In­mi­gran­tes en Chi­le: ¿Có­mo re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción la­bo­ral?

La can­ti­dad de ex­tran­je­ros re­gu­la­res re­si­den­tes en nues­tro país lle­ga a más de 441 mil, sin em­bar­go, to­da­vía hay mu­chos que tra­ba­jan de for­ma ile­gal, y tan­to ellos co­mo sus em­plea­do­res des­co­no­cen las san­cio­nes que arries­gan.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Mu­cho se ha di­cho so­bre los de­re­chos y las obli­ga­cio­nes de los ex­tran­je­ros en Chi­le. De acuer­do a una es­ti­ma­ción rea­li­za­da por el De­par­ta­men­to de Ex­tran­je­ría y Mi­gra­ción (DEM), del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, la can­ti­dad de ex­tran­je­ros re­gu­la­res re­si­den­tes en Chi­le lle­ga a más de 450 mil. La ley que los ri­ge es el D.L 1094, que si bien es­ta­ble­ce los re­qui­si­tos pa­ra que un ex­tran­je­ro ejer­za ac­ti­vi­da­des re­mu­ne­ra­das en Chi­le, en la prác­ti­ca aún exis­ten va­cíos que la ley no res­pon­de, lo que ha­ce que se pro­duz­can irre­gu­la­ri­da­des tan­to por par­te de los in­mi­gran­tes, co­mo de sus em­plea­do­res.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, un ex­tran­je­ro no pue­de ejer­cer ac­ti­vi­da­des re­mu­ne­ra­das en nues­tro país a me­nos que ten­ga vi­sa de tra­ba­jo que lo au­to­ri­ce. Pa­ra ob­te­ner es­te do­cu­men­to, el pri­mer trá­mi­te que de­be rea­li­zar es pe­dir­le al fu­tu­ro em­plea­dor que reali­ce un con­tra­to de tra­ba­jo, es­to es lo que se lla­ma vi­sa su­je­ta a con­tra­to. Sin em­bar­go, es en es­te pun­to don­de se pro­du­cen los ma­yo­res pro­ble­mas, pues si bien es­tá cla­ro que el ex­tran­je­ro pue­de tra­ba­jar una vez que ha ob­te­ni­do la vi­sa de tra­ba­jo, la pre­gun­ta es ¿pue­de tra­ba­jar si su vi­sa es­tá en trá­mi­te? O ¿Qué pa­sa con las co­ti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les que el em­plea­dor es­tá obli­ga­do a pa­gar, si le­gal­men­te el tra­ba­ja­dor no pue­de tra­ba­jar?

To­das es­tas pre­gun­tas son las que se ha­cen gran par­te de las per­so­nas a la ho­ra de con­tra­tar a un ex­tran­je­ro, ya que mu­chas ve­ces el des­co­no­ci­mien­to pue­de lle­var a co­me­ter ile­ga­li­da­des. Pa­ra Ma­ría Je­sús Del Ba­rrio, do­cen­te de De­re­cho La­bo­ral de la Uni­ver­si­dad San­to To­más, si el ex­tran­je­ro es­tá es­pe­ran­do su vi­sa de tra­ba­jo, pre­vio con­tra­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra su tra­mi­ta­ción, no pue­de co­men­zar a desem­pe­ñar­se sin ob­te­ner es­te do­cu­men­to, ya que el em­plea­dor se arries­ga a una mul­ta y el ex­tran­je­ro a la ex­pul­sión del país. Aho­ra bien, si la vi­sa de tra­ba­jo ven­ce, ya sea por­que el tra­ba­jo es a pla­zo fi­jo o por otro mo­ti­vo, el ex­tran­je­ro es­tá ile­gal en Chi­le, y el he­cho de que con­ti­núe tra­ba­jan­do tam­bién es ile­gal, pues no es­tá au­to­ri­za­do. “Por ello exis­te una cláu­su­la en el con­tra­to de tra­ba­jo de ex­tran­je­ros en la cual el em­plea­dor se obli­ga al pa­go de pa­sa­jes de vuel­ta a su país, jus­ta­men­te por­que un ex­tran­je­ro sin vi­sa es­tá ile­gal. La re­co­men­da­ción es que an­tes del ven­ci­mien­to, co­mien­ce a tra­mi­tar la vi­sa de re­si­den­cia”, se­ña­la.

