Al­cal­des 2016 – 2020: es­pe­ra­mos una nue­va for­ma de ha­cer las co­sas

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Es ho­ra de gol­pear fuer­te­men­te la me­sa, sa­car to­da la su­cie­dad que hay so­bre los es­cri­to­rios y avan­zar por las co­mu­nas de la provincia, sin co­rrup­ción, irre­gu­la­ri­da­des y ma­los com­por­ta­mien­tos. Pa­ra pro­gre­sar, hay que ha­cer­lo con pro­bi­dad.

Es sa­bi­do que el po­der ofre­ce una can­ti­dad im­pre­sio­nan­te de op­cio­nes que son ca­pa­ces de co­rrom­per has­ta el más sen­sa­to de los ser­vi­do­res pú­bli­cos. Bas­ta ver la pren­sa na­cio­nal, re­gio­nal o lo­cal, pa­ra en­te­rar­se de las más ver­gon­zo­sas ac­cio­nes de las au­to­ri­da­des cuan­do en­fren­tan car­gos y es­pe­cial­men­te, cuan­do di­ri­gen re­cur­sos.

El día de ayer, co­no­ci­mos la in­ves­ti­ga­ción que ini­ció la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes con­tra el al­cal­de aún en ejer­ci­cio por la co­mu­na de San Ro­sen­do, el DC Ovi­dio Se­púl­ve­da, quien se ha­bría apro­ve­cha­do de su car­go pa­ra con­se­guir in­for­mes so­cio­eco­nó­mi­cos fal­sos que per­mi­tie­ron que sus hi­jas ob­tu­vie­ran mi­llo­na­rias be­cas pa­ra la edu­ca­ción su­pe­rior.

En años an­te­rio­res, tam­bién co­no­ci­mos en la pren­sa, que tras­la­da­ba a par­te de su fa­mi­lia en el vehícu­lo mu­ni­ci­pal has­ta otras ciu­da­des. Es­to se­gún cons­ta en una de­nun­cia pú­bli­ca de un con­ce­jal la­jino.

La co­mu­ni­dad es­tá can­sa­da de es­te ti­po de apro­ve­cha­mien­tos y es por ello que las au­to­ri­da­des que ini­cian sus nue­vos pe­rio­dos o asumen las fun­cio­nes el pró­xi­mo mes de di­ciem­bre, de­ben ve­lar por­que su tra­ba­jo se en­mar­que en las fun­cio­nes pro­pias del car­go y no en el tra­ba­jo su­cio que se rea­li­za en mu­chas oca­sio­nes.

No se tra­ta que el pro­pio al­cal­de se apro­ve­che, sino que, en mu­chas oca­sio­nes, es el equi­po de con­fian­za, quie­nes al ver­se de un día pa­ra otro con la op­ción de al­te­rar el sis­te­ma pa­ra en­ri­que­cer­se sin ser des­cu­bier­tos, co­mien­zan a mal uti­li­zar sus car­gos. El al­cal­de de Los Án­ge­les, Es­te­ban Krau­se, fue tes­ti­go de aque­llo y uno a uno, tu­vo que ir des­pi­dien­do a fun­cio­na­rios que se apro­ve­cha­ron de los pro­ce­sos de li­ci­ta­cio­nes.

Hoy, las au­to­ri­da­des co­mu­na­les, más allá de los com­pro­mi­sos elec­to­ra­les y la de­vo­lu­ción de mano fren­te a quie­nes co­la­bo­ra­ron en sus cam­pa­ñas, de­ben res­guar­dar la imagen de las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do. No es to­le­ra­ble que con­ti­nue­mos a ni­vel país con es­ta sen­sa­ción tan in­có­mo­da y des­agra­da­ble de un sis­te­ma co­rrup­to, y eso se pue­de cam­biar, des­de los or­ga­nis­mos más pe­que­ños, co­mo son las mu­ni­ci­pa­li­da­des has­ta el pro­pio go­bierno.

Es ho­ra de gol­pear fuer­te­men­te la me­sa, sa­car to­da la su­cie­dad que hay so­bre los es­cri­to­rios y avan­zar por las co­mu­nas de la provincia, sin co­rrup­ción, irre­gu­la­ri­da­des y ma­los com­por­ta­mien­tos. Pa­ra pro­gre­sar, hay que ha­cer­lo con pro­bi­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.