La Igle­sia ca­tó­li­ca en la era de la in­for­ma­ción

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINION - Se­bas­tián Drey­fus Vo­ce­ro de Vo­ces Ca­tó­li­cas

Se­gún los úl­ti­mos es­tu­dios de Coms­co­re, hoy los chi­le­nos, y en par­ti­cu­lar la ge­ne­ra­ción “Millenials”, pa­sa co­nec­ta­da a in­ter­net ca­si 13 ho­ras se­ma­na­les des­de sus smartp­ho­nes bus­can­do in­for­ma­ción, en­tre­ten­ción, in­ter­ac­tuan­do con otros, y com­pran­do pro­duc­tos y ser­vi­cios de ma­ne­ra ver­ti­gi­no­sa­men­te cre­cien­te. El re­nom­bra­do fi­ló­so­fo con­tem­po­rá­neo Byung Chul-han, en su li­bro “La so­cie­dad del can­san­cio”, des­cri­be al hom­bre ac­tual co­mo exi­tis­ta, nar­ci­sis­ta y de­pri­mi­do. Hi­per­co­nec­ta­do, pe­ro tre­men­da­men­te des­arrai­ga­do, so­bre­in­for­ma­do y ca­ren­te de ver­da­des que le den sen­ti­do a su exis­ten­cia. Ati­bo­rra­do de bie­nes y ex­pe­rien­cias, pe­ro per­ma­nen­te­men­te in­sa­tis­fe­cho y en paz. In­ter­net ce­le­bra un nue­vo aniver­sa­rio en es­te mes. Y pa­re­ce al­go muy no­ve­do­so ver a la Igle­sia ca­tó­li­ca, y al pa­pa Fran­cis­co en par­ti­cu­lar, uti­li­zar las nue­vas tec­no­lo­gías. Sin em­bar­go, es­to no tiene na­da de nue­vo en la Igle­sia. San Pa­blo sa­lió de Je­ru­sa­lén y re­co­rrió in­fi­ni­dad de co­mu­ni­da­des he­lé­ni­cas evan­ge­li­zan­do la cul­tu­ra do­mi­nan­te de aque­llos tiem­pos. El pri­mer li­bro que im­pri­mió Gu­ten­berg fue la Bi­blia en 1452, por en­car­go del mis­mo Va­ti­cano. Los pri­me­ros mi­sio­ne­ros lle­ga­ron a es­tas tie­rras ca­si jun­to con los pri­me­ros des­cu­bri­do­res. El pa­pa Pío XI eli­gió ni más ni me­nos que a Gui­ller­mo Mar­co­ni pa­ra cons­truir la Ra­dio Va­ti­ca­na, tan só­lo 10 años des­pués de la pri­me­ra emi­so­ra co­mer­cial en el mun­do. Tan só­lo cua­tro años des­pués de la pri­me­ra pá­gi­na web y va­rios an­tes de Goo­gle, Fa­ce­book y Twit­ter, apa­re­ce el pri­mer si­tio web del Va­ti­cano en la Na­vi­dad de 1995 con el men­sa­je del pa­pa san Juan Pa­blo II a to­dos los cris­tia­nos y hom­bres de bue­na vo­lun­tad. Y hoy ca­si ca­si en tiem­po real se pue­de se­guir en el ce­lu­lar, por me­dio de la apli­ca­ción The­po­peapp, las úl­ti­mas no­ti­cias y via­jes apos­tó­li­cos del pa­pa Fran­cis­co. Por tan­to, des­de los tiem­pos de los após­to­les has­ta el pa­pa Fran­cis­co, las tec­no­lo­gías han si­do pro­mo­vi­das y uti­li­za­das por la igle­sia pa­ra anun­ciar la úni­ca au­tén­ti­ca no­ve­dad que es el evan­ge­lio de Cris­to, co­mo lo re­mar­ca el pa­pa Fran­cis­co en su ex­hor­ta­ción apos­tó­li­ca Evan­ge­lli Gau­diam, ca­si a mo­do de pro­gra­ma de su pon­ti­fi­ca­do. “La ale­gría del Evan­ge­lio lle­na el co­ra­zón y la vi­da en­te­ra de los que se en­cuen­tran con Jesús. Quie­nes se de­jan sal­var por Él son li­be­ra­dos del pe­ca­do, de la tris­te­za, del va­cío in­te­rior, del ais­la­mien­to. Con Je­su­cris­to siem­pre na­ce y re­na­ce la ale­gría”, se lee a mo­do de aper­tu­ra. Fie­les a es­te lla­ma­do, ca­da una de las igle­sias lo­ca­les, sus pas­to­res y sus lai­cos tie­nen el in­men­so de­sa­fío de uti­li­zar de bue­na ma­ne­ra to­dos los me­dios que la in­ven­ción del hom­bre pro­vee pa­ra anun­ciar la bue­na no­ti­cia de la sal­va­ción en Je­su­cris­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.