In­te­gra­ción la­bo­ral

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - An­drés Mö­ller

Sa­ber qué es la in­te­gra­ción la­bo­ral y a quié­nes que­re­mos in­te­grar cuan­do usa­mos es­te con­cep­to, son pre­gun­tas bá­si­cas, pe­ro ne­ce­sa­rias de plan­tear­se al de­fi­nir es­te ob­je­ti­vo co­mo un desafío pa­ra las em­pre­sas.

En­ten­de­mos que la in­te­gra­ción la­bo­ral es un puen­te que abre puer­tas a quie­nes no han po­di­do ac­ce­der al mer­ca­do la­bo­ral for­mal. Sin du­das, po­ten­ciar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des de las per­so­nas es un apor­te pa­ra la so­cie­dad en su con­jun­to, es­pe­cial­men­te pa­ra aque­llos quie­nes ven el ac­ce­so a un tra­ba­jo es­ta­ble co­mo un desafío in­fran­quea­ble.

Pen­se­mos, por ejem­plo, en la in­te­gra­ción la­bo­ral de per­so­nas con an­te­ce­den­tes pe­na­les. Un pues­to de tra­ba­jo es­ta­ble, en es­tos ca­sos, pue­de lle­gar a mar­car la di­fe­ren­cia entre se­guir un ca­mino que los mar­gi­na, vol­ver a de­lin­quir, y la es­ta­bi­li­dad que pue­den nun­ca ha­ber co­no­ci­do en su his­to­ria de vi­da, con po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to pro­fe­sio­nal y per­so­nal. Es ahí don­de el apor­te a la so­cie­dad que po­de­mos rea­li­zar co­mo em­pre­sa, se pue­de apre­ciar cla­ra­men­te, tan­to a la per­so­na co­mo al co­lec­ti­vo.

Se­gún ci­fras de Se­na­dis, só­lo un 19% de quie­nes tie­nen una dis­ca­pa­ci­dad men­tal en Chi­le tie­nen un tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do y ge­ne­ral­men­te ac­ce­den a es­te en con­di­cio­nes pre­ca­rias. La mis­ma ins­ti­tu­ción, se­ña­la que hay cer­ca de 600 mil per­so­nas que tie­nen es­ta con­di­ción en el país. Un tra­ba­jo es­ta­ble pa­ra al­guien de es­te gru­po, re­pre­sen­ta más que só­lo un suel­do a fin de mes, en mu­chos ca­sos es la mo­ti­va­ción pa­ra le­van­tar­se en las ma­ña­nas, te­ner un sen­ti­do que al mis­mo tiem­po per­mi­te evi­tar la mar­gi­na­li­dad.

Po­ten­ciar la di­fe­ren­cia co­mo una ven­ta­ja es al­go que só­lo re­quie­re el es­fuer­zo de par­te de las em­pre­sas. Es­to es evi­den­te en el ca­so de los tra­ba­ja­do­res de la ter­ce­ra edad que quie­ren man­te­ner­se ac­ti­vos, ya sea por la ne­ce­si­dad de un suel­do u otras ra­zo­nes. Los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res del es­tu­dio “Es­tu­dio Per­so­nas ma­yo­res y tra­ba­jo USACH”, se­ña­lan que las per­so­nas ma­yo­res que tra­ba­jan tie­nen una al­ta va­lo­ra­ción por brin­dar un ser­vi­cio de ex­ce­len­cia, y tie­nen una gran preo­cu­pa­ción por la ca­li­dad del tra­ba­jo, cap­tu­ran­do así las pre­fe­ren­cias de los clien­tes. To­man­do en con­si­de­ra­ción es­tos da­tos, sa­be­mos que ellos re­pre­sen­tan una gran po­si­bi­li­dad pa­ra quie­nes en­tre­ga­mos ser­vi­cios di­fe­ren­cia­dos.

Co­mo Gru­po Eu­len Chi­le he­mos re­co­rri­do un im­por­tan­te ca­mino en es­ta área. El tra­ba­jo en con­jun­to con di­ver­sas fun­da­cio­nes, ta­les co­mo Ros­tros Nue­vos, Pro­yec­to B y Em­plea, nos ha per­mi­ti­do con­tar con he­rra­mien­tas que nos acer­can a uno de nues­tros prin­ci­pa­les ob­je­ti- vos: con­tri­buir al desa­rro­llo so­cial, siem­pre ba­jo un fuer­te com­pro­mi­so pro­fe­sio­nal guia­do por la efi­ca­cia, la in­no­va­ción y la éti­ca.

Es así co­mo, al ha­blar de in­te­gra­ción y acep­tar­la co­mo desafío, he­mos iden­ti­fi­ca­do la di­fe­ren­cia en no­so­tros mis­mos. La in­te­gra­ción, co­mo con­cep­to, nos pi­de acep­tar la di­ver­si­dad de ca­da per­so­na en sus di­fe­ren­cias, sus po­ten­cia­les y ca­pa­ci­da­des. En es­ta acep­ta­ción de la di­ver­si­dad, las em­pre­sas po­de­mos en­con­trar un es­pa­cio pa­ra cre­cer y dar un va­lor agre­ga­do tan­to a nues­tros clien­tes, co­mo tam­bién a tra­ba­ja­do­res y a la so­cie­dad en ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.