La ten­ta­ción de es­cri­bir

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

Mis lec­to­res han leí­do una afir­ma­ción mía que la re­pi­to in­can­sa­ble­men­te: “Los pue­blos no triun­fan”. Y lue­go, pa­ra ex­pli­car aún más es­ta, mi ver­dad, re­pi­to in­can­sa­ble­men­te que, “se­rán los lí­de­res quie­nes fra­ca­sa­rán o triun­fa­rán, pe­ro los pue­blos, no”.

En vir­tud de lo an­te­rior, mis lec­to­res com­pren­de­rán la ten­ta­ción que ten­go de ha­blar de Fi­del y el pue­blo cu­bano. Es una ma­te­ria de lar­go análisis po­lí­ti­co, so­cio­ló­gi­co e his­tó­ri­co. Po­lí­ti­co, por los al­can­ces lo­gra­do en ese ám­bi­to la, “re­vo­lu­ción”. So­cio­ló­gi­co, por las con­se­cuen­cias so­cia­les e his­tó­ri­cas por­que, sin du­da al­gu­na, es un fe­nó­meno que tie­nen po­cos pa­ran­go­nes en la vi­da del hom­bre. Go­ber­nar, du­ran­te 50 o más años, es una no­ve­dad. Cier­tas mo­nar­quías in­gle­sas han lo­gra­do tal record, (La Rei­na Vic­to­ria y su des­cen­dien­ta, Rei­na Isa­bel, su­pe­raron el me­dio si­glo), pe­ro no se com­pa­ran con el des­tino que ca­da uno dio a sus pue­blos. En In­gla­te­rra, quien go­bier­ne, po­drá es­tar 50 años más en el po­der, en Cu­ba, el que lle­gue, du­do, que es­té más de un lus­tro.

Pe­ro el ma­yor pro­ble­ma de Fi­del es el día es­co­gi­do pa­ra mo­rir. En una con­ver­sa­ción de te­mas po­lí­ti­cos, (¿ ha­brá con­ver­sa­do al­gu­na vez de otra co­sa?), re­co­no­cía que “Pinochet ha si­do un enemi­go di­fí­cil”. (Mo­rir el mis­mo día que se re­cor­da­ba el na­ci­mien­to de Pinochet, lo de­be te­ner lo­co. Uno na­ce, el otro mue­re. Te­rri­ble, sin du­da)…. Es­to lo ex­pre­sa­ba se­ma­nas des­pués de ha­ber­se des­cu­bier­to las ar­mas de Ca­rri­zal Ba­jo. De­ce­nas de mi­les de fu­si­les, bom­bas san­grien­tas, me­tra­lla, mu­ni­ción, pa­ra ar­mar unas Farc crio­llas. Fi­del, es­ta­ba fu­rio­so. Y no era pa­ra me­nos por­que su “aman­te” del mo­men­to, Moscú, le exi­gía re­sul­ta­dos con Chi­le. No lo­gró na­da. Y lo peor, es que cuan­do cul­mi­na­ba el Ré­gi­men Mi­li­tar, caía es­tre­pi­to­sa­men­te el Mu­ro de Ber­lín, tam­bién caía la URSS y se que­da­ba so­lo, po­bre y aban­do­na­do. Lue­go, enamo­ra­ría a los ve­ne­zo­la­nos, Chá­vez más con­cre­ta­men­te, y vi­vi­ría otros 15 años sa­cán­do­le pla­ta al Ori­no­co. Muer­to su aman­te bolivariano, co­mien­za a mi­rar a EEUU. Es lo úni­co que le iba que­dan­do. Por lo de­más, ya es­ta­ba vie­jo y feo. USA, le ex­tien­de las ma­nos tem­blo­ro­sas a Oba­ma y per­mi­te a Cu­ba so­bre­vi­vir.

Lar­ga his­to­ria. Cu­rio­sa his­to­ria. Fra­ca­sa­da his­to­ria. Sin em­bar­go, Fi­del es un lí­der. De­ja a su país en ma­las con­di­cio­nes pe­ro con alia­dos, es­pe­cial­men­te los so­cia­lis­tas del con­ti­nen­te, llo­ran­do su par­ti­da. Mu­chos go­ber­nan­tes ya es­tán via­jan­do a los ho­no­res pós­tu­mos. Evo, Co­rrea de Ecua­dor, Ma­du­ro por cier­to, el ni­ca­ra­güen­se, Da­niel Or­te­ga, que an­da con su mu­jer a cues­ta, (Fi­del las es­con­dió..), nues­tra Michelle, con una ten­ta­ción enor­me de ir al encuentro de an­ti­guos ca­ma­ra­das, que sin du­da al­gu­na se da­rán ci­ta en La Ha­ba­na, otros, co­mo el lí­der de Co­rea del Nor­te, que ve en la muer­ta de Fi­del, un hom­bre com­pren­si­vo con su dic­ta­du­ra ab­so­lu­ta que lo man­tie­ne en el po­der… en fin, un gru­po, ( que ya son me­nos en el mun­do ), que vi­vi­rán ese mo­men­to his­tó­ri­co, que lo se­rá, de des­pe­di­da y ví­to­res mar­xis­tas. Si hu­bie­se estado Cristina Fer­nán­dez en Ar­gen­ti­na, ya es­ta­ría en Cu­ba, acom­pa­ña­da de Ma­ra­do­na, es­te úl­ti­mo, ha­bi­tué de la is­la en su afán por de­jar las dro­gas.

Pe­ro, ya lo di­go, en vi­da fue un lí­der. In­clu­so con­ven­ció al “Che” pa­ra que se fue­ra a con­quis­tar Bo­li­via. No le en­tre­gó ayu­da al­gu­na. Des­te­rra­do en Ñan­cahua­zú, el Che so­ña­ba con un pe­da­zo de pan. Nun­ca lle­gó y mu­rió. Re­pa­tria­do su cuer­po, lo tí­pi­co, glo­ria al caí­do. Uno me­nos en los afa­nes de li­de­raz­go cu­bano.

Tu­ve opor­tu­ni­dad de sa­lu­dar­lo. Me lo pre­sen­tó Ga­briel Val­dés en San pa­blo Bra­sil. Se jun­ta­ron dos asam­bleas, una de go­ber­nan­tes la­ti­noa­me­ri­ca­nos y otra, del Par­la­men­to tam­bién la­ti­noa­me­ri­cano. Hu­bo un encuentro con­jun­to. Fi­del se sen­tía in­có­mo­do. Lue­go de una me­dia ho­ra de sa­lu­dos, se di­sol­vió to­do. Fi­del apro­ve­chó pa­ra sa­lir rá­pi­do del lu­gar. Un par de co­men­ta­rios y adiós.

Pe­ro el ma­yor pro­ble­ma de Fi­del es el día es­co­gi­do pa­ra mo­rir. En una con­ver­sa­ción de te­mas po­lí­ti­cos, (¿ha­brá con­ver­sa­do al­gu­na vez de otra co­sa?), re­co­no­cía que “Pinochet ha si­do un enemi­go di­fí­cil”. (Mo­rir el mis­mo día que se re­cor­da­ba el na­ci­mien­to de Pinochet, lo de­be te­ner lo­co. Uno na­ce, el otro mue­re. Te­rri­ble, sin du­da)…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.