Sor Ma­ría Emi­li­ana del Di­vino Amor (te­re­sa Zi­lio Ci­sio­la)

Tre­vi­so, Ita­lia, 15 de Sep­tiem­bre 1921 Los Án­ge­les, Chi­le, 18 De No­viem­bre 2016

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Fra­ter­nal­men­te Aba­de­sa y co­mu­ni­dad

Que­ri­dos Her­ma­nos( as): PAZ Y BIEN

Es­ta tar­de de vier­nes a las 19:30 hrs. nos ha vi­si­ta­do la her­ma­na Muer­te y nues­tra que­ri­da Ma­dre Emi­li­ana del Di­vino Amor ha re­gre­sa­do a la ca­sa del Pa­dre con la ale­gría de ha­ber cum­pli­do con es­te pa­so y con el úl­ti­mo sus­pi­ro de su vi­da, la vo­lun­tad de Dios, a quien ja­más qui­so ne­gar na­da.

La Her­ma­na muer­te lle­ga tras una lar­ga en­fer­me­dad que ha con­su­mi­do sus úl­ti­mos me­ses en un pro­fun­do su­fri­mien­to ex­te­rior, su­fri­mien­to que he­mos in­ten­ta­do acom­pa­ñar y ali­viar con nues­tro afec­to de her­ma­nas, no lo­gran­do en mu­chas oca­sio­nes dar ali­vio a tan­to su­fri­mien­to aun con to­dos los me­dios hu­ma­nos a nues­tro al­can­ce.

Ella vi­vió du­ran­te el trans­cur­so de es­ta do­lo­ro­sa en­fer­me­dad en­tre­ga­da a la vo­lun­tad de Dios, tan­to así que ja­más acep­tó pro­nun­ciar, aun tras nues­tra in­sis­ten­cia, una pe­ti­ción al Se­ñor de qui­tar­le los su­fri­mien­tos. Su mirada se­re­na en los mo­men­tos de cri­sis nos ayu­da­ban a sos­te­ner­la con nues­tros cui­da­dos y ora­cio­nes. En me­dio del do­lor vi­vía to­do con pro­fun­da ale­gría fran­cis­ca­na y lo­gra­ba arran­car de nues­tros ros­tros, preo­cu­pa­dos en mu­chas oca­sio­nes, más de una son­ri­sa, lle­gan­do in­clu­so has­ta las car­ca­ja­das. No que­ría ver­nos su­frir, siem­pre que­ría es­tar cer­ca de la co­mu­ni­dad, pe­día en mu­chas oca­sio­nes a la Ma­dre Aba­de­sa que le lle­va­se a “to­das las mon­ji­tas” por­que que­ría ver­las, in­clu­so en una oca­sión en la que pen­sa­ba que iba a mo­rir nos ma­ni­fes­ta­ba su do­lor al de­jar­nos, era lo úni­co ne­ga­ti­vo de par­tir al Cie­lo, ya que no es­ta­ría fí­si­ca­men­te jun­to a no­so­tras.

Su pro­fun­do amor a la Vir­gen Ma­ría, así co­mo su hu­mil­dad y fi­de­li­dad has­ta en los mí­ni­mos de­ta­lles en el se­gui­mien­to a Cris­to Po­bre y Cru­ci­fi­ca­do, es para no­so­tras su le­ga­do, que nos ani­ma hoy a con­ti­nuar vi­vien­do nues­tra vo­ca­ción con ale­gría y en­tre­ga. Sa­be­mos que nues­tra que­ri­da Ma­dre fue con­fi­gu­ra­da has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to de su vi­da con su Es­po­so Cru­ci­fi­ca­do, que la ha lle­na­do de mé­ri­tos y con­fia­mos ple­na­men­te en que Él la aco­ge­rá co­mo es­po­sa fiel.

La en­tre­ga­mos hoy a las ma­nos del Pa­dre y pe­di­mos nos acom­pa­ñen con el ca­ri­ño y ora­ción de siem­pre, da­mos gra­cias a to­dos aque­llos que han he­cho po­si­ble que hi­cié­ra­mos lle­va­de­ro es­te úl­ti­mo tiem­po: mé­di­cos, en­fer­me­ras, pa­ra­mé­di­cos, ki­ne­sió­lo­gos, ami­gos y be­ne­fac­to­res que nos han ayu­da­do a cos­tear tra­ta­mien­tos, ali­men­ta­ción, exá­me­nes etc. A quie­nes siem­pre han es­ta­do preo­cu­pa­dos por su aten­ción tras­la­dan­do medicinas, exá­me­nes y cuan­to fue­se ne­ce­sa­rio por y a pe­sar de la dis­tan­cia. Agra­de­ce­mos a quie­nes con su ora­ción y pa­la­bras de alien­to nos han sos­te­ni­do para con­ti­nuar en el fa­ti­go­so ser­vi­cio de aten­ción en su en­fer­me­dad, a quie­nes nos han ca­pa­ci­ta­do para cui­dar a nues­tra her­ma­na en­fer­ma en fa­se ter­mi­nal. Para to­dos ellos va nues­tro más pro­fun­do GRA­CIAS. No hu­bié­se­mos po­di­do sin la gra­cia de Dios y sin la ayu­da de tan­tas per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.