Ur­gen­te re­for­ma al Có­di­go de Aguas

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINION - ro­ber­to Po­ble­te Za­pa­ta Dipu­tado

Se dis­cu­te ac­tual­men­te un nue­vo Có­di­go de Aguas pa­ra Chi­le. Una nue­va le­gis­la­ción que de­be dar cuen­ta del agua co­mo un re­cur­so pú­bli­co, es­ca­so, y de im­por­tan­cia ca­pi­tal pa­ra to­da ma­ni­fes­ta­ción de vi­da. No po­de­mos se­guir to­le­ran­do la fal­ta de abas­te­ci­mien­to que afec­ta a mu­chos chi­le­nos y chi­le­nas, de­be­mos asu­mir el dra­ma de la se­quía que azo­ta a mu­chos de nues­tros agri­cul­to­res y he­mos si­do tes­ti­gos de ver­da­de­ras tra­ge­dias hí­dri­cas, pro­duc­to de una tor­pe pro­duc­ción, ma­la dis­tri­bu­ción y un an­qui­lo­sa­do apro­ve­cha­mien­to del re­cur­so. Has­ta aho­ra, la con­cen­tra­ción de los de­re­chos de apro­ve­cha­mien­to es­tá prác­ti­ca­men­te con­so­li­da­da y pa­re­ce ser que no te­ne­mos ca­pa­ci­dad po­lí­ti­ca ni ju­rí­di­ca de re­ver­tir­la. Nues­tro go­bierno es­tá em­pe­ña­do en que es­to cam­bie. No se­rá un ca­mino fá­cil, pues hay que ha­cer en­ten­der a al­gu­nos de los res­pon­sa­bles de es­ta asi­me­tría que pre­sen­tan los de­re­chos de agua, que es­ta es fru­to de una sis­te­ma ca­ní­bal que per­mi­tió (y per­mi­te) el ras­treo e ins­crip­ción de las aguas don­de quie­ra que se en­cuen­tren, in­de­pen­dien­te de quién sea el due­ño de los pre­dios don­de es­tá el re­cur­so. Por eso, los nue­vos de­sa­fíos que de­be­rán en­fren­tar las nue­vas po­lí­ti­cas y la nue­va le­gis­la­ción son res­pon­der y dar cuen­ta de la he­te­ro­ge­nei­dad de es­pa­cios que de­be­mos abar­car en el sec­tor ru­ral y ur­bano, los dis­tin­tos cli­mas, dis­tin­tos con­tex­tos, di­fe­ren­tes eco­no­mías ru­ra­les y agrí­co­las, flu­jos y cau­da­les cu­ya de­man­da es di­ver­sa, to­do lo cual nos lle­va a pen­sar que se de­be en­con­trar un ade­cua­do ba­lan­ce en­tre pre­ser­var y po­ten­ciar aque­llos ele­men­tos que per­mi­ten su desa­rro­llo y re­mo­ver los obs­tácu­los que im­pi­den la ex­pan­sión fu­tu­ra, pe­ro tam­bién con­ser­var aque­llos que per­mi­ten la sub­sis­ten­cia de aque­llos sec­to­res más pre­ca­rios. En Bio­bío te­ne­mos que po­ten­ciar la alian­za pú­bli­co-pri­va­da, que en el ma­yor de los ca­sos ha rea­li­za­do las co­sas bien, con un be­ne­fi­cio in­ne­ga­ble pa­ra nues­tra pro­vin­cia. Te­ne­mos las com­pe­ten­cias le­ga­les y las au­to­ri­da­des que nos per­mi­ten avan­zar en es­ta ma­te­ria. No po­de­mos fla­quear a la ho­ra de de­fi­nir nues­tras prio­ri­da­des en ma­te­rias de ac­ce­so al agua. Co­mo di­jo nues­tra pre­si­den­ta, “Chi­le ne­ce­si­ta mu­cho más que me­di­das pa­lia­ti­vas. De­be­mos en­fren­tar con­jun­ta­men­te es­ta ta­rea con sen­ti­do de fu­tu­ro y con con­cien­cia de la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad que te­ne­mos fren­te a fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes”. Y agre­gó: “hoy día es­ta­mos ha­cién­do­nos car­go de los pro­ble­mas que Chi­le en­fren­ta y que, da­do nues­tro ni­vel de desa­rro­llo, te­ne­mos que ase­gu­rar que el agua, ese pro­duc­to tan bá­si­co, es­té ga­ran­ti­za­do”. Chi­le de­be rea­li­zar una re­for­ma al sis­te­ma de de­re­chos so­bre el re­cur­so hí­dri­co, y es pre­ci­sa­men­te pa­ra allá ha­cia don­de de­be­mos tran­si­tar en­tre to­dos, sin egoís­mos, y an­te­po­nien­do siem­pre la ca­li­dad de re­cur­so esen­cial pa­ra la vi­da hu­ma­na que po­see el agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.