La “Marcha In­can­sa­ble” de los ex cons­crip­tos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Una his­tó­ri­ca lu­cha, tan­to a ni­vel na­cio­nal co­mo pro­vin­cial, lle­van desa­rro­llan­do ha­ce años los ex cons­crip­tos del ré­gi­men mi­li­tar, quie­nes han in­ten­ta­do -por di­ver­sas ins­tan­cias- acre­di­tar que ellos tam­bién fue­ron víc­ti­mas del con­tex­to po­lí­ti­co de la épo­ca, sien­do obli­ga­dos con­tra su vo­lun­tad a per­ma­ne­cer –por años- al in­te­rior de las fi­las del Ejér­ci­to.

Pe­se a ello, los re­sul­ta­dos no han si­do na­da fa­vo­ra­bles, ya que sus reivin­di­ca­cio­nes no han si­do es­cu­cha­das por los go­ber­nan­tes, tan­to de de­re­cha e iz­quier­da, los que se han de­sen­ten­di­do –to­tal­men­te- de las obli­ga­cio­nes con­trac­tua­les y so­cia­les, que sig­ni­fi­có que es­tos jó­ve­nes pro­lon­ga­ran su ser­vi­cio mi­li­tar.

En los úl­ti­mos días se ge­ne­ró otra avan­za­da de los ex cons­crip­tos, es­pe­cí­fi­ca­men­te, de los per­te­ne­cien­tes a la pro­vin­cia de Bio­bío, quie­nes en ba­se a un es­tu­dio rea­li­za­do a ni­vel na­cio­nal, que bus­ca acre­di­tar dis­tin­tas vul­ne­ra­cio­nes a sus de­re­chos, co­men­ta­ron en una en­tre­vis­ta di­fun­di­da por Ra­dio San Cris­tó­bal (97.5 FM), que un nú­me­ro no me­nor de ellos fue abu­sa­do se­xual­men­te.

La ase­ve­ra­ción y el tes­ti­mo­nio que reali­zó su pre­si­den­te, Juan Díaz, pro­vo­có di­ver­sas reac­cio­nes en los di­fe­ren­tes es­pec­tros de la co­mu­ni­dad bio­ben­se, quie­nes -en su ma­yo­ría- so­li­da­ri­za­ron con la si­tua­ción de los ex jó­ve­nes sol­da­dos.

Pe­se a ello, las agru­pa­cio­nes y en­ti­da­des de de­re­chos hu­ma­nos lo­ca­les no mos­tra­ron la mis­ma pos­tu­ra, en­tre­gan­do una de­cla­ra­ción prác­ti­ca­men­te bi­po­lar, di­cien­do por un la­do en­ten­dían la si­tua­ción que les to­có vi­vir a los ex cons­crip­tos y por en­de sus de­man­das, sin em­bar­go, no con­sen­tían en que ac­ce­die­ran a una re­pa­ra­ción ba­jo las mis­mas con­di­cio­nes que las víc­ti­mas de vio­len­cia del Estado.

Más allá de ello, y que pue­de ser en­ten­di­ble, de­bi­do a que aún es un te­ma sen­si­ble las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, ya es ho­ra que el Estado se ha­ga car­go de es­ta pe­ti­ción que lle­van por años los ex cons­crip­tos, que va mu­cho más allá de una –sim­ple- reivin­di­ca­ción eco­nó­mi­ca, sino más bien de es­ta­ble­cer –his­tó­ri­ca­men­te- que es­tos jó­ve­nes sol­da­dos más que vic­ti­ma­rios, fue­ron otras víc­ti­mas de la re­pre­sión po­lí­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.