La atrac­ción del po­der

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ale­jan­dro Me­ge Val­de­be­ni­to

El hom­bre, di­jo Ma­quia­ve­lo, se dio cuen­ta que “pa­ra ser due­ño de su pro­pio des­tino, de­be ser pri­me­ro due­ño del des­tino de otros” y, en la bús­que­da del po­der ne­ce­sa­rio pa­ra di­ri­gir a los de­más, la po­lí­ti­ca, ac­ti­vi­dad in­he­ren­te a la con­di­ción hu­ma­na, re­sul­ta ser el ins­tru­men­to que le per­mi­te al hom­bre al­can­zar el po­der ne­ce­sa­rio pa­ra ejer­cer in­fluen­cia y di­rec­cio­nar la vi­da de la co­mu­ni­dad hu­ma­na so­bre la que se ac­túa.

Quie­nes bus­can el po­der po­lí­ti­co ven en to­dos los de­más- aún con quie­nes de­cla­ran com­par­tir igua­les con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas y han ca­mi­na­do jun­tos mu­cho tiem­po de­fen­dién­do­las- con­ver­ti­dos en po­ten­cia­les com­pe­ti­do­res que ame­na­zan sus as­pi­ra­cio­nes, ra­zón por lo que re­cu­rren a to­dos los me­dios po­si­bles pa­ra for­ta­le­cer­se a sí mis­mos y des­acre­di­tar a los otros, de ahí que se re­co­noz­ca que la bús­que­da del po­der se cons­ti­tu­ye en el pri­mer fac­tor de vio­len­cia, que re­sul­ta ser un he­cho cul­tu­ral, más que ge­né­ti­co.

Vio­len­cia en las pa­la­bras y en las ac­tua­cio­nes ha­ce que a los po­lí­ti­cos que se es­ti­ma­ba co­no­cer mues­tren fa­ce­tas que des­di­bu­jan la ima­gen que se te­nía de ellos y aun­que afir­men que no bus­can el po­der pa­ra sí mis­mos, sino que pa­ra ser­vir a otros, no re­sul­tan creí­bles cuan­do, se­du­ci­dos por el po­der, re­nun­cian a sus amis­ta­des, re­nie­gan de sus con­vic­cio­nes y se trans­for­man en nó­ma­des en sus ad­he­sio­nes par­ti­da­rias por las que tran­si­tan has­ta que de­jan de ser­les úti­les, se cam­bian de ban­do o crean otros re­fe­ren­tes.

Es tal la atrac­ción por el po­der per­so­nal que no hay re­mor­di­mien­to en aban­do­nar la de­fen­sa del in­te­rés co­mún pa­ra de­di­car­se a con­ser­var u ob­te­ner el po­der pro­pio y en esa ta­rea se bus­quen alian­zas, se ce­dan por­cio­nes del po­der que se pre­ten­de, se ha­gan pro­me­sas que no es po­si­ble cum­plir, se uti­li­ce el res­pal­do de quie­nes ya lo tie­nen y se ma­qui­llen las apa­rien­cias. No hay lí­mi­tes en las ac­cio­nes des­ti­na­das a ga­nar. Se bus­can som­bras de la vi­da pa­sa­da y pre­sen­te del ad­ver­sa­rio, y se sos­pe­cha de lo que ha­ría en el fu­tu­ro; se le­van­ta la al­fom­bra que pisa ca­da quien pa­ra des­cu­brir y ex­hi­bir cual­quier in­di­cio de ba­su­ra que se quie­ra ocul­tar y, si no hay na­da que ven­ti­lar, al­go se in­ven­ta.

Aún así, la po­lí­ti­ca re­sul­ta ser una ac­ti­vi­dad ne­ce­sa­ria y no­ble cuan­do el po­der que en­tre­gan los ciu­da­da­nos a per­so­nas ele­gi­das por sus ca­pa­ci­da­des, ido­nei­dad y va­lo­res los re­pre­sen­ten en la bús­que­da de me­jo­res con­di­cio­nes y opor­tu­ni­da­des de vi­da res­pon­den a esa con­cep­ción, se ha­cen res­pe­ta­bles y me­re­ce­do­res al re­co­no­ci­mien­to pú­bli­co.

Da­do el im­pac­to cí­vi­co y edu­ca­ti­vo que tie­ne la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca y el po­der que otor­ga pa­ra in­fluir en vi­da de los de­más, la co­mu­ni­dad es­pe­ra de los mu­chos que as­pi­ran a la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra de la na­ción de­mues­tren, en las pa­la­bras y en los he­chos, que se me­re­cen el car­go al que as­pi­ran, aun­que uno de ellos ha­ya di­cho que “las se­gun­das par­tes nun­ca son bue­nas”.

Se bus­can som­bras de la vi­da pa­sa­da y pre­sen­te del ad­ver­sa­rio, y se sos­pe­cha de lo que ha­ría en el fu­tu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.