Men­di­gan­do sa­lud: el re­fle­jo de Chi­le

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Es ho­ra de res­pe­tar a las per­so­nas desde las po­lí­ti­cas de Es­ta­do, pa­ra que el sis­te­ma de Sa­lud dig­ni­fi­que y atien­da las pa­to­lo­gías. Fal­tan mé­di­cos y tam­bién in­fra­es­truc­tu­ra. No po­de­mos de­jar que los pacientes se mue­ran es­pe­ran­do un tra­ta­mien­to.

Ca­da se­ma­na co­no­ce­mos en la pren­sa na­cio­nal, re­gio­nal y pro­vin­cial, ca­sos dra­má­ti­cos de ni­ños, adul­tos y an­cia­nos ro­gan­do por al­mas ca­ri­ta­ti­vas que les per­mi­tan tra­tar se­rias en­fer­me­da­des que no son cu­bier­tas o que no re­ci­ben la aten­ción ne­ce­sa­ria en los re­cin­tos de Sa­lud.

Ya no se pue­de ha­blar de ca­sos pun­tua­les, por­que es una tó­ni­ca que las fa­mi­lias en su de­ses­pe­ra­ción por sal­var la vi­da de sus se­res que­ri­dos, ten­gan que acu­dir a los me­dios pa­ra ex­po­ner a la opi­nión pú­bli­ca sus pro­ble­mas.

Mu­chas ve­ces, en­cuen­tran res­pues­ta a sus cla­mo­res en el sec­tor pri­va­do o par­ti­cu­lar. La Tribuna ha si­do tes­ti­go de aque­llo. Los he­chos que se han pu­bli­ca­do por par­te de es­te me­dio, en va­rias opor­tu­ni­da­des han lo­gra­do ca­de­nas im­por­tan­tes de ayu­da o apo­yos de em­pre­sa­rios anó­ni­mos.

Pe­ro ¿ por qué nues­tros com­pa­trio­tas tie­nen que lle­gar a es­to? ¿ Por qué se de­be lle­gar a men­di­gar por ayu­da? La res­pues­ta es sim­ple, las po­lí­ti­cas en ma­te­ria de Sa­lud pú­bli­ca, pe­se a to­do el es­fuer­zo que pue­da po­ner el per­so­nal mé­di­co de los re­cin­tos, es muy de­fi­cien­te.

El Es­ta­do no es ca­paz de ga­ran­ti­zar una aten­ción de sa­lud dig­na a sus pacientes. Pri­me­ro, por­que no se ha he­cho un tra­ba­jo en el lar­go pla­zo pa­ra que la ciu­da­da­nía no sa­tu­re los hos­pi­ta­les y con­sul­to­rios, fren­te a pa­to­lo­gías que no re­quie­ren aten­ción mé­di­ca. En un se­gun­do tér­mino, por­que la ba­ja can­ti­dad de mé­di­cos y es­pe- cia­lis­tas en los re­cin­tos ha­ce que los que se en­cuen­tran tra­ba­jan­do, no pue­dan en­tre­gar una aten­ción com­ple­ta y hu­ma­na a las per­so­nas. A ve­ces un buen tra­to, es me­jor re­me­dio que los me­di­ca­men­tos. Pe­ro no es vo­ca­ción, es sim­ple­men­te so­bre­car­ga de pacientes.

En ter­cer lu­gar, no exis­te el fi­nan­cia­mien­to mu­chas ve­ces o las lis­tas de es­pe­ra son tan lar­gas, que los pacientes mue­ren es­pe­ran­do tra­ta­mien­tos que nun­ca llegan.

En las re­des so­cia­les, se cri­ti­ca de forma muy du­ra al per­so­nal de los hos­pi­ta­les, pe­ro, po­cas ve­ces se ha­ce el ejer­ci­cio de pen­sar las con­di­cio­nes de tra­ba­jo a las que tie­nen que es­tar so­me­ti­dos. Las sa­las sa­tu­ra­das, no son cul­pa de las se­cre­ta­rias o doc­to­res, sim­ple­men­te de la de­fi­cien­cia de un sis­te­ma que no lo­gra op­ti­mi­zar­se.

El hos­pi­tal de Los Án­ge­les, ha­ce he­cho im­por­tan­tes es­fuer­zos. Re­cien­te­men­te ob­tu­vo la acre­di­ta­ción de ca­li­dad. Pe­ro de na­da ser­vi­rá si los pacientes si­guen bus­can­do mi­llo­na­rios re­cur­sos pa­ra po­der tra­tar sus en­fer­me­da­des en otros la­dos, an­te lo len­to del sis­te­ma pú­bli­co.

¿Al­gu­na de las re­for­mas de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción, con­tem­pló es­te te­ma?

Es ho­ra de res­pe­tar a las per­so­nas desde las po­lí­ti­cas de Es­ta­do, pa­ra que el sis­te­ma de Sa­lud dig­ni­fi­que y atien­da las pa­to­lo­gías. Fal­tan mé­di­cos y tam­bién in­fra­es­truc­tu­ra. No po­de­mos de­jar que los pacientes se mue­ran es­pe­ran­do un tra­ta­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.