Desem­pe­ño de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos ver­sus po­lí­ti­ca

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Se­ría po­si­ti­vo que las nue­vas au­to­ri­da­des co­mu­na­les que asu­men en al­gu­nas co­mu­nas de la pro­vin­cia de Bio­bío, ana­li­cen bien y res­pe­ten los años de carrera que mu­chos de lo que in­te­gran las re­par­ti­cio­nes. No por de­vol­ver un fa­vor o fa­vo­re­cer a una amis­tad, van a des­truir­le la vi­da a un pa­dre o ma­dre de fa­mi­lia.

Ca­da cam­bio de ad­mi­nis­tra­ción pre­si­den­cial o mu­ni­ci­pal se trans­for­ma en la pesadilla de cien­tos de mi­les de fun­cio­na­rios pú­bli­cos a lo lar­go del país. La ra­zón: la nue­va au­to­ri­dad trae a un equi­po de tra­ba­jo a la cual le de­ben re­tri­buir su la­bor en la cam­pa­ña con un pues­to en al­gu­na or­ga­ni­za­ción. Es­to po­ne en ame­na­za a los co­la­bo­ra­do­res de ca­da ins­ti­tu­ción, quie­nes no sa­ben si po­drán con­ti­nuar tra­ba­jan­do pa­sa­do el 31 de di­ciem­bre de ca­da año.

El pro­ble­ma mayor es que, si bien se jus­ti­fi­ca que los je­fes de ga­bi­ne­te, los pe­rio­dis­tas, ad­mi­nis­tra­do­res y to­do aquel que es de la con­fian­za di­rec­ta del je­fe co­mu­nal o del ser­vi­cio se va­ya sin pre­gun­tar, sin em­bar­go, exis­te una can­ti­dad importante de per­so­nas, con­duc­to­res, se­cre­ta­rias, tra­ba­ja­do­res so­cia­les, in­ge­nie­ros, pre­ven­cio­nis­tas y tan­tos otros, que no se de­di­can a la po­lí­ti­ca, si no a tra­ba­jar.

Ac­tual­men­te exis­te un dic­ta­men de Con­tra­lo­ría, que per­mi­ti­ría dar­le se­gu­ri­dad a aque­llos que sien­do bien eva­lua­dos en sus tra­ba­jos, co­rren pe­li­gro. Aho­ra no pue­den ser des­pe­di­dos tan fá­cil­men­te.

Pe­ro más allá de los dic­tá­me­nes de con­tra­lo­ría o las nor­ma­ti­vas que se im­pul­sen a fa­vor de los tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos, lo cier­to es que el dis­cur­so de uni­dad que pro­mue­ven en sus cam­pa­ñas, no se re­fle­ja en sus ac­tos.

Se­ría po­si­ti­vo que las nue­vas au­to­ri­da­des co­mu­na­les que asu­men en al­gu­nas co­mu­nas de la pro­vin­cia de Bio­bío, ana­li­cen bien y res­pe­ten los años de carrera que mu­chos de lo que in­te­gran las re­par­ti­cio­nes. No por de­vol­ver un fa­vor o fa­vo­re­cer a una amis­tad, van a des­truir­le la vi­da a un pa­dre o ma­dre de fa­mi­lia.

Ge­ne­ral­men­te la opi­nión pú­bli­ca es in­jus­ta con el fun­cio­na­rio del Es­ta­do. Mo­les­tan las malas ca­ras con las que atien­den y lo que su­ce­de es que, só­lo otra per­so­na que tra­ba­je en aten­ción de per­so­nas, po­dría en­ten­der lo com­ple­jo y es­tre­san­te de es­tos car­gos y que mu­chas ve­ces, pe­se a lo que se pien­sa, no es­tán re­mu­ne­ra­dos co­mo se ha­ce alar­de en las re­des so­cia­les o al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Exis­ten car­gos po­lí­ti­cos de per­so­nas que se con­tra­tan para no ha­cer ab­so­lu­ta­men­te na­da. No es­tán cla­ros sus ro­les y se de­di­can a abrir­le la puer­ta del au­to a sus “pa­dri­nos” y no es ra­ro ver­los fu­mar en las plazas y ca­lles de la ciu­dad o to­man­do ca­fé, pe­ro el grue­so de los fun­cio­na­rios, so­por­tan ex­ten­sas jor­na­das de aten­ción y pa­pe­le­ría que me­re­cen res­pe­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.