Chi­le: una me­sa pa­ra to­dos

Hay que com­pren­der de que la me­jor so­lu­ción no es tra­tar el pro­ble­ma (en un prin­ci­pio si se apli­ca, ob­via­men­te hay que tra­tar­lo) sino que la me­jor so­lu­ción es la pre­ven­ción. Pre­ten­de­mos ser una so­cie­dad in­clu­si­va, en don­de na­die sea vea res­ta­do del pro­gre

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Fran­cis­co Mu­ñoz Al­men­dras Ciu­da­dano

Ter­ce­ro: Aquí de­bié­se­mos pen­sar en la reha­bi­li­ta­ción, desde to­dos los ám­bi­tos y de ma­ne­ra ho­lís­ti­ca, la reha­bi­li­ta­ción y ayu­da psi­co­ló­gi­ca de­be abar­car al reo en cues­tión y a la fa­mi­lia, ve­ri­fi­car los pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos que pue­da te­ner ca­da uno, las adic­cio­nes a la que es­tos se ven en­fren­ta­dos, a la vi­da ma­ri­tal que los mis­mos, ya que so­lo pien­se, como de­be afec­tar en una re­la­ción el que su es­po­so/es­po­sa se en­cuen­tre en la cár­cel. Es im­por­tan­te abor­dar to­dos los as­pec­tos de la vi­da del reo.

Cuar­to: El Es­ta­do de­bie­se pro­mo­ver a los reos que ten­gan me­jor con­duc­ta y que me­jo­res re­sul­ta­dos ten­gan en cuan­to a sus ofi­cios, la po­si­bi­li­dad de que pue­dan ir a un cen­tro de for­ma­ción téc­ni­ca o por­que no, que ellos pue­dan ir a la Uni- ver­si­dad, es­ta es la me­jor forma de ga­ran­ti­zar un es­tí­mu­lo pa­ra que ellos pue­dan pro­gre­sar y que de raíz pue­dan sa­car­los de la se­gre­ga­ción in­te­lec­tual a la que es­tos se ven afec­ta­dos.

Quin­to: Es im­por­tan­te tam­bién ge­ne­rar re­des de apo­yo a ni­vel per­so­nal y fa­mi­liar del reo, no ol­vi­de­mos que el con­tex­to en la que és­tos se ven en­vuel­tos es de vi­tal im­por­tan­cia, ya que por más que ha­ya es­fuer­zo de­trás, si llegan al mis­mo lu­gar don­de apren­die­ron a de­lin­quir, lo más pro­ba­ble, es que es­tos vuel­van a ha­cer­lo. No se­ría ma­la idea, que in­clu­so con los mis­mos re­cur­sos que ellos se ha­gan al tra­ba­jar den­tro de la cár­cel, pue­dan apor­tar un 50% de sub­si­dio pa­ra una vi­vien­da pro­pia y que de es­ta forma ellos pue­dan salir de los con­tex­tos de vio­len­cia y adic­ción en la que ellos y sus fa­mi­lias vi­ven.

La­men­ta­ble­men­te el es­pa­cio pa­ra po­der ex­pla­yar y ex­pli­car ca­da una de es­tas opi­nio­nes o pro­pues­tas pa­ra re­du­cir efec­ti­va­men­te la delincuencia en Chi­le. Hay que com­pren­der de que la me­jor so­lu­ción no es tra­tar el pro­ble­ma (en un prin­ci­pio si se apli­ca, ob­via­men­te hay que tra­tar­lo) sino que la me­jor so­lu­ción es la pre­ven­ción. Pre­ten­de­mos ser una so­cie­dad in­clu­si­va, en don­de na­die sea vea res­ta­do del pro­gre­so de la Re­pú­bli­ca y de no­so­tros como so­cie­dad. Pues bien, la ma­yor prue­ba pa­ra po­der ser una so­cie­dad in­clu­si­va y más hu­ma- na, es ayu­dar a quie­nes por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, y por na­cer en con­tex­tos de­ma­sia­dos ad­ver­sos, han caí­do en la ex­clu­sión. Na­die es­tá li­bre que de una u otra forma nos vea­mos in­vo­lu­cra­dos o que ten­ga­mos a al­guien cer­cano que cai­ga en es­ta si­tua­ción. ¡Chi­le es una me­sa pa­ra to­dos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.