Re­ti­ro vo­lun­ta­rio pa­ra pro­fe­sio­na­les de la edu­ca­ción

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ro­ber­to Po­ble­te Za­pa­ta Dipu­tado de la Re­pú­bli­ca

Los pro­fe­sio­na­les de la edu­ca­ción son el seg­men­to de pro­fe­sio­na­les más per­ju­di­ca­dos de los úl­ti­mos 40 años en Chi­le. Es cier­to que han exis­ti­do avan­ces desde 1991 a la fe­cha, em­pe­zan­do con el Es­ta­tu­to Do­cen­te y un gran nú­me­ro de le­yes es­pe­cia­les des­ti­na­das a ali­viar la con­di- ción eco­nó­mi­ca y so­cial del pro­fe­so­ra­do chi­leno, pe­ro aún no en­con­tra­mos la vi­ga so­bre la cual cons­truir un nue­vo pac­to, y con ello un nue­vo tra­to que no só­lo trai­ga la paz so­cial del Es­ta­do chi­leno con el gre­mio, sino que ade­más re­co­noz­ca de ver­dad lo que sig­ni­fi­ca ser pro­fe­sor en Chi­le, que va­lo­re lo tras­cen­den­te de la fun­ción do­cen­te como mo­tor de sa­li­da de la po­bre­za, la ig­no­ran­cia y el aban­dono so­cial.

Un pro­fe­so­ra­do en mal es­ta­do, con ba­jos suel­dos, sin mo­ti­va­cio­nes, ale­ja­do de las ver­da­de­ras preo­cu­pa­cio­nes que de­be te­ner un maes­tro, es un mal vi­ral in­cu­ra­ble pa­ra una ge­ne­ra­ción com­ple­ta de ni­ños y jó­ve­nes que de­pen­den de su de­di­ca­ción pa­ra en­fren­tar la vi­da en to­das sus aris­tas.

El pro­yec­to de ley que es­ta­ble­ce que los pro­fe­sio­na­les de la edu­ca­ción per­te­ne­cien­tes a una do­ta­ción do­cen­te del sec- tor mu­ni­ci­pal, ad­mi­nis­tra­da di­rec­ta­men­te por las mu­ni­ci­pa­li­da­des o por cor­po­ra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, ya sea en ca­li­dad de ti­tu­la­res o con­tra­ta­dos, o es­tén con­tra­ta­dos en los es­ta­ble­ci­mien­tos de ad­mi­nis­tra­ción de­le­ga­da, y que en­tre el 1 de enero de 2016 y el 30 de ju­nio de 2024, am­bas fe­chas in­clu­si­ve, cum­plan 60 años de edad si son mu­je­res, o 65 años de edad si son hom­bres, po­drán ac­ce­der a la bo­ni­fi­ca­ción por re­ti­ro vo­lun­ta­rio es­ta­ble­ci­da en la ley N° 20.822 has­ta por un to­tal de 20.000 be­ne­fi­cia­rios, no nos pa­re­ce mal, pe­ro cree­mos que no es el re­me­dio de­fi­ni­ti­vo pa­ra nues­tros ma­les.

De­be­mos avan­zar en es­ta­ble­cer no só­lo una ar­qui­tec­tu­ra del sis­te­ma edu­ca­cio­nal que sea nue­va, im­por­tan­te, y mo­der­na.

Jun­to a ello de­be­mos avan­zar en ese nue­vo tra­to, y en po­der po­si­cio­nar al pro­fe­so- ra­do chi­leno al ni­vel que tu­vo has­ta an­tes de 1973 en ma­te­ria sa­la­rial, en el ac­ce­so al per­fec­cio­na­mien­to per­ma­nen­te, en do­tar de me­jor in­fra­es­truc­tu­ra a los co­le­gios y li­ceos pú­bli- cos de Chi­le y so­bre to­do, en re­co­no­cer y apre­ciar la invaluable con­tri­bu­ción que ha­cen las pro­fe­so­ras y pro­fe­so­res de nues­tro país, to­dos los días del año.

Un pro­fe­so­ra­do en mal es­ta­do, con ba­jos suel­dos, sin mo­ti­va­cio­nes, ale­ja­do de las ver­da­de­ras preo­cu­pa­cio­nes que de­be te­ner un maes­tro, es un mal vi­ral in­cu­ra­ble pa­ra una ge­ne­ra­ción com­ple­ta de ni­ños y jó­ve­nes que de­pen­den de su de­di­ca­ción pa­ra en­fren­tar la vi­da en to­das sus aris­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.