La pe­que­ñez

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

Tho­mas Mann, pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra, in­gre­sa­ba a un sa­lón ati­bo­rra­do de ca­li­for­nia­nos. Con­cu­rrían a es­cu­char­lo en una de sus fa­mo­sas ter­tu­lias literarias que ana­li­za­ba con sin­gu­lar acier­tos, for­mas, ex­pre­sio­nes, “si­len­cios li­te­ra­rios”, ma­ni­fes­ta­do en la his­to­ria de las le­tras. De pron­to, ro­dea­do de la ad­mi­ra­ción de los pre­sen­tes, sa­lu­dos, son­ri­sas, pal­mas, vi­vas ale­gres, sur­ge un hom­bre cor­pu­len­to in­cre­pán­do­lo. Ame­na­za gol­pear su ros­tro, cul­pán­do­lo a gri­tos, por un tras­pié su­fri­do en al­gu­na ins­tan­cia li­te­ra­ria de aquel es­ta­do nor­te­ame­ri­cano, oca­sión en que el Pre­mio No­bel, ha­bía si­do ju­ra­do. Pro­te­gen a Mann, de­te­nien­do los pu­ños que iban di­ri­gi­dos a su ros­tro y em­pu­jan al agre­sor fue­ra de la sa­la. En ese ins­tan­te Tho­mas Mann, le­van­ta la voz, “quie­ro de­cir­le al­go a ese se­ñor”. El hom­bre vuel­ve su ros­tro a su víc­ti­ma y es­cu­cha la sen­ten­cia: “Ud. no es lo su­fi­cien­te­men­te gran­de pa­ra achi­car­se tan­to”. Fin de la his­to­ria.

¿ Hay al­gu­na di­fe­ren­cia en­tre es­ta na­rra­ción y el ac­to de lan­zar hue­vos a la ofi­ci­na del dipu­tado Ro­ber­to Po­ble­te y el se­na­dor Fe­li­pe Har­boe? Nin­gu­na. Las ma­nos que mar­cha­ron por la ca­lle, re­ple­tas de hue­vos, eran las mis­mas per­so­nas que, sin­tién­do­se gran­des, no hi­cie­ron más que ma­ni­fes­tar su pe­que­ñez.

Los sig­nos ne­ga­ti­vos del ser hu­mano, tie­nen di­ver­sas ma­ni­fes­ta­cio­nes, sin em­bar­go, aque­llas que se ma­ni­fies­tan cuan­do des­apa­re­ce la in­di­vi­dua­li­dad, es de­cir, ex­pre­sa­da en gru­po, ese ac­to ne­ga­ti­vo, so­bre­pa­sa tal con­di­ción y se trans­for­ma en un he­cho de­plo­ra­ble. En­ton­ces la cues­tión no es un asun­to que se ex­pre­sa por la odio­si­dad, lo que ya po­dría ser muy de­li­ca­do, es mu­cho más, su ex­pre­sión ad­quie­re otra con­no­ta­ción: co­bar­des.

Oí a un di­ri­gen­te na­cio­nal que anun­cia­ba “la fu­na de los par­la­men­ta­rios que vo­ta­ron a fa­vor del 3,2% dis­pues­to por el Go­bierno de Chi­le”, es­ta ex­pre­sión “fu­na”, que no tie­ne de­fi­ni­ción en el dic­cio­na­rio, se en­tien­de que es la ac­ción fí­si­ca en con­tra de per­so­nas que no tie­nen nin­gu­na afi­ni­dad. Es así como se han “fu­na­do” ex miem­bros de las FFAA, otros, po­lí­ti­cos que han dis­cre­pa­do con ac­ti­vis­tas de di­ver­sos es­ta­men­tos. Es un ac­to odio­so, le­jos de cual­quier afán li­ber­ta­rio e irra­cio­nal. Los hue­vos men­cio­na­dos, son el prin­ci­pio de la “fu­na” a Po­ble­te y Har­boe. Ima­gino que el Dr. Ma­tu­ra­na, que ga­na $ 5. 500. 000 men­sua­les y por lo tan­to el re­ajus­te del 3,2% no lle­ga a su suel­do, como tam­po­co se re­ajus­tan las die­tas los se­na­do­res y dipu­tados, es­tá mo­les­to, como tam­bién los otros dipu­tados que vo­ta­ron en con­tra del re­ajus­te pro­pues­to por el go­bierno por­que tam­po­co re­ci­bi­rán re­ajus­te de sus die­tas.

En el 2014, me en­con­tra­ba en Ecua­dor. El Pre­si­den­te Co­rrea, en esa oca­sión, en dis­cur­so al país, ex­pli­ci­tó el daño pro­du­ci­do por la ba­ja del pe­tró­leo en la eco­no­mía de su país. Anun­ció que en­via­ba un pro­yec­to al Con­gre­so pa­ra re­ba­jar los suel­dos al­tos de la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca en un 20%, y el res­to, en un 10%. De esa forma, como so­cie­dad, jun­tos, en­fren­ta­rían me­jor la cri­sis eco­nó­mi­ca. Na­die lan­zó nin­gún hue­vo, to­dos acep­ta­ron. Nin­gu­na huel­ga, to­dos com­pren­die­ron. En reali­dad, fue­ron gran­des y to­do ras­tro de pe­que­ñez, des­apa­re­ció. Bien Ecua­dor.

¿Hay al­gu­na di­fe­ren­cia en­tre es­ta na­rra­ción y el ac­to de lan­zar hue­vos a la ofi­ci­na del dipu­tado Ro­ber­to Po­ble­te y el se­na­dor Fe­li­pe Har­boe? Nin­gu­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.