o uni­das y le­van­ta­das, pal­mas de las ma­nos apo­ya­das en el sue­lo, bra­zos ex­ten­di­dos, se­pa­ra­dos a la al­tu­ra de los hom­bros y el bus­to en lí­nea, ab­do­mi­na­les den­tro, no cur­var la es­pal­da.

Fle­xio­nar los bra­zos en la ba­ja­da y ex­ten­der en la su­bi­da con un mo­vi­mien­to len­to y se­gu­ro fi­jan­do la pos­tu­ra de la es­pal­da y ab­do­mi­na­les con­traí­dos, pa­ra no vi­ciar la pos­tu­ra. Ase­gu­rar­se de no ar­quear la es­pal­da du­ran­te la fa­se de re­torno, evi­tar ex­ten­der de­ma­sia­do los co­dos: pue­des da­ñar­te las ar­ti­cu­la­cio­nes.

De pie, pier­nas li­ge­ra­men­te fle­xio­na­das, con la iz­quier­da co­lo­ca­da de­lan­te de la de­re­cha, ta­lón de­re­cho le­van­ta­do, fle­xio­nar li­ge­ra­men­te el tron­co ha­cia ade­lan­te y apo­yar la mano iz­quier­da so­bre el mus­lo de­re­cho. Bra­zo de­re­cho ex­ten­di­do ha­cia el sue­lo, en la mano una man­cuer­na pe­que­ña.

Fle­xio­nar el bra­zo de­re­cho ha­cia el pe­cho, co­do al­to de­trás y ex­ten­der el bra­zo de­re­cho ha­cia atrás, re­pe­tir la com­bi­na­ción. Al fi­na­li­zar, eje­cu­tar con el otro bra­zo. Man­te­ner la es­pal­da de­re­cha, nun­ca ar­quea­da. Cue­llo en lí­nea con el res­to de la co­lum­na. Los hom­bros pa­ra­le­los al sue­lo. De pie, pier­nas li­ge­ra­men­te do­bla­das y uni­das. Bus­to ha­cia ade­lan­te, pe­ro no de­ma­sia­do. Co­dos do­bla­dos y ad­he­ren­tes al bus­to. En las ma­nos las dos pe­sas, pal­ma gi­ra­da ha­cia el in­te­rior.

Ex­ten­der los bra­zos ha­cia atrás y len­to el re­torno. Ase­gu­rar­nos de que la es­pal­da es­té de­re­cha y nun­ca ar­quea­da. Mu­ñe­cas en lí­nea con los an­te­bra­zos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.