Día Mun­dial pa­ra la Pre­ven­ción del Abu­so In­fan­til: una fe­cha que es­te año ce­le­bra­mos con ver­güen­za

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - EDITORIAL DEL DIRECTOR -

El Día Mun­dial pa­ra la Pre­ven­ción del Abu­so In­fan­til fue crea­do el año 2000 por la Fun­da­ción Cum­bre Mun­dial de Mu­je­res ( WWWSF es su si­gla en in­glés) y que tiene por ob­je­to ser un pun­to de en­cuen­tro pa­ra in­no­var y me­jo­rar la pro­tec­ción de los pe­que­ños víc­ti­mas de si­tua­cio­nes que pa­ra su edad no de­be­rían vi­vir, ta­les co­mo el abu­so fí­si­co, psi­co­ló­gi­co, la pe­dofi­lia o el aban­dono. Qui­zás en Chi­le no ha­cen fal­ta da­tos pa­ra dar­le sus­ten­to al tí­tu­lo de es­te co­men­ta­rio, pues­to que el fra­ca­so y de­plo­ra­ble fun­cio­na­mien­to del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­no­res que­dó en evi­den­cia es­te año y de la peor for­ma. Sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio re­fres­car has­ta el can­san­cio la frá­gil me­mo­ria de no­so­tros los chi­le­nos, ya que ge­ne­ral­men­te op­ta­mos por dar vuel­ta a la pá­gi­na muy fá­cil­men­te fren­te a los te­mas de nues­tra so­cie­dad, mien­tras a nues­tro al­re­de­dor se co­me­ten las in­jus­ti­cias más gran­des. Los he­chos se re­mon­tan al pa­sa­do 22 de abril, cuan­do la ex di­rec­to­ra del or­ga­nis­mo, Mar­ce­la La­bra­ña, re­nun­ció al Se­na­me tras la muer­te de una me­nor de 11 años lla­ma­da Lis­set­te Vi­lla en el Ho­gar Gal­va­rino de Es­ta­ción Cen­tral. El día en que ocu­rrie­ron los he­chos, la pe­que­ña, a eso de las 6 de la tar­de, co­men­zó con pro­ble­mas de­bi­do a que no que­ría que la cam­bia­ran a un Cread (Cen­tros de Re­pa­ra­ción Es­pe­cia­li­za­da de Ad­mi­nis­tra­ción Di­rec­ta) ubi­ca­do en la co­mu­na de Pu­dahuel. Pro­duc­to de ello, se­gún cons­ta en los an­te­ce­den­tes re­ca­ba­dos por la in­ves­ti­ga­ción, dos edu­ca­do­ras de tra­to di­rec­to (ETD) ha­brían rea­li­za­do un pro­ce­di­mien­to que rom­pió to­dos los pro­to­co­los es­ta­ble­ci­dos. En di­cho lu­gar fue gol­pea­da de for­ma reite­ra­da, y se­gún el tes­ti­mo­nio de otra in­ter­na, lo que ocu­rrió fue que atra­pa­ron a la me­nor, lle­ván­do­la al dor­mi­to­rio, pa­ra pos­te­rior­men­te acos­tar­la en el pi­so y con­te­ner­la de for­ma vio­len­ta, con una de las ETD su­bién­do­se arri­ba, la cual la de­jó bo­ca aba­jo, mien­tras la otra pro­fe­sio­nal afir­ma­ba sus pies y ma­nos. Lue­go de es­te in­hu­mano tra­to, la tor­tu­ra con­ti­nuó, pues no la de­ja­ron ir al ba­ño y se ter­mi­nó ori­nan­do, si­tua­ción que las edu­ca­do­ras ha­brían apro­ve­cha­do pa­ra bur­lar­se de ella. Fi­nal­men­te, le co­lo­ca­ron dos toa­llas, en la ca­be­za y los pies, y lue­go de un ra­to, Lis­set­te no reac­cio­nó más. Es­ta abe­rra­ción ter­mi­nó por des­ta­par un ca­so que ha si­do co­men­ta­do en to­do el mun­do. Por­que al in­te­rior del Se­na­me han muer­to mil 313 pe­que­ños en de­pen­den­cias di­rec­tas o cen­tros co­la­bo­ra­ti­vos de la ins­ti­tu­ción en­tre enero de 2005 y el 30 de ju­nio de es­te año. Lo peor de to­do es que pa­re­cie­ra que el te­ma se dio por zan­ja­do. La so­cie­dad no pa­re­ce mo­les­ta por la si­tua­ción. Hay una in­ves­ti­ga­ción en cur­so y eso es to­do. Con es­to sim­ple­men­te que­da la sen­sa­ción de que no es só­lo cul­pa de la inope­ran­cia del Se­na­me que ocu­rrie­ron es­tas muer­tes, sino por el de­sin­te­rés de to­dos no­so­tros, los chi­le­nos, de exi­gir que las ins­ti­tu­cio­nes fun­cio­nen co­mo co­rres­pon­den. Hoy nos de­be dar ver­güen­za es­ta con­me­mo­ra­ción. Lo he­mos he­cho pé­si­mo pro­te­gien­do a nues­tros me­no­res.

Ga­briel Her­nán­dez Di­rec­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.