Agru­pa­cio­nes de DD.HH se mues­tran con­tra­rios a apo­yar re­pa­ra­ción de ex cons­crip­tos

“No pue­do apo­yar al­go por el es­ti­lo, pues es­ta­ría trai­cio­nan­do mis prin­ci­pios” sos­tu­vo ta­jan­te el pre­si­den­te de la Agru­pa­ción de De­re­chos Hu­ma­nos de Cabrero, Er­nes­to Qui­chi­yao. En tan­to el je­fe del equi­po Prais del hos­pi­tal de Los Án­ge­les, Ga­briel Me­lo,

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Tras la no­ta de pren­sa del pre­si­den­te de la Agru­pa­ción de Ex Cons­crip­tos de Bio­bío, Juan Díaz, ase­gu­ran­do la ocu­rren­cia de abu­sos se­xua­les al in­te­rior de los cuar­te­les de la zo­na du­ran­te el ré­gi­men mi­li­tar, di­ver­sos di­ri­gen­tes de agru­pa­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos de la zo­na, se mos­tra­ron con­tra­rios a apo­yar la re­pa­ra­ción eco­nó­mi­ca de los -otro­ra- jó­ve­nes sol­da­dos.

El pri­me­ro de ellos fue el pre­si­den­te de la Agru­pa­ción de De­re­chos Hu­ma­nos de la co­mu­na de Cabrero, Er­nes­to Qui­chi­yao, quien pe­se a en­ten­der su si­tua­ción, re­cha­zó un tra­to si­mi­lar de los cons­crip­tos con las víc­ti­mas de vio­len­cia del Es­ta­do.

“Pa­ra no­so­tros no nos in­tere­sa el te­ma, pues si se los pro­pon­go en la asam­blea de mi agru­pa­ción, me van a de­cir no, por qué van a te­ner que te­ner las mis­mas con­di­cio­nes, si fue­ron ellos quie­nes vio­la­ron nues­tros de­re­chos”, en­fa­ti­zó.

Pe­se a ello, Qui­chi­yao, re­co­no­ció que ha re­co­gi­do la pe­ti­ción de al­gu­nos ex sol­da­dos, sin em­bar­go, sos­tu­vo que le­gal­men­te no hay mu­cho por ha­cer.

“Yo en­tien­do su pro­ble­ma, co­mo tam­bién com­pren­do a quie­nes me han ve­ni­do a plan­tear el te­ma. (…) Pues he te­ni­do co­le­gas en di­cha si­tua­ción. Pe­ro no hay nin­gu­na dis­po­si- ción le­gal que yo les pue­da de­cir que se aco­jan”, co­men­tó.

Pe­se a ello, se le in­vi­tó a pre­ci­sar si co­mo di­ri­gen­te apo­ya­ría una re­pa­ra­ción de los ex cons­crip­tos, si se lo so­li­ci­tan co­mo apo­yo pa­ra pre­sen­tar­lo en la fu­tu­ra Sub­se­cre­ta­ría de De­re­chos Hu­ma­nos, sos­te­nien­do lo si­guien­te.

“Co­mo per­so­na sí so­li­da­ri­zo, co­mo sol­da­dos que ellos fue­ron, no pue­do. (…) Yo en­tien­do lo que ellos de­bie­ron ha­ber pa­sa­do, pues yo sé que la co­sa fue así, ya que tam­bién hu­bo ma­los tra­tos y du­ros cas­ti­gos del otro la­do. (…) Pe­ro no pue­do apo­yar al­go por el es­ti­lo, pues es­ta­ría trai­cio­nan­do mis prin­ci­pios”, pre­ci­só.

Bus­can­do otro re­pre­sen­tan­te del mun­do de los de­re­chos hu­ma­nos, La Tri­bu­na se con­tac­tó con el je­fe del equi­po Prais del Com­ple­jo Asis­ten­cial Víc­tor Ríos Ruiz, Ga­briel Me­lo, quien en­tre­gó una res­pues­ta más téc­ni­ca al res­pec­to, sin em­bar­go, tam­bién se mos­tró en con­tra de una re­pa­ra­ción.

“Hay que ha­cer un al­can­ce, ha­ce un año o año y me­dio atrás, se hi­zo una es­pe­cie de acuer­do en la Cá­ma­ra de Dipu­tados, de pro­po­ner al­gu­na ley que pu­die­ra per­mi­tir que es­tas per­so­nas fue­ran be­ne­fi­cia­das con ley de re­pa­ra­ción e –in­clu­so- ser aten­di­dos en Prais, sin em­bar­go, en esa opor­tu­ni­dad las agru­pa­cio­nes con quie­nes tra­ba­ja­mos y no­so­tros los pro­fe­sio­na­les de Prais, nos opu­si­mos de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca a esa po­si­bi­li­dad”, re­cor­dó.

Pe­se a ello, Me­lo, re­co­no­ció que al­gu­nos ex cons­crip­tos de la pro­vin­cia son aten­di­dos en el Prais lo­cal.

“No te po­dría dar el da­to pre­ci­so, pe­ro yo sí sé que te­ne­mos per­so­nas, que hi­cie­ron el ser­vi­cio mi­li­tar por un tiem­po y hoy son be­ne­fi­cia­dos del pro­gra­ma. Pe­ro lo que yo he vis­to, que en es­tas agru­pa­cio­nes de cons­crip­tos hay un gran número de per­so­nas, que no son las que no­so­tros aten­de­mos”, acla­ró.

Por úl­ti­mo, el je­fe lo­cal de Prais ex­pu­so que pe­se a en­ten­der que mu­chos ex cons­crip­tos fue­ron obli­ga­dos a co­me­ter ac­tos con­tra su vo­lun­tad, no ha exis­ti­do un pro­ce­so de arre­pen­ti­mien­to pú­bli­co.

“Uno en­tien­de que hu­bo sol­da- dos, so­bre to­do los más jó­ve­nes, que es­tu­vie­ron en si­tua­ción de obli­ga­ción, es de­cir, ame­na­za­dos de muer­te si no lo ha­cían, pe­ro tam­bién uno ha vis­to al­gu­nos cons­crip­tos que no de­mues­tran una vi­sión crí­ti­ca de su fun­ción, pi­dien­do –bá­si­ca­men­te­que se les re­in­te­gre di­ne­ros re­la­cio­na­dos con las im­po­si­cio­nes que no les pa­ga­ron esos años”, con­clu­yó.

“Pa­ra no­so­tros no nos in­tere­sa el te­ma, pues si se los pro­pon­go en la asam­blea de mi agru­pa­ción, me van a de­cir no, por qué van a te­ner que te­ner los mis­mos pri­vi­le­gios, si fue­ron ellos quie­nes vio­la­ron nues­tros de­re­chos”. Er­nes­to Qui­chi­yao, pre­si­den­te de la Agru­pa­ción de DD.HH. de la co­mu­na de Cabrero.

JE­FE DEL EQUI­PO PRAIS del hos­pi­tal an­ge­lino, Ga­briel Me­lo, re­co­no­ció que al­gu­nos ex cons­crip­tos son aco­gi­dos por la en­ti­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.