Pre­ma­tu­ros, pe­que­ños gran­des lu­cha­do­res

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINION - Pa­me­la Garrido ri­quel­me En­fer­me­ra UPC In­fan­til CAVRR Los Án­ge­les

Es­te 17 de no­viem­bre se con­me­mo­ró el Día Mun­dial del Ni­ño Pre­ma­tu­ro y la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos Neo­na­tal del Com­ple­jo Asis­ten­cial “Dr. Víc­tor Ríos Ruiz” de Los Án­ge­les no es­tu­vo exen­ta de es­ta ce­le­bra­ción tan es­pe­cial, don­de se rin­de ho­me­na­je a es­tos pe­que­ños gran­des lu­cha­do­res. Pe­se a los es­fuer­zos, no se ha con­se­gui­do dis­mi­nuir la ta­sa de na­ci­mien­tos pre­ma­tu­ros. A ni­vel mun­dial, se­gún ci­fras de la OMS, uno de ca­da 10 na­ci­mien­tos es un pre­ma­tu­ro, cer­ca de 15 mi­llo­nes en to­do el mun­do, sien­do la prin­ci­pal cau­sa de mor­ta­li­dad y mor­bi­li­dad en la in­fan­cia, lo que con­lle­va gran­des sa­cri­fi­cios y cos­tos por par­te de las fa­mi­lias y tam­bién de la so­cie­dad, es por es­to que des­de ha­ce al­gu­nos años se con­me­mo­ra es­te día por me­dio de una cam­pa­ña a ni­vel mun­dial que bus­ca con­cien­ti­zar a nues­tra po­bla­ción, ya que es un te­ma de sa­lud gra­ve, re­la­ti­va­men­te nue­vo, que la ma­yo­ría des­co­no­ce, con el fin de pre­ve­nir los par­tos pre­ma­tu­ros y co­no­cer lo que sig­ni­fi­ca ser y nacer de for­ma pre­ma­tu­ra. Los avan­ces en me­di­ci­na y las nue­vas tec­no­lo­gías per­mi­ten que ca­da vez ni­ños más pe­que­ños lo­gren so­bre­vi­vir. Es en es­ta eta­pa que el apo­yo y tra­ba­jo multidisciplinario del equi­po de sa­lud se vuel­ve im­pres­cin­di­ble, así co­mo tam­bién el ca­ri­ño y amor que sus pa­dres les pue­dan en­tre­gar. Es en es­te tiem­po que vi­ven su ma­yor ries­go pa­ra sa­lir ade­lan­te con las me­no­res se­cue­las po­si­bles. La Uni­dad de Neo­na­to­lo­gía del Com­ple­jo Asis­ten­cial, que ac­tual­men­te cum­ple 21 años, re­pre­sen­ta un gran lo­gro pa­ra nues­tra ciu­dad, que an­te­rior­men­te de­bía tras­la­dar a sus pre­ma­tu­ros a otros hos­pi­ta­les, to­man­do en cuen­ta el cos­to emo­cio­nal y eco­nó­mi­co que sig­ni­fi­ca­ba pa­ra las fa­mi­lias. El le­ma de es­te año, “Nacer tem­prano, vi­vir en gran­de”, de­mues­tra la im­por­tan­cia de es­ta cam­pa­ña, ya que pa­re­ce im­po­si­ble creer que es­tos se­res que na­cen tan pe­que­ños e in­de­fen­sos po­sean una ca­pa­ci­dad tan gran­de pa­ra lu­char por su vi­da, ex­pues­tos a si­tua­cio­nes pa­ra las cua­les no es­tán pre­pa­ra­dos, pu­dien­do es­tas oca­sio­nar­les un gran da­ño a su desa­rro­llo. Los pa­dres de ni­ños pre­ma­tu­ros me­jor que na­die co­no­cen el va­lor de ca­da mi­nu­to y ca­da día, y la du­ra ago­nía e in­cer­ti­dum­bre por la que tran­si­tan en es­te pe­rio­do… pe­ro quién di­ce que es­tos pe­que­ños lu­cha­do­res no lle­gan de for­ma pre­coz a es­te mun­do pa­ra en­tre­gar una lec­ción de vi­da. Ellos en­se­ñan el va­lor de lo real­men­te im­por­tan­te, ya que des­de mu­cho an­tes po­de­mos ob­ser­var la en­te­re­za que tie­nen por vi­vir dia­ria­men­te y lo gran­des que pue­den lle­gar a ser; eso de­mues­tra, a pe­sar de ser in­ma­du­ros en to­do sen­ti­do, la gran sa­bi­du­ría y con­vic­ción que ya po­seen. Exis­ten dos for­mas de ver la vi­da: una es creer que no exis­ten los mi­la­gros, la otra es creer que to­do es un mi­la­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.