Las ideo­lo­gías en el di­ván

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Es­cue­la de Ne­go­cios Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez Gui­ller­mo Bi­lan­cio

La lle­ga­da de Do­nald Trump a la pre­si­den­cia de EEUU, ha desata­do la mo­da de la “an­ti po­lí­ti­ca”, un con­cep­to que sur­ge a par­tir de lo que al­gu­nos lla­man una re­be­lión en las ur­nas fren­te a los po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les. Me­jor di­cho, fren­te a las tra­di­cio­na­les es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas que vi­ven en­ce­rra­das en su inex­pug­na­ble mun­do de ideas y dis­cur­sos va­cíos ale­ja­dos de las so­lu­cio­nes con­cre­tas que pi­de la gen­te.

Tan­to la iz­quier­da co­mo la derecha de es­tos tiem­pos, han in­ten­ta­do ajus­tar su men­sa­je su­po­nien­do que en el “cen­tro” es­tán los de­seos de una cla­se me­dia bur­gue­sa a la que só­lo le in­tere­sa su pro­pio bie­nes­tar, más allá de las ideo­lo­gías.

Por otra par­te, el pro­gre­sis­mo la­ti­noa­me­ri­cano li­de­ra­do por po­pu­lis­tas y apo­ya­do por una eli­te “pseu­do in­te­lec­tual” que su­po­nía “co­ol” la fi­lo­so­fía “pro­gre”, ter­mi­na sien­do un ver­da­de­ro fias­co al no po­der lle­var su vo­lup­tuo­so men­sa­je a la ac­ción con­cre­ta.

El pro­gre­sis­mo, en de­fi­ni­ti­va, nun­ca fue pro­gre­so real. Só­lo un con­jun­to de ideas ob­vias sin cos­to po­lí­ti­co, pe­ro con una gran deu­da acer­ca de có­mo re­sol­ver el prin­ci­pal fla­ge­lo la­ti­noa­me­ri­cano: La po­bre­za.

Pe­ro vol­va­mos a la re­vi­sión de iz­quier­das y de­re­chas.

La iz­quier­da clá­si­ca re­ci­ta un cuen­to in­fan­til pa­ra es­ta épo­ca, sos­te­ni­do por in­te­lec­tua­les a los que só­lo les in­tere­sa ser par­te de una éli­te que cla­ma por la igual­dad des­de la ne­ce­si­dad de ser dis­tin­tos. Una ver­da­de­ra di­co­to­mía que es­tá aso­cia­da a una pro­fun­da hi­po­cre­sía.

Ha­ce unos días atrás, Mi­chel Houe­lle­becq ma­ni­fes­ta­ba en una con­fe­ren­cia en Bue­nos Ai­res la de­ca­den­cia de la iz­quier­da go­ber­na­da por esa éli­te que ha­bla de sus pro­pias ne­ce­si- da­des con un len­gua­je to­tal­men­te ale­ja­do del pue­blo, al que no quie­re per­te­ne­cer.

La derecha neo­li­be­ral lle­va­da al cen­tro tam­bién dio mues­tras de un hí­bri­do dis­cur­so de bie­nes­tar in­di­vi­dual a par­tir de la eco­no­mía abier­ta que su­po­ne el en­ri­que­ci­mien­to y la fal­sa teo­ría del de­rra­me. Más con­cre­ta y prag­má­ti­ca que el la­be­rin­to ideo­ló­gi­co de la iz­quier­da, la derecha siempre ha in­ten­ta­do dar a co­mer a los pobres, pe­ro nun­ca los ha in­vi­ta­do a su me­sa.

La de­sigual­dad co­mo eje.

Ni de un la­do ni del otro, la gen­te co­mún ha vis­to la so­lu­ción. Des­de los in­dig­na­dos en Es­pa­ña, el Bre­xit, la derecha fran­ce­sa y aho­ra la ¿ sor­pre­si­va? lec­ción de Trump, son in­di­ca­do­res del na­ci­mien­to de una nue­va po­lí­ti­ca a la que aún no le han es­cri­to la par­ti­tu­ra.

Lo que pa­re­ce que es­tá cla­ro, vie­ne bas­tan­te os­cu­ro. Los mo­vi­mien­tos pa­re­cen ce­rrar fron­te­ras, crear co­mar­cas vir­tua­les que ge­ne­ran otro ti­po de di­vi­sión, di­fe­ren­te a la que pro­pu­so ideo­ló­gi­ca­men­te el su­pues­to pro­gre­sis­mo po­pu­lis­ta. Pe­ro la glo­ba­li­za­ción que­dó en deu­da. La gen­te se can­só de la le­ja­nía del dis­cur­so y bus­ca sal­va­do­res que, sin par­ti­tu­ra ni vi­sión, son ries­go­sos. Co­mo pa­re­ce ser­lo un tal Trump.

Es cues­tión que la con­duc­ción po­lí­ti­ca pue­da crear la ba­ses pa­ra que una nue­va po­lí­ti­ca trans­for­me ideas en ac­ción.

El pro­gre­sis­mo, en de­fi­ni­ti­va, nun­ca fue pro­gre­so real. Só­lo un con­jun­to de ideas ob­vias sin cos­to po­lí­ti­co, pe­ro con una gran deu­da acer­ca de có­mo re­sol­ver el prin­ci­pal fla­ge­lo la­ti­noa­me­ri­cano: La po­bre­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.