Ciu­da­da­nía y edu­ca­ción fí­si­ca

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN - Dr. Héc­tor Tru­ji­llo G. Aca­dé­mi­co Fa­cul­tad de Edu­ca­ción Uni­ver­si­dad Cen­tral

La ciu­da­da­nía se cons­tru­ye so­bre la ba­se del in­ter­cam­bio hu­mano en­tre per­so­nas que se iden­ti­fi­can, sea co­mo gru­po ét­ni­co o co­mo na­ción; cul­ti­van for­mas de vi­da co­mún, con­vi­ven y es­ta­ble­cen su pro­pia red de re­la­cio­nes, lle­gan­do a crear de­re­chos y de­be­res que los ca­rac­te­ri­zan.

A dia­rio, las no­ti­cias nos gol­pean con pér­di­das que afec­tan la mo­ral de la vi­da ciu­da­da­na. Ve­mos per­der­se la éti­ca en las al­tas es­fe­ras de la vi­da na­cio­nal, so­cial, eco­nó­mi­ca, cul­tu­ral, po­lí­ti­ca o re­li­gio­sa.

No ca­be du­da que la edu­ca­ción de­be y pue­de ha­cer al­go por la for­ma­ción de la ju­ven­tud ciu­da­da­na, la mis­ma que a fu­tu­ro de­be­rá con ur­gen­cia y madurez, res­tau­rar la mo­ral y re­po­ner el res­pe­to a la éti­ca y la jus­ti­cia en las re­la­cio­nes hu­ma­nas. En es­te sen­ti­do, la edu­ca­ción fí­si­ca co­mo par­te del cu­rrí­cu­lum es­co­lar, de­be pro­mo­ver una éti­ca y una pru­den­cia re­crea­ti­vo-ex­pan­si­va que res­guar­de la vi­da y con­tri­bu­ya a in­ter­na­li­zar va­lo­res y ac­ti­tu­des que fa­vo­rez­can el buen vi­vir en un mundo con­vul­sio­na­do por el en­ga­ño, el egoís­mo, la so­bre­va­lo­ra­ción del di­ne­ro y del po­der por en­ci­ma de la jus­ti­cia, de la amis­tad, del ho­nor, la ver­dad y la leal­tad.

El pro­ce­so de en­se­ñan­za– apren­di­za­je de la edu­ca­ción fí­si­ca, co­mo nin­gu­na otra asig­na­tu­ra, tie­ne la po­si­bi­li­dad de pro­du­cir cam­bios a cor­to pla­zo de com­por­ta­mien­tos y ac­ti­tu­des. De­be­mos ser ca­pa­ces de ir a la per­so­na del alumno con prác­ti­cas que imi­tan la vi­da mis­ma, pues la asig­na­tu­ra des­de su di­men­sión hu­ma­nis­ta-mo­triz cuen­ta con he­rra­mien­tas pe­da­gó­gi­cas y con­di­cio­nes va­ló­ri­cas pri­vi­le­gia­das.

¿Pue­de ha­ber al­go más po­si­ti­vo para for­ta­le­cer a una ciu­da­da­nía jo­ven que en­se­ñar­le a lu­char por una so­cie­dad jus­ta y de­mo­crá­ti­ca don­de la par­ti­ci­pa­ción en deportes co­lec­ti­vos, cons­ti­tu­yen una si­tua­ción de vi­da real? Si se da tal si­tua­ción de apren­di­za­je en cla­ses de edu­ca­ción fí­si­ca, con­se­cuen­te­men­te se de­be­rán apli­car las he­rra­mien­tas de eva­lua­ción com­par­ti­das, que im­pli­can la re­fle­xión in­di­vi­dual y co­lec­ti­va, las que pro­du­ci­rán el cam­bio de con­cien­cia en vir­tud del cons­tan­te pro­ce­so edu­ca­ti­vo en ac­ción, cla­se a cla­se, si así se rea­li­za.

Po­de­mos con­cluir que la edu­ca­ción fí­si­ca es una dis­ci­pli­na que no só­lo apo­ya el desa­rro­llo fí­si­co de las per­so­nas en tan­to se­res in­di­vi­dua­les, sino que tam­bién con­tri­bu­ye a fa­vo­re­cer su desa­rro­llo so­cial en su in­ter­ac­ción. Es así que en el apren­di­za­je edu­ca­ti­vo-fí­si­co el hom­bre co­mo la mu­jer apren­den a con­vi­vir con res­pe­to por las de­más per­so­nas, cual­quie­ra sea el es­ta­tus so­cio-eco­nó­mi­co, cul­tu­ral y po­lí­ti­co, si la preparación y la con­cien­cia pe­da­gó­gi­ca del do­cen­te así lo per­mi­te.

¿Pue­de ha­ber al­go más po­si­ti­vo para for­ta­le­cer a una ciu­da­da­nía jo­ven que en­se­ñar­le a lu­char por una so­cie­dad jus­ta y de­mo­crá­ti­ca don­de la par­ti­ci­pa­ción en deportes co­lec­ti­vos, cons­ti­tu­yen una si­tua­ción de vi­da real?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.