Fi­del Cas­tro no ha muerto

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Max Silva Ab­bott Doc­tor en De­re­cho Pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía del De­re­cho Uni­ver­si­dad San Sebastián

Ver­da­de­ra cons­ter­na­ción ha cau­sa­do en Iberoamérica y en bue­na par­te del mundo la muer­te de es­te co­no­ci­do e in­flu­yen­te dic­ta­dor, al pun­to que las ala­ban­zas y mues­tras de apre­cio no de­jan de sor­pren­der, to­man­do en cuen­ta el ver­da­de­ro le­ga­do del per­so­na­je.

Hay que de­cir­lo cla­ro: Fi­del Cas­tro ha si­do uno de los peo­res dic­ta­do­res de la his­to­ria, his­to­ria que si no re­sul­ta fal­sea­da, no lo ab­sol­ve­rá. Con to­do, las reac­cio­nes que ha ge­ne­ra­do su muer­te al me­nos sir­ven para sa­ber quién es quién en el ac­tual ta­ble­ro po­lí­ti­co.

En efec­to, lla­ma pro­fun­da­men­te la aten­ción que mu­chos que se di­cen de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos a ul­tran­za, no ha­yan aho­rra­do ha­la­gos y mues­tras de ad­mi­ra­ción por un ti­rano que ha vio­la­do sis­te­má­ti­ca­men­te los de­re­chos de sus ciu­da­da­nos –ha­cien­do re­tro­ce­der a Cuba prácticamente al si­glo XIX al su­mir­la en una po­bre­za pau­pé­rri­ma–, al pun­to que mu­chí­si­mos han muerto ajus­ti­cia­dos por el ré­gi­men, han si­do en­car­ce­la­dos o han preferido arries­gar su vi­da al lí­mi­te para in­ten­tar huir de la is­la.

Es­tas ala­ban­zas no pue­den ser más con­tra­dic­to­rias, pues si de ver­dad se cree en los de­re­chos hu­ma­nos, se los de­fen­de­rá don­de sea y por lo mis­mo, se con­de­na­rán sus vio­la­cio­nes tam­bién don­de sea: el com­pa­draz­go aquí no tie­ne ca­bi­da. Mas lo an­te­rior exi­ge no so­lo creer de ver­dad en es­tos de­re­chos, sino tam­bién que ellos sean una fi­na­li­dad cla­ve de la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca.

Por el con­tra­rio, si es­tos de­re­chos son con­ce­bi­dos só­lo co­mo ins­tru­men­tos para lle­gar al po­der, co­mo es­tra­te­gia de lu­cha con­tra los ad­ver­sa­rios y no co­mo un ver­da­de­ro lí­mi­te a ese mis­mo po­der que tan­to se an­sía, ello quie­re de­cir que es­tos de­re­chos se in­vo­can no en vir­tud de sí mis­mos, sino de quién ac­túe a su res­pec­to. De es­ta ma­ne­ra, se­rán siem­pre des­co­no­ci­dos fla­gran­te­men­te por los enemi­gos, y res­pe­ta­dos re­li­gio­sa­men­te por los ca­ma­ra­das.

En con­se­cuen­cia, la muer­te de Fi­del Cas­tro mues­tra cla­ra­men­te, a la luz de las reac­cio­nes de unos y otros, para quié­nes los de­re­chos hu­ma­nos son real­men­te un fin y no un sim­ple me­dio. Es por eso que para es­tos úl­ti­mos, la fi­gu­ra de es­te dic­ta­dor es­tá más vi­va que nun­ca, y es a su mo­de­lo de so­cie­dad a la que nos quie­ren lle­var, por mu­cho que intenten di­si­mu­lar­lo, pues en ca­so con­tra­rio, sus ala­ban­zas no ten­drían sen­ti­do.

To­do lo cual no se­ría tan gra­ve si no fue­ra por­que mi­ran­do la ver­da­de­ra his­to­ria, el co­mu­nis­mo ha fra­ca­sa­do en to­do el mundo y no ha traí­do más que po­bre­za, co­rrup­ción y una es­pan­to­sa vio­len­cia. De ahí que re­sul­te lla­ma­ti­vo que a pe­sar de to­da el agua que ha co­rri­do bajo los puen­tes, aún per­sis­tan mi­li­tan­tes de es­ta ten­den­cia, pues si bien re­sul­ta cla­ro que el ca­pi­ta­lis­mo tie­ne sus pro­ble­mas, el co­mu­nis­mo ha de­mos­tra­do ser una vía muer­ta.

La muer­te de Fi­del Cas­tro mues­tra cla­ra­men­te, a la luz de las reac­cio­nes de unos y otros, para quié­nes los de­re­chos hu­ma­nos son real­men­te un fin y no un sim­ple me­dio. Es por eso que para es­tos úl­ti­mos, la fi­gu­ra de es­te dic­ta­dor es­tá más vi­va que nun­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.