¿HAS­TA CUÁN­DO?

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Jo­sé Ma­nuel Cae­rols

Se­ñor di­rec­tor: Ya es el col­mo; a tra­vés de un vi­deo en re­des so­cia­les he­mos po­di­do ver las imá­ge­nes im­pac­tan­tes de ca­ra­bi­ne­ros vil­men­te atro­pe­lla­dos y muertos en la Re­gión de Co­quim­bo a ma­nos de un gru­po de hu­ma­noi­des del ti­po de­lin­cuen­tes, cuán­tos ca­sos más, cuan­tos már­ti­res más se­rá ne­ce­sa­rio para la ur­gen­te reac­ción del Es­ta­do-país.

Es­to es­tá ab­so­lu­ta­men­te erra­do, va­mos por pé­si­mo ca­mino y sin pers­pec­ti­vas de so­lu­ción ¡Has­ta cuán­do!

Has­ta cuán­do se ve­ja la au­to­ri­dad de ca­ra­bi­ne­ros, has­ta cuán­do se les des­acre­di­ta y des­pre­cia fren­te a su ac­tuar por man­da­to le­gal, has­ta cuán­do se les acu­sa de fuer­za des­me­di­da, ex­ce­so de vio­len­cia o mal­tra­to.

Cuán­do po­dre­mos en­ten­der que la de­mo­cra­cia ha te­ni­do al­gún sen­ti­do y va­lor en es­te as­pec­to, pues al día de hoy cons­trui­mos una so­cie­dad que ado­le­ce de fa­llas fun­da­men­ta­les, el irres­pe­to, el li­ber­ti­na­je, la in­do­len­cia, el atro­pe­llo, etc., rei­nan por do­quier; dí­ga­se lo que se quie­ra, pe­ro es­to no pue­de ser me­jor que tiem­pos pa­sa­dos, don­de ha­bía ver­da­de­ra paz y se­gu­ri­dad.

Es­to mues­tra una vez más a un Es­ta­do so­bre­pa­sa­do que ha aban­do­na­do a la so­cie­dad en cuan­to a ga­ran­ti­zar su se­gu­ri­dad y tran­qui­li­dad. En­ton­ces, ¿dón­de para es­to? Una ver­güen­za para nues­tro país mos­trar al mundo qué ha­ce el go­bierno, qué su­fre la po­bla­ción y có­mo se tra­ta a las fuer­zas del or­den, y para de­co­rar, el te­ma de los he­chos de vio­len­cia ex­tre­ma, o te­rro­ris­mo si pre­fie­re, ocu­rri­dos re­gu­lar­men­te en las zo­nas de Bio­bío y La Arau­ca­nía.

Muy por el con­tra­rio, la de­lin­cuen­cia y los te­rro­ris­tas in­có­lu­mes avan­zan día a día, ga­ran­ti­za­dos por le­yes ga­ran­tis­tas, erra­das o mal con­cep­tua­das, por in­ca­pa­ci­dad para ha­cer su apli­ca­ción en be­ne­fi­cio de las ma­yo­rías, de la paz y del sen­ti­do co­mún, por la apli­ca­ción equi­vo­ca­da de los DD. HH. y cam­bios con­cep­tua­les para juz­gar a quien de­lin­que fren­te a una gro­se­ra in­de­fen­sión de las ver­da­de­ras víc­ti­mas.

Aho­ra, y de acuer­do a có­mo se es­tán re­sol­vien­do los te­mas pe­na­les, sur­ge la clá­si­ca pre­gun­ta: ¿Cuán­to tiem­po pa­sa­rá en que to­dos o par­te de es­tos in­di­vi­duos que­den li­bres por fal­ta de prue­bas o por cual­quier res­qui­cio? Has­ta cuán­do se bur­la la so­cie­dad, y de pa­so, a la ins­ti­tu­ción de ca­ra­bi­ne­ros por me­dio de reite­ra­dos he­chos de vio­len­cia sin con­se­cuen­cias.

La ca­li­dad de es­te de­li­to mar­ca un an­tes y un des­pués de có­mo de­be­mos or­de­nar nues­tra so­cie­dad, o el fu­tu­ro no ten­drá otro co­lor en es­te as­pec­to que ne­gro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.