Ad­vier­ten ries­gos por pe­rros va­gos en Pla­za de Ar­mas an­ge­li­na

De­nun­cian­tes ase­gu­ran que es­tu­vie­ron a pun­to de ser ata­ca­dos por 10 ca­nes.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA - Mar­cos Sar­mien­to pren­sa@la­tri­bu­na.cl

Ape­sar que la si­tua­ción no pa­só a ma­yo­res, dos an­ge­li­nos no qui­sie­ron de­jar pa­sar la opor­tu­ni­dad de ad­ver­tir a la co­mu­ni­dad, so­bre la pe­li­gro­si­dad que re­vis­ten al­gu­nos pe­rros va­gos que ha­bi­tan o me­ro­dean la Pla­za de Ar­mas de la ca­pi­tal pro­vin­cial.

Un úl­ti­mo he­cho los mo­ti­vó pa­ra ha­cer pú­bli­co el asun­to, en el cual uno de ellos se vio di­rec­ta­men­te im­pli­ca­do, ya que es­tu­vo –su­pues­ta­men­te- a mi­nu­tos de ser mor­di­do por una jau­ría de pe­rros.

El po­si­ble afec­ta­do, iden­ti­fi­ca­do co­mo, Jo­sé He­rre­ra (65), re­la­tó la si­tua­ción re­gis­tra­da la se­ma­na pa­sa­da.

“Eran co­mo las 20:30 cuan­do iba a bus­car a mi se­ño­ra, ins­tan­te en el que pa­so cer­ca de la Pla­za y me sa­len entre 7 a 10 pe­rros. La suer­te pa­ra mí, es que ha­bían unos jó­ve­nes que an­da­ban en pa­ti­ne­ta, quie­nes vi­nie­ron a de­fen­der­me, in­ti­mi­dan­do a los pe­rros”, re­la­tó.

Con­sul­ta­do so­bre si reali­zó al­gu­na ac­ción que pu­do ge­ne­rar el enojo de los ani­ma­les, el hom­bre de 65 años des­car­tó la me­di­da, ase­gu­ran­do que le gus­tan los ca­nes y que –in­clu­so- ha te­ni­do de mas­co­tas.

“Yo lo des­car­to to­tal­men­te. Soy una per­so­na ma­yor, có­mo voy a an­dar pro­vo­can­do a es­tos ani­ma­les. He in­clu­so yo he te­ni­do pe­rros, me tu­ve que des­ha­cer de ellos –ex­clu­si­va­men­te- por­que me tu­ve que cam­biar de ca­sa”, jus­ti­fi­có.

Asi­mis­mo, He­rre­ra, des­cri­bió có­mo es el mo­do de ope­ra­ción de los ma­mí­fe­ros, re­sal­tan­do que siem­pre si­guen las in­di­ca­cio­nes de un su­pues­to lí­der.

“Me pa­re­ce que tie­nen una es­pe­cie de ma­cho al­fa, el que em­pie­za a la­drar a la­drar, pa­ra lue­go apa­re­cer de entre los ma­to­rra­les –prác­ti­ca­men­teu­na tur­ba de pe­rros”, en­fa­ti­zó.

En tan­to, su acom­pa­ñan­te de nom­bre, Ale­jan­dro Rio­se­co, que tam­bién ase­gu­ró ha­ber si­do víc­ti­ma de un ca­si ata­que de los ca­nes, co­men­tó de es­ta ma­ne­ra un epi­so­dio si­mi­lar.

“A mí tam­bién me in­ten­ta­ron ata­car entre 3 a 4 pe­rros en el lu­gar. En esa opor­tu­ni­dad los cui­da­do­res de au­tos me ayu­da­ron, sino otro ha­bría si­do el cuen­to. Yo só­lo iba con una bol­si­ta, al­go aga­cha­do, que qui­zás los in­ti­mi­dó”, ar­gu­men­tó.

Por úl­ti­mo, se les con­sul­tó si cul­pan a al­guien del he­cho, por­que cla­ra­men­te los pe­rros no son los res­pon­sa­bles, am­bos men­cio­na­ron que el mu­ni­ci­pio po­dría ha­cer ges­tio­nes ten­dien­tes a con­tro­lar la si­tua­ción, con la fi­na­li­dad de lle­var a los ani­ma­les a un ca­nil.

“Hay que po­ner­le re­me­dio al asun­to, por­que es gra­ve. Yo que­dé al­go ner­vio­so por el te­ma. Por ello, pien­so que el mu­ni­ci­pio po­dría ha­cer al­go al res­pec­to, con sus au­to­ri­da­des”, pre­ci­só Rio­se­co.

Re­co­gien­do el co­men­ta­rio del ve­cino, el dia­rio de la pro­vin­cia se co­mu­ni­có con la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Los Án­ge­les, des­de don­de la mé­di­co ve­te­ri­na­rio de la Di­vi­sión de Zoo­no­sis de la Di­rec­ción de Me­dioam­bien­te, Jaz­mín Bas­ti­das, en­tre­gó los pa­sos a se­guir an­te un ani­mal agre­si­vo.

“La per­so­na que se ve ame­na­za­da por al­gún pe­rro, ya sea en es­te ca­so en la pla­za o en otra par­te de la co­mu­na, lo pri­me­ro que tie­ne que ha­cer es pre­sen­tar una so­li­ci­tud a la Ofi­ci­na de Par­tes. Es­te re­que­ri­mien­to lle­ga a no­so­tros, y va­mos con un ins­pec­tor al lu­gar. (…) Si son va­gos los de­ri­va­mos al ca­nil, pe­ro si es­tán chi­pia­dos ve­mos el te­ma con sus due­ños. Va­le pre­ci­sar que la ma­yo­ría de es­tos ani­ma­les que an­dan va­gan­do por la co­mu­na, si tie­nen due­ños”, acu­só.

Con la fi­na­li­dad que el he­cho no que­da­ra sin con­tra­par­te, La Tribuna se con­tac­tó con la pre­si­den­ta de la Agru­pa­ción ARAI Adop­ta Los Án­ge­les, Irma Llan­ca­vil, pa­ra con­sul­tar­le si es­ta­ban al tan­to de es­tos – su­pues­tos­pe­rros agre­si­vos. Fue así que la di­ri­gen­te ani­ma­lis­ta ma­ni­fes­tó des­co­no­cer la pre­sen­cia de es­tos ani­ma­les vio­len­tos en la pla­za an­ge­li­na, sin em­bar­go, afir­mó que si han estado al tan­to de otra si­tua­ción si­mi­lar.

“No ten­go co­no­ci­mien­to de aque­llo, pe­ro sí pue­do dar fe que hay un ca­ba­lle­ro al­co- hó­li­co, que tran­si­ta por lo ge­ne­ral por las Vega Te­cha­da, el que ani­ma a sus 3 pe­rros a ata­car a los tran­seún­tes”, pun­tua­li­zó.

Con­sul­ta­da si es nor­mal que los pe­rros va­ga­bun­dos ten­gan com­por­ta­mien­tos agre­si­vos, la pre­si­den­ta de ARAI lo des­car­tó

“No, no creo. Hay al­gu­nos pon­te tú, que uno lo des­co­no­ce por­que lle­gan ya de gran­des, por­que los han bo­ta­do o se han per­di­do cuan­do es­ta­ban en ce­lo. Pe­ro que se ha­yan ti­ra­do a las per­so­nas pa­ra na­da, con­clu­yó.

LOS DOS DE­NUN­CIAN­TES del ca­so de­ta­llan­do el lu­gar exac­to des­de don­de apa­re­cie­ron los ca­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.