Co­noz­ca los be­ne­fi­cios que en­tre­ga co­mer len­ta­men­te

Ex­per­tos re­co­mien­dan des­ti­nar, al me­nos 30 mi­nu­tos, pa­ra ca­da co­mi­da del día.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - CRÓNICA -

Tras la nue­va Ley de Eti­que­ta­do, que se­ña­la qué ali­men­tos son al­tos en azú­ca­res, en ca­lo­rías, en gra­sas sa­tu­ra­das y en so­dio, po­de­mos co­no­cer cuá­les de ellos son más sa­lu­da­bles. Sin em­bar­go, es­to de­be­mos com­ple­men­tar­lo con al­gu­nos há­bi­tos ali­men­ti­cios que pro­duz­can be­ne­fi­cios pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo. Es­pe­cial­men­te, por­que la pro­vin­cia de Bio­bío man­tie­ne preo­cu­pan­tes ci­fras de so­bre­pe­so en la po­bla­ción y es­pe­cial­men­te en los me­no­res de 6 años, don­de el 12,7% es­tá con obe­si­dad.

Con lo an­te­rior, no nos re­fe­ri­mos só­lo a ele­gir o pre­pa­rar ade­cua­da­men­te nues­tras co­mi­das y co­la­cio­nes, sino en dar­nos el tiem­po y es­pa­cio su­fi­cien­tes pa­ra dis­fru­tar­las.

In­cor­po­rar a nues­tra ru­ti­na dia­ria el há­bi­to de co­mer len­ta­men­te trae im­por­tan­tes be­ne­fi­cios pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo, ayu­dán­do­nos, por ejem­plo, con nues­tra di­ges­tión, a ab­sor­ber co­rrec­ta­men­te los nu­trien­tes que nos en­tre­gan los ali­men­tos, reducir el ape­ti­to y sen­tir­nos más sa­cia­dos, e in­clu­so, ayu­da a ba­jar de pe­so.

Al res­pec­to, Pau­li­na Her­nán­dez, nu­tri­cio­nis­ta y je­fa del pro­gra­ma “Vi­vir Bien” de So­de­xo, con­ver­só con La Tri­bu­na y des­ta­có que “des­pués de co­mer, el in­tes­tino su­pri­me una hor­mo­na que con­tro­la el ham­bre lla­ma­da Gre­li­na, pa­ra lue­go li­be­rar otro ti­po de hor­mo­nas “an­ti-ham- bre” que trans­mi­ten al ce­re­bro la se­ñal que in­di­ca que la per­so­na ya se ha ali­men­ta­do y que los nu­trien­tes ya fue­ron ab­sor­bi­dos. Es­te pro­ce­so du­ra al­re­de­dor de 20 mi­nu­tos”.

Be­ne­fi­cios de una ali­men­ta­ción sin pri­sa:

1. Ma­yor sa­cie­dad: nos per­mi­te que­dar con una sen­sa­ción de ha­ber co­mi­do más, por lo que no dan ga­nas de con­su­mir ali­men­tos en­tre ho­ras, más allá de las co­la­cio­nes a me­dia ma­ña­na y en la tar­de. Es ne­ce­sa­rio mas­ti­car bien y to­mar con­cien­cia de que ali­men­tar­se es un pla­cer.

2. Con­trol en el pe­so: co­mer más len­to re­gu­la nues­tro pe­so, ya que nos per­mi­te in­ge­rir una can­ti­dad ade­cua­da de ali­men­tos se­gún nues­tras ne­ce­si­da­des y no que­dar con ham­bre, así evi­ta­mos los cua­dros an­sio­sos y co­mer en ex­ce­so. 3. Di­ges­tión efi­cien­te: mas­ti­car es esen­cial en es­te pro­ce­so. Cuan­do tra­ga­mos ali­men­tos de ma­yor ta­ma­ño, obli­ga­mos al es­tó­ma­go a es­for­zar­se más en eje­cu­tar la di­ges­tión, se­gre­gan­do más ju­gos gás­tri­cos. Es­te pun­to afec­ta di­rec­ta­men­te a quie­nes tie­nen pro­ble­mas de gas­tri­tis y úl­ce­ras gás­tri­cas. 4. Me­jo­ras a la sa­lud en ge­ne­ral: ayu­da a cui­dar la sa­lud den­tal, evi­tan­do las ca­ries; per­mi­te que los nu­trien­tes de los ali­men­tos se sin­te­ti­cen me­jor, y me­jo­ra nues­tro áni­mo per­mi­tien­do un es­ta­do de cal­ma.

“La cla­ve fun­da­men­tal pa­ra ha­cer efec­ti­vo es­te há­bi­to ali­men­ti­cio es mas­ti­car bien los ali­men­tos an­tes de tra­gar­los. Es­to nos per­mi­te reducir la in­ges­ta de ca­lo­rías y a la vez nos ayu­da a adel­ga­zar”, se­ña­la Her­nán­dez.

34% DE LOS HA­BI­TAN­TES de la pro­vin­cia de Bio­bío tie­ne so­bre­pe­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.