En do­ble fi­la no sir­ve

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Mu­chas ve­ces se ha cues­tio­na­do a la lo­co­mo­ción co­lec­ti­va por de­te­ner­se en lu­ga­res no ha­bi­li­ta­dos pa­ra re­co­ger pa­sa­je­ros, pe­ro es ho­ra de que nos cen­tre­mos en el co­mún de los mor­ta­les que tran­si­ta a dia­rio por las ar­te­rias an­ge­li­nas.

Si se han per­ca­ta­do, en la ca­pi­tal pro­vin­cial de Bío Bío, ca­si a dia­rio, se pro­du­ce un ac­ci­den­te vehi­cu­lar, lo que de­be­ría ser un lla­ma­do de aler­ta por el es­ti­lo de con­duc­ción que exis­te.

No pue­de ser que gran can­ti­dad de con­duc­to­res se es­ta­cio­ne en do­ble fi­la en ca­lles que -con suer­te- es­tán he­chas pa­ra que se cir­cu­le por so­lo dos vías, y una de ellas es­té co­pa­da por es­ta­cio­na­mien­tos.

Sin du­da al­gu­na, los con­duc­to­res lo­ca­les de­be­rían te­ner un po­co más de cri­te­rio, en­ten­dien­do que las ca­lles no es­tán cons­trui­das pa­ra que se ha­gan las co­sas con irres­pon­sa­bi­li­dad. Bas­ta con tran­si­tar por ca­lle Al­ma­gro, pa­ra dar­se cuen­ta de to­das es­tas pro­ble­má­ti­cas. Só­lo esa ca­lle po­dría re­fle­jar lo que ocu­rre -evi­den­te­men­te- en otros sec­to­res de la co­mu­na.

Si va­mos a po­ner so­bre la me­sa la irres­pon­sa­bi­li­dad de al­gu­nos con­duc­to­res, en­ton­ces que sea la de to­dos aque­llos que, sa­bien­do que no de­ben co­me­ter di­chas in­frac­cio­nes -por­que al ser sor­pren­di­dos por ca­ra­bi­ne­ros de­be­rán ser mul­ta­dos- ac­túan de ma­la for­ma, sin im­por­tar el res­to, co­mo si ma­ne­ja­ran so­los por las ca­lles.

Los ac­ci­den­tes se pro­du­cen por mu­chos fac­to­res, y hay tan­tas ra­zo­nes por las cua­les se po­drían reducir las ci­fras, que par­tien­do por ser más res­pon­sa­bles, de se­gu­ro per­mi­ti­rá a nues­tra co­mu­ni­dad, vi­vir en un lu­gar más tran­qui­lo. La ca­li­dad de vi­da no pa­sa sim­ple­men­te por te­ner un ho­gar, qui­zá un au­to, sino que -co­mo en to­do or­den de co­sas- se ha­gan las co­sas bien, de for­ma res­pon­sa­ble, en bue­na lí­nea, sin tru­cu­len­cias, y en es­te ca­so en par­ti­cu­lar, con­du­cien­do a la de­fen­si­va y pen­san­do en que hay más per­so­nas tran­si­tan­do a nues­tro la­do, in­clu­so los pea­to­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.