Mu­jer de 52 años rin­de la PSU 2016 en Los Án­ge­les

Por di­ver­sas ra­zo­nes no pu­do se­guir es­tu­dian­do y hoy sue­ña con ser pro­fe­sio­nal.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

Ocho de la ma­ña­na de es­te lu­nes 29 de no­viem­bre, cen­te­na­res de alum­nos an­ge­li­nos lis­tos pa­ra ren­dir la PSU 2017, y a la es­pe­ra, tam­bién se en­con­tra­ba, Ma­ría Re­gi­na Sa­la­zar, una mu­jer de 52 años que de­ci­dió cum­plir uno de sus sue­ños pos­ter­ga­dos: se­guir es­tu­dian­do.

Ayer co­men­zó el pro­ce­so de ren­di­ción de la PSU, prue­ba que, si bien en la ma­yo­ría de los ca­sos es da­da por alum­nos re­cién egre­sa­dos de cuar­to me­dio, exis­ten ca­sos co­mo el de Ma­ría Re­gi­na que son dig­nos de des­ta­car, don­de por uno u otro mo­ti­vo se vie­ron en la obli­ga­ción de pos­ter­gar es­ta eta­pa de sus vi­das.

Ma­ría Re­gi­na, con­tó a La Tri­bu­na, que des­de muy jo­ven tu­vo que co­men­zar a tra­ba­jar, por lo que se vio im­po­si­bi­li­ta­da de se­guir es­tu­dian­do, y aho­ra con sus hi­jos ya gran­des y con más tiem­po, se dio la opor­tu­ni­dad de cum­plir uno de sus sue­ños. “No lo pu­de ha­cer cuan­do era jo­ven por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, me crié con mis abue­los y to­da la vi­da tu­ve que tra­ba­jar. Aho­ra que ya to­dos mis hi­jos es­tán gran­des, me que­da más tiem­po, aun­que igual si­go tra­ba­jan­do, hoy pu­de ha­cer­lo”, co­men­tó.

A ello, agre­gó que la de­ci­sión de dar la PSU, se dio lue­go de abrir­se la opor­tu­ni­dad de ter­mi­nar su en­se­ñan­za me­dia.

“Es­te año ter­mi­né mi ter­ce­ro y cuar­to me­dio, y ahí de­ci­dí dar­la, creo que por lo que sa­bía y te­nía guar­da­do en mí, me fue bien, sa­qué un 67, siem­pre tu­ve la ilu­sión de se­guir es­tu­dian­do, por lo que me de­ci­dí a dar la prue­ba. Y la ver­dad es que si tu­vie­se la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar al­go, me gus­ta­ría que fue­ra Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas”, in­di­có.

Es­ta mu­jer an­ge­li­na, lle­va 45 años de­di­ca­da al co­mer­cio, con un lo­cal en el ter­mi­nal pes­que­ro de Los Án­ge­les, don­de tra­ba­ja con su ma­ri­do, y un mi­ni­mar­ket en su ca­sa, ne­go­cio que ella atien­de.

“Con la ayu­da de Dios y mi es­po­so te­ne­mos dos ne­go­cios, uno de pes­ca­dos y ma­ris­cos, y otro que es un tí­pi­co ne­go­cio de ba­rrio. Mi vi­da ha si­do en torno al co­mer­cio, por lo que me gus­ta­ría sa­ber ad­mi­nis­trar­los de me­jor for­ma. Úni­ca­men­te lo ha­go en ba­se a lo que voy apren­dien­do, pe­ro no ten­go los co­no­ci­mien­tos, y eso es lo que más quie­ro aho­ra, y ren­dir la PSU es el pri­mer pa­so pa­ra lo­grar­lo”, ma­ni­fes­tó Ri­ve­ra.

SÍ SE PUE­DE

Ma­ría Re­gi­na, no es­tá so­la en es­to, su fa­mi­lia fue un gran apo­yo pa­ra dar es­te pa­so, “mi fa­mi­lia es­tá muy con­ten­ta, de mis hi­jos nin­guno de ellos nun­ca lo pu­do ha­cer, mi hi­ja ma­yor no pu­do ter­mi­nar sus es­tu­dios, y mi ter­cer hi­jo que tie­ne 25 años só­lo lle­gó has­ta ter­ce­ro me­dio”, ex­pli­có la co­mer­cian­te an­ge­li­na.

Del mis­mo mo­do, aña­dió que “en­ton­ces ellos es­tán muy or­gu­llo­sos, por­que la ma­má les es­tá de­mos­tran­do que se pue­de, que tie­nen que ter­mi­nar y que nun­ca es tar­de pa­ra con­cluir sus es­tu­dios, y que pue­den sa­car una ca­rre­ra”.

Fi­nal­men­te, Ma­ría Re­gi­na, des­ta- có que “en es­te mo­men­to me sien­to muy fe­liz y emo­cio­na­da, por­que es­toy vi­vien­do a es­ta edad lo que de­be­ría ha­ber he­cho cuan­do jo­ven, y nun­ca pu­de. Nun­ca es tar­de pa­ra lo­grar lo que uno quie­re, y nun­ca voy a ol­vi­dar las pa­la­bras que di­cen: que­rer es po­der. Y yo sí quie­ro”.

ES­TE AÑO LO­GRÓ ter­mi­nar su ter­ce­ro y cuar­to me­dio. Y eso fue el em­pu­jón pa­ra se­guir con es­ta eta­pa, por años pos­ter­ga­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.