¡Va­mos al Jar­dín In­fan­til!

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - An­drea Sal­da­ña León Di­rec­to­ra Re­gio­nal Jun­ji Bio­bío

En es­ta eta­pa se ges­tan los pro­ce­sos de apren­di­za­je que los mar­ca­rán para to­da su vi­da en lo cog­ni­ti­vo y so­cial.

En el mar­co del com­pro­mi­so pre­si­den­cial de au­men­tar la co­ber­tu­ra de edu­ca­ción par­vu­la­ria a ni­ños y ni­ñas des­de sus pri­me­ros años de vi­da y en el pe­núl­ti­mo mes del año 2016, quie­ro en­fa­ti­zar la im­por­tan­cia de co­no­cer los be­ne­fi­cios de la edu­ca­ción ini­cial. A di­fe­ren­cia de lo que se pue­de apren­der en la fa­mi­lia y en el ho­gar que es muy trans­cen­den­tal, el Jar­dín In­fan­til per­mi­te a los ni­ños y ni­ñas desa­rro­llar­se en un en­torno con otros pa­res y apren­der a com­par­tir. El ser hu­mano, des­de sus pri­me­ros años de vi­da, em­pie­za a des­cu­brir el mundo ex­te­rior, en­fren­tán­do­se a los de­más, apren­dien­do a pen­sar, a ju­gar y a tra­ba­jar en co­mún. De es­ta forma, des­de la sa­la cu­na, los pár­vu­los co­no­cen un nuevo mundo, su se­gun­do ho­gar, don­de des­cu­bren un lu­gar he­cho a su ta­ma­ño, en un uni­ver­so de pri­me­ra “so­cia­li­za­ción”, con ac­ti­vi­da­des de gru­po, que es­ti­mu­lan el es­fuer­zo y acos­tum­bran a la dis­ci­pli­na. Las can­cio­nes, los jue­gos, las ex­plo­ra­cio­nes, agu­di­zan la ima­gi­na­ción y desa­rro­llan su ex­pre­sión, ma­ni­fes­tan­do su crea­ti­vi­dad, sus po­si­bi­li­da­des y sus ta­len­tos, si­tuar­se a sí mis­mo fren­te a los de­más y a la co­mu­ni­dad, es­ta­ble­cer re­la­cio­nes más equi­li­bra­das con su mundo fa­mi­liar y, afir­mar su per­so­na­li­dad.

La im­por­tan­cia de que los ni­ños y ni­ñas asis­tan al Jar­dín in­fan­til es por­que en es­ta eta­pa se ges­tan los pro­ce­sos de apren­di­za­je que los mar­ca­rán para to­da su vi­da en lo cog­ni­ti­vo y so­cial. Así de de­ter­mi­nan­te se­ría para un ni­ño ac­ce­der a la edu­ca­ción par­vu­la­ria. To­dos los ni­ños y ni­ñas de­be­rían te­ner la po­si­bi­li­dad de asis­tir al jar­dín in­fan­til, siem­pre y cuan­do el lu­gar ele­gi­do cuen­te con una in­fra­es­truc­tu­ra y un plan de tra­ba­jo que le re­por­te más y di­ver­sos be­ne­fi­cios.

La edu­ca­ción gra­tui­ta y de ca­li­dad ya es una reali­dad y por ello, in­vi­ta­mos a las fa­mi­lias a des­cu­brir el mundo del jar­dín in­fan­til. Ya abri­mos el pro­ce­so de ins­crip­ción de ma­ne­ra gra­tui­ta, bajo el le­ma “¡Va­mos al Jar­dín!. El Go­bierno de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let ha he­cho una gran in­ver­sión pú­bli­ca en pri­me­ra in­fan­cia. So­bre to­do apun­tan­do a la edu­ca­ción par­vu­la­ria que es ele­men­tal en los pri­me­ros años de vi­da, ya que es la ba­se que le ser­vi­rá a los ni­ños y ni­ñas para to­da su vi­da. Es­ta­mos ha­cien­do un gran es­fuer­zo en au­men­tar la co­ber­tu­ra pú­bli­ca con sa­las cu­na y jar­di­nes in­fan­ti­les a es­tán­da­res de la OCDE y avan­zan­do en ca­li­dad pe­da­gó­gi­ca, que se re­fie­re a po­ner a los ni­ños y ni­ñas co­mo pro­ta­go­nis­ta de sus apren­di­za­jes.

Por los ni­ños y ni­ñas se­gui­mos tra­ba­jan­do en el for­ta­le­ci­mien­to de la edu­ca­ción pú­bli­ca des­de la pri­me­ra in­fan­cia, ya que to­dos los es­ta­ble­ci­mien­tos que es­ta­mos cons­tru­yen­do cum­plen con al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad, lo que im­pli­ca una ade­cua­da ar­qui­tec­tu­ra a es­ca­la del ni­ño y per­so­nal ca­li­fi­ca­do con me­jo­res con­di­cio­nes para su desem­pe­ño y desa­rro­llo pro­fe­sio­nal, en­tre otros as­pec­tos.

El pro­ce­so de ins­crip­ción a sa­las cu­na y jar­di­nes in­fan­ti­les se ex­ten­de­rá has­ta el 15 de enero de 2017. Para ins­cri­bir­se, las fa­mi­lias so­lo de­ben acudir a la sa­la cu­na o jar­dín in­fan­til de su pre­fe­ren­cia —por ejem­plo, cer­cano al do­mi­ci­lio o lu­gar de tra­ba­jo. Al mo­men­to de la ins­crip­ción se de­be pre­sen­tar la cé­du­la de iden­ti­dad del apo­de­ra­do o pa­sa­por­te, en ca­so de que seas ex­tran­je­ro —do­cu­men­to que no es re­qui­si­to si se en­cuen­tra en si­tua­ción irre­gu­lar o re­fu­gia­do— y el cer­ti­fi­ca­do o par­ti­da de na­ci­mien­to de la ni­ña o ni­ño. Si no tie­ne es­tos do­cu­men­tos al mo­men­to de la ins­crip­ción, se pue­den pre­sen­tar pos­te­rior­men­te.

Tam­bién es­tán dis­po­ni­bles en to­da la Re­gión del Bio­bío, los jar­di­nes in­fan­ti­les vía trans­fe­ren­cia de fon­dos y to­dos los pro­gra­mas edu­ca­ti­vos de la Jun­ji, para que su hi­jo e hi­ja sea par­te de la edu­ca­ción par­vu­la­ria. Co­mo ins­ti­tu­ción, no po­de­mos de­jar de la­do y mu­cho me­nos ol­vi­dar bajo pre­mi­sa al­gu­na, que co­mo ser­vi­do­res pú­bli­cos, nos de­be­mos a la co­mu­ni­dad y a la edu­ca­ción des­de el co­mien­zo. Nues­tro com­pro­mi­so hoy con fuer­za es la in­clu­sión: de­be­mos ase­gu­rar que, in­de­pen­dien­te­men­te de su ori­gen, con­di­ción, his­to­ria o lu­gar de re­si­den­cia, to­da ni­ña y to­do ni­ño ten­ga de­re­cho a ser in­clui­do en un pro­ce­so edu­ca­ti­vo de ca­li­dad, en el que ac­ce­da a ex­pe­rien­cias de apren­di­za­je y bie­nes­tar in­te­gral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.