Día mun­dial del pre­ma­tu­ro

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Da­nit­za Re­yes Fuen­tes En­fer­me­ra En­car­ga­da pro­gra­ma Pre­ma­tu­ro Aten­ción Am­bu­la­to­ria del Ni­ño y la Ni­ña Com­ple­jo Asis­ten­cial Dr. Víc­tor Ríos Ruiz Los Án­ge­les

Es­te día se con­me­mo­ra a ni­vel mun­dial des­de el año 2009, que cuen­ta con el pa­tro­ci­nio de Unicef, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

Chi­le y nues­tra pro­vin­cia del Bío Bío se su­man tam­bién a es­ta ce­le­bra­ción. Sien­do el ob­je­ti­vo de es­te día aler­tar y dar a co­no­cer a la co­mu­ni­dad so­bre la pri­me­ra cau­sa de muer­te en­tre los be­bés re­cién na­ci­dos en to­do el mun­do.

Se es­ti­ma que ca­da año na­cen unos 15 mi­llo­nes de ni­ños pre­ma­tu­ros a ni­vel mun­dial, ci­fra que ca­da año va en au­men­to. En Chi­le, la ta­sa de par­to pre­ma­tu­ro se en­cuen­tra en­tre el 5-6%. Ac­tual­men­te en la Pro­vin­cia del Bío Bío el nú­me­ro de pa­cien­tes pre­ma­tu­ros que es­tán den­tro del pro­gra­ma son más de 300 pa­cien­tes.

Es­tos be­bés pre­ma­tu­ros cuen­tan con su se­gui­mien­to al ser da­dos de al­ta de la Uni­dad de Neo­na­to­lo­gía del CAVRR o pu­dien­do ser de­ri­va­do des­de otro cen­tro de aten­ción, lu­gar don­de fue­ron aten­di­dos des­de el pri­mer día de su na­ci­mien­to, por un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que brin­do los me­jo­res cui­da­dos y aten­cio­nes pa­ra la re­cu­pe­ra­ción.

In­gre­san pos­te­rior­men­te al Pro­gra­ma Pre­ma­tu­ros del Mi­nis­te­rio de Sa­lud, sien­do los be­bés me­no­res de 32 se­ma­nas de ges­ta­ción y/ o me­no­res de 1.500 gra­mos, en ca­te­go­ría de Al­to Ries­go, por lo que su aten­ción siem­pre de­be ser pre­fe­ren­cial y ex­pe­di­ta en el ser­vi­cio don­de se aten­de­rá, ya que en su pri­me­ra eta­pa de vi­da es­tán más sus­cep­ti­bles y ex­pues­tos a te­ner com­pli­ca­cio­nes en com­pa­ra­ción con los otros ni­ños.

Es cuan­do co­mien­za un nue­vo de­sa­fío pa­ra los pa­dres, don­de ellos de­ben com­pro­me­ter­se, in­vo­lu­crar­se y ser res­pon­sa­ble por la sa­lud de su pe­que­ño hi­jo.

Co­mien­zan los con­tro­les con­ti­nuos, don­de el pro­gra­ma in­cor­po­ra un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio, quie­nes eva­lúan el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo, co­mo tam­bién el es­ta­do neu­ro­ló­gi­co, neu­ro­sen­so­rial, psi­co­ló­gi­co, nu­tri­cio­nal, emo­cio­nal y so­cial del ni­ño.

Es el mun­do de los Pre­ma­tu­ros, un mun­do tal vez des­co­no­ci­do pa­ra los pa­dres que vi­ven es­ta pri­me­ra ex­pe­rien­cia.

Al ex­po­ner a su be­bé al mun­do que nos ro­dea es cuan­do co­mien­zan las du­das, te­mo­res, in­cer­ti­dum­bre, las que se ha­cen no­tar en ca­da con­trol que se rea­li­za en nues­tro po­li­clí­ni­co. Co­mien­zan las tí­pi­cas pre­gun­tas ¿ có­mo es­tá de pe­so?, ¿ pue­do sa­car­lo al ai­re li­bre?, ¿Cuán­ta can­ti­dad de formula lác­tea de­bo dar­le? , ¿ Cuán­do le co­rres­pon­de su pró­xi­mo con­trol? ¿Cuál es la edad co­rre­gi­da y cro­no­ló­gi­ca?

Sien­do la edad cro­no­ló­gi­ca la fe­cha que na­ció el be­bé y se uti­li­za pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción de va­cu­nas y la edad co­rre­gi­da es cuan­do de­be­ría ha­ber na­ci­do a las 40 se­ma­nas la que se uti­li­za pa­ra sus con­tro­les y se­gui­mien­to.

Es aquí don­de de­be­mos ac­tuar brin­dan­do una aten­ción in­te­gral y per­so­na­li­za­da, acla­ran­do du­das a ca­da uno de los pa­dres que asis­te a nues­tros con­tro­les, fo­men­tan­do y edu­can­do so­bre los cui­da­dos que de­be te­ner con su hi­jo, con res­pec­to al ape­go, re­la­ción en­tre pe­so, ta­lla y edad, be­ne­fi­cios de la lac­tan­cia ma­ter­na, hi­gie­ne cor­po­ral, pre­ven­ción de en­fer­me­da­des res­pi­ra­to­rias, pre­ven­ción de ac­ci­den­tes.

Es gra­ti­fi­can­te ver co­mo be­be de me­nos de 1500 gra­mos van desa­rro­llán­do­se a lo lar­go del tiem­po y es evi­den­te las me­jo­rías que van lo­gran­do, de­bi­do al com­pro­mi­so de los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­ja­mos en es­te pro­gra­ma y tam­bién de los pa­dres por el amor y de­di­ca­ción que el en­tre­gan a ca­da uno de ellos. Con­si­de­ran­do que son se­res hu­ma­nos que na­cen an­tes de tiem­po a ex­plo­rar nues­tro mun­do.

La so­bre­vi­da que hoy en día tie­nen es­tos pe­que­ños pre­ma­tu­ros va en au­men­to gra­cias a los avan­ces de la me­di­ci­na y la tec­no­lo­gía.

El na­ci­mien­to de un hi­jo es un acon­te­ci­mien­to tras­cen­den­tal en la vi­da de ca­da fa­mi­lia, don­de el ideal no se pre­sen­ten pro­ble­mas a las 40 se­ma­nas de ges­ta­ción, pe­ro a ve­ces la vi­da nos sor­pren­de ade­lan­tan­do el na­ci­mien­to de un ser que aún no es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra es­te mun­do, sien­do pe­que­ños gran­des va­lien­tes que a pe­sar de to­do lo­gran sa­lir ade­lan­te que han si­do fru­to del amor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.