IN­CON­CE­BI­BLE

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: Lo pre­sen­cia­do y pro­nos­ti­ca­do por mu­chos co­mo desen­la­ce pro­ba­ble del ca­so de los már­ti­res de ca­ra­bi­ne­ro en Co­quim­bo días atrás, muer­tos lue­go de una ac­ción de­lez­na­ble, arro­lla­dos a ma­nos de de­lin­cuen­tes; he­chos des­con­tex­tua­li­za­dos que ter­mi­na­ron por afec­tar a los mis­mos ca­ra­bi­ne­ros. Si­mul­tá­nea­men­te e in­con­ce­bi­ble­men­te, los an­ti­so- cia­les ya a es­tas al­tu­ras prác­ti­ca­men­te premiados o a pun­to de ser­lo; pro­duc­to de los per­fec­cio­nis­mos, tec­ni­cis­mos, for­ma­lis­mos y otros, que han he­cho de la jus­ti­cia ac­tual, una he­rra­mien­ta ga­ran­tis­ta que de­fi­ni­ti­va­men­te no ha con­tri­bui­do a me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da en nues­tra co­mu­ni­dad.

Por otro la­do, aun en­ten­dien­do que la jus­ti­cia es la úl­ti­ma pa­la­bra, cual­quier ciu­da­dano pue­de apre­ciar con sen­ti­do co­mún, en con­cien­cia, con mo­ral y cri­te­rio un de­ter­mi­na­do de­li­to y for­mar­se una opi­nión al res­pec­to, con­si­de­ran­do por su­pues­to el con­tex­to en que se pro­du­cen los he­chos co­mo un fac­tor fun­da­men­tal; lo de­más se­ría le­tra muer­ta pues en­ton­ces ha­bría una fa­lla de con­cep­tua­li­za­ción fun­da­men­tal, lo que se tra­du­ce en la prác­ti­ca en que quien ac­túe fue­ra de la ley tie­ne to­das las po­si­bi­li­da­des de no re­ci­bir san­ción al­gu­na y las ver­da­de­ras víc­ti­mas ser cla­ra­men­te per­ju­di­ca­das.

Pa­ra­le­la­men­te y pro­duc­to de la al­tí­si­ma de­lin­cuen­cia, ya te­ne­mos a cua­tro de­lin­cuen­tes muer­tos en el úl­ti­mo tiem­po y dos de ellos en ho­ras re­cien­tes, pro­duc­to to­dos de le­gí­ti­ma de­fen­sa, aun cuan­do la jus­ti­cia mues­tra re­gu­lar­men­te es­tar más preo­cu­pa­da por el ti­po de reac­ción de la víc­ti­ma y si és­ta apli­có un lla­ma­do ex­ce­so o des­pro­por­ción co­mo res­pues­ta a la agre­sión de­lic­tual. Ello no es otra co­sa que una se­ñal cla­ra de un sis­te­ma inope­ran­te y mal con­cep­tua­do que de­be in­vi­tar­nos a re­fle­xio­nar y reac­cio­nar. Al­go o más de al­go es­tá mal con­ce­bi­do.

Aque­llos nue­vos con­cep­tos co­mo la pre­sun­ción de inocen­cia o la abun­dan­cia de de­re­chos au­sen­tes de de­be­res pa­ra una so­cie­dad in­ma­du­ra o in­cul­ta no han arro­ja­do una me­jor con­vi­ven­cia y en­ten­di­mien­to en­tre las per­so­nas y por el con­tra­rio se ha em­peo­ra­do día a día; y lo que es peor aún es ob­ser­var co­mo nues­tra jus­ti­cia no mues­tra la ma­du­rez y ca­pa­ci­dad de reac­ción a la par de los nue­vos mar­cos de ac­ción en los cua­les se desa­rro­lla la so­cie­dad chi­le­na mos­tran­do des­de un pun­to de vis­ta en mu­chos ca­sos re­so­lu­cio­nes erra­das; ge­ne­ran­do una pér­di­da de con­fian­za irremediable en és­te po­der del Es­ta­do, que mues­tra in­con­gruen­cia co­mo pi­lar fun­da­men­tal pa­ra di­ri­mir en­tre lo que es y lo que de­be ser en una so­cie­dad que bus­ca y quie­re la paz. To­dos, sín­to­mas de una so­cie­dad y un sis­te­ma de­mo­crá­ti­co en fran­co de­te­rio­ro, por le­yes mal con­cep­tua­das, mal in­ter­pre­ta­das y peor apli­ca­das.

Por ello, lo ocu­rri­do con ca­ra­bi­ne­ros en Co­quim­bo es un ca­so em­ble­má­ti­co que di­ce mu­cho de nues­tra jus­ti­cia ac­tual así co­mo la au­to­de­fen­sa y muer­te de de­lin­cuen­tes co­mo re­sul­ta­do pro­ba­ble en un asal­to; en­tre­gan­do de pa­so y ca­da vez en for­ma muy cla­ra la se­ñal inequí­vo­ca a nues­tro pue­blo; que hay que con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de de­fen­der­se per­so­nal­men­te y to­mar en mu­chos ca­sos no só­lo la jus­ti­cia sino la se­gu­ri­dad por nues­tras ma­nos… la­men­ta­ble. Jo­sé M. Cae­rols

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.