Pa­ra la do­cen­te de la UST, lo óp­ti­mo es que el em­plea­dor que ha con­tra­ta­do a un ex­tran­je­ro cu­ya vi­sa ha ven­ci­do, in­for­me de es­te he­cho a ex­tran­je­ría, de ma­ne­ra de de­jar cons­tan­cia que la per­so­na se en­cuen­tra ile­gal. Ade­más, Ma­ría Je­sús Del Ba­rrio apro­ve­cha de acla­rar al­gu­nas du­das con res­pec­to a la vi­sa de tu­ris­ta y al pa­go de co­ti­za­cio­nes. “Quien con­tra­ta a un ex­tran­je­ro que tie­ne vi­sa de tu­ris­ta co­me­te una ile­ga­li­dad, he­cho que lo ha­ce me­re­ce­dor de una mul­ta y el ex­tran­je­ro se­rá ex­pul­sa­do del país. Por otro la­do, en cuan­to al pa­go de co­ti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les, el em­plea­dor es­tá obli­ga­do a co­ti­zar­le al ex­tran­je­ro que tra­ba­ja en Chi­le co­mo si fue­ra un tra­ba­ja­dor chi­leno, es de­cir, co­me­te una in­frac­ción si no lo ha­ce”.

To­dos es­tos pro­ble­mas se pro­du­cen por­que los em­plea­do­res que con­tra­tan a ex­tran­je­ros no es­tán dis- pues­tos a es­pe­rar que ob­ten­gan la vi­sa que los au­to­ri­za a tra­ba­jar, por va­rios mo­ti­vos, sien­do el prin­ci­pal el he­cho de que lo ne­ce­si­tan de in­me­dia­to, por lo que lo con­tra­tan ba­jo el sis­te­ma de la vi­sa su­je­ta a con­tra­to, pe­ro an­tes de que es­ta vi­sa ya ha si­do en­tre­ga­da y por lo tan­to an­tes de que re­ci­ba au­to­ri­za­ción pa­ra tra­ba­jar.

“Exis­ten ca­sos don­de sim­ple­men­te sin me­diar con­tra­to al­guno el tra­ba­ja­dor co­mien­za a pres­tar sus ser­vi­cios, por lo que su si­tua­ción es do­ble­men­te irre­gu­lar, pues no so­la­men­te es­tá in­frin­gien­do la Ley de ex­tran­je­ros que lo obli­ga a te­ner vi­sa pa­ra tra­ba­jar le­gal­men­te en el país, sino que ade­más lo es­tá ha­cien­do en con­tra­ven­ción a las nor­mas del Có­di­go del Tra­ba­jo, que obli­gan al em­plea­dor a te­ner un con­tra­to de tra­ba­jo to­da vez que exis­te un víncu­lo de su­bor­di­na­ción y de­pen­den­cia en­tre las par­tes, y a rea­li­zar el des­cuen­to de las co­ti­za­cio­nes pre­vi­sio­na­les men­sua­les. En es­te sen­ti­do, se cae en el ab­sur­do de pen­sar ¿por qué ten­go que ha­cer­le con­tra­to de tra­ba­jo a al­guien que no pue­de tra­ba­jar? En­ton­ces op­tan por te­ner­lo tra­ba­jan­do ile­gal. Por eso de­ci­mos que la ley tie­ne va­cíos que es ne­ce­sa­rio sub­sa­nar pa­ra evitar frau­des e irre­gu­la­ri­da­des a la ho­ra de con­tra­tar ex­tran­je­ros”, fi­na­li­za.

QUIEN CON­TRA­TA A un ex­tran­je­ro que tie­ne vi­sa de tu­ris­ta co­me­te una ile­ga­li­dad.

PRO­BLE­MAS se ori­gi­nan por­que los em­plea­do­res no es­tán dis­pues­tos a es­pe­rar que los ex­tran­je­ros ob­ten­gan su vi­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.