Ca­lla­quén lo­gra un me­ri­to­rio pó­dium en la Li­ga Re­gio­nal de Rugby

El club an­ge­lino dis­pu­tó par­ti­dos en la pri­me­ra di­vi­sión de es­ta dis­ci­pli­na en la re­gión.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Se­bas­tián Iba­rra y Pau­lo La­gos lle­ga­ron has­ta ra­dio San Cris­tó­bal y dia­rio La Tri­bu­na pa­ra po­der con­tar so­bre la ha­za­ña que con­si­guió en la Li­ga Re­gio­nal de Rugby.

Am­bos per­so­na­jes in­te­gran el club Ca­lla­quén de Los Án­ge­les, equi­po que ob­tu­vo el ter­cer lu­gar, con­sa­gran­do así el es­fuer­zo y mé­ri­to que to­do el plan­tel pu­so pa­ra lo­grar es­te ob­je­ti­vo.

“Ve­ni­mos de un fin de se­ma­na atrac­ti­vo y exi­to­so pa­ra el club, ter­mi­nan­do el año de bue­na ma­ne­ra. Lo cul­mi­na­mos de la me­jor ma­ne­ra sien­do cam­peón de la Co­pa Pla­ta, ob­te­nien­do así el ter­cer lu­gar. La di­vi­sión re­gio­nal se com­po­ne de dos, y en la que no­so­tros par­ti­ci­pa­mos se com­po­nen de 7 equi­pos, co­mo Old John’s, U. de Con­cep­ción, Tron­cos, equi­pos de tras­cen­den­cia”, co­men­tó el jo­ven en­tre­na­dor, Pau­lo La­gos.

Pa­ra Iba­rra, co­mo ju­ga­dor con tra­yec­to­ria en el equi­po, la si­tua­ción no es muy dis­tin­ta, se­ña­lan­do que “te­ne­mos har­tos pla­nes a lar­go pla­zo. El fin de se­ma­na an­te­rior fui­mos ca­pa­ces de pre­sen­tar un se­gun­do equi­po en la otra di­vi­sión. Es­ta­mos tra­tan­do de cre­cer, y pe­gar­nos un sal­to más gran­de, te­nien­do di­vi­sio­nes in­fan­ti­les”.

La ju­ven­tud del téc­ni­co no ha si­do fac­tor pa­ra te­ner el res­pe­to que me­re­ce, por lo que el pro­pio DT re­ci­bió el ala­go de uno de sus di­ri­gi­dos.

“Cuan­do em­pe­cé a ju­gar, él era el hi­jo del en­tre­na­dor que te­nía­mos. Ju­gó en pri­me­ra di­vi­sión, lo hi­zo muy bien, y el res­pe­to es por amis­tad. Es po­ner­se la ca­mi­se­ta, es­tar los mar­tes y jue­ves, es sa­cri­fi­car­se, y él lo ha he­cho con cre­ces”, di­jo Se­bas­tián.

Por su par­te, La­gos in­di­có que “lo pri­me­ro es que te­ne­mos que ju­gar bá­si­co. Ve­nía­mos ha­cien­do bue­nas tem­po­ra­das, pe­ro al­go fal­ta­ba. Es­te año nos preo­cu­pa­mos de ha­cer la pe­ga más fá­cil del rugby, de en­tre­nar el “A” de es­te de­por­te, y em­pe­za­mos des­de la ba­se, pa­ra di­ver­tir­nos, por­que no te­ne­mos que to­mar­lo con mu­cha pre­sión, y bueno, nos sa­lió las co­sas bien. El otro año em­pe­za­mos pa­sar del “A” al “B”, y su­bir pa­so a pa­so con es­te club”.

CÓ­MO EVA­LÚAN EL TÍ­TU­LO

“A mu­chos ju­ga­do­res les to­có la pri­me­ra ex­pe­rien­cia con en­tre­na­mien­to du­ro, pre­pa­ra­dor fí­si­co, es­tar mar­tes y jue­ves, te­ner una con­cep­ción más de plan­tel más que so­la­men­te ju­gar. Eso cos­tó, mu­chos no lo en­ten­dían, pe­ro lo lo­gra­mos, y creo que el otro año se­rá me­jor. Es­ta­mos fe­li­ces, lo que más im­por­ta es el vo­lu­men de gen­te, así que apro­ve­cho de in­vi­tar a to­do el mun­do a par­ti­ci­par del rugby, una dis­ci­pli­na es­pe­cial, don­de pue­den ju­gar, chi­cos, al­tos, gor­dos, fla­cos. Es una tre­men­da ex­pe­rien­cia, Ca­lla­quén es un tre­men­do club”, ma­ni­fes­tó Iba­rra.

En la mis­ma lí­nea, La­gos di­jo que “lo pri­me­ro es que de­be­mos afia­tar al gru­po. No­so­tros co­mo gran con­tra que te­ne­mos es la can­ti­dad de gen­te que va a en­tre­nar. An­ti­gua­men­te eran 10 o 15 ju­ga­do­res. La idea de no­so­tros es afia­tar­nos, y po­der te­ner un gru­po cons­tan­te de 20 a 25 ju­ga­do­res, y de ahí te­ner un equi­po que per­mi­ta ro­ta­ción”.

Es­te año se le­sio­na­ron cer­ca de 10 ju­ga­do­res, que se pro­du­cen por el jue­go mis­mo, pe­ro no por vio­len­cia, sino por agre­si­vi­dad con­tro­la­da. La re­gla­men­ta­ción del rugby per­mi­te que no de­bie­sen exis­tir le­sio­nes de con­si­de­ra­ción, es lo que bus­ca la IRB, que pa­ra el rugby es co­mo la Fifa en el fút­bol.

“Lo que bus­ca el IRB es la in­te­gri- dad del ju­ga­dor, y las le­sio­nes se pro­du­cen por la so­bre­car­ga mus­cu­lar. Es­ta­mos en­tre­nan­do des­de fe­bre­ro, y ter­mi­na­mos el fin de se­ma­na pa­sa­do. No so­la­men­te co­rres, sino que tie­nes con­tac­to con otros ju­ga­do­res. Y co­mo to­do de­por­te, se pro­du­ce un des­gas­te”, ex­pli­có.

Pa­ra los ju­ga­do­res, fal­ta­ba al­guien que es­tu­vie­se a la ca­be­za y que tu­vie­ra más co­no­ci­mien­to del rugby, ya que La­gos vie­ne de la pri­me­ra di­vi­sión de San­tia­go. Les dio re­sul­ta­do, fue un año exi­to­so, y pre­ten­den man­te­ner y me­jo­rar.

“Es­te es un de­por­te ama­teur, pe­ro era un ama­teu­ris­mo más ba­jo de lo que de­be ser. Y es­te año jus­to te­ne­mos la po­si­bi­li­dad, con un pre­pa­ra­dor fí­si­co –Da­niel Re­yes- y la ayuda de Se­bas­tián, Pa­blo, ju­ga­do­res que vie­nen des­de ha­ce va­rios años, Juan Pa­blo Pon­ce. Los mé­ri­tos van en con­jun­to. Yo se­ré chi­co, pe­ro es­tos lo­gros se ga­nan en­tre to­dos, pe­ro uno le da es­te gra­ni­to de are­na al club, y oja­lá se man­ten­ga du­ran­te to­do el tiem­po”, ce­rró La­gos, en­tre­na­dor del club Ca­lla­quén de Los Án­ge­les.

APUES­TAN A QUE CA­LLA­QUÉN sea pro­ta­go­nis­ta de la Li­ga Re­gio­nal de Rugby.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.