La pe­sa­di­lla de Pi­ñe­ra

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Max Co­lo­dro

In­ver­sio­nes rea­li­za­das por una so­cie­dad del ex pre­si­den­te Sebastián Pi­ñe­ra en la em­pre­sa pes­que­ra pe­rua­na Exal­mar S.A., que ha­bría si­do di­rec­ta­men­te be­ne­fi­cia­da por el fa­llo de la Cor­te In­ter­na­cio­nal de La Ha­ya que am­plió el es­pa­cio ma­rí­ti­mo del ve­cino país. In­ver­sio­nes que ade­más ha­brían si­do au­to­ri­za­das mien­tras Pi­ñe­ra ejer­cía el car­go de pri­mer man­da­ta­rio y cuan­do el li­ti­gio con el Pe­rú se en­con­tra­ba en pleno desa­rro­llo, por lo que -con pos­te­rio­ri­dad a la re­so­lu­ción ju­di­cial- se ha­bría vis­to be­ne­fi­cia­do gra­cias a aque­llo de que Chi­le ter­mi­nó per­dien­do an­te el tri­bu­nal.

En sín­te­sis, antecedentes de una ob­via gra­ve­dad y que de­be­rán aho­ra em­pe­zar a ve­ri­fi­car­se, pe­ro que por sí so­los abren un nue­vo y de­li­ca­do flan­co po­lí­ti­co-ju­di­cial para el ex pre­si­den­te, con­fir­man­do al­go que era com­ple­ta­men­te es­pe­ra­ble: la le­ga­li­dad de sus in­ver­sio­nes en Chi­le y en el ex­te­rior, los con­flic­tos de in­te­rés even­tual­men­te mal o no re­suel­tos y un fi­dei­co­mi­so cie­go que po­dría dar ape­nas para un “eu­fe­mis­mo tuer­to”, son ele­men­tos que inevi­ta­ble­men­te pa­sa­rán a con­fi­gu­rar el blan­co pre­di­lec­to de sus ad­ver­sa­rios po­lí­ti­cos, tan­to del ofi­cia­lis­mo co­mo de su pro­pio sec­tor.

Sebastián Pi­ñe­ra sa­lió de in­me­dia­to a de­fen­der­se, re­cha­zan­do cual­quier cues­tio­na­mien­to a su pro­bi­dad y a su ges­tión co­mo je­fe de Es­ta­do. Pe­ro lo cier­to es que los antecedentes de su in­ver­sión en Exal­mar S.A. no fue­ron de­bi­da­men­te in­for­ma­dos a la opi­nión pú­bli­ca en el mo­men­to opor­tuno, y hoy es­ta­llan co­mo una bom­ba de ra­ci­mo so­bre la cre­di­bi­li­dad de quien se al­za co­mo la prin­ci­pal al­ter­na­ti­va para vol­ver a ocu­par el si­llón pre­si­den­cial.

En de­fi­ni­ti­va, los pro­le­gó­me­nos de es­te ca­so só­lo vie­nen a con­fir­mar que las aris­tas ju­di­cia­les vin­cu­la­das a sus in­ver­sio­nes se­rán la gran pe­sa­di­lla de Sebastián Pi­ñe­ra en su even­tual in­ten­to por re­tor­nar a La Mo­ne­da. Da­da la en­ver­ga­du­ra y ex­ten­sión de sus in­tere­ses eco­nó­mi­cos, es es­pe­ra­ble que el ma­te­rial ob­je­to de po­si­bles in­ves­ti­ga­cio­nes y cues­tio­na­mien­tos tien­da a ser in­fi­ni­to. Co­mo in­ter­mi­na­bles se­rán tam­bién los do­lo­res de ca­be­za que su do­ble vo­ca­ción de em­pre­sa­rio y po­lí­ti­co le im­pon­drán en un mo­men­to en la his­to­ria del país, don­de la des­con­fian­za y el des­cré­di­to ha­cia los po­de­ro­sos reina sin lí­mi­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.