EDU­CAR EN LAS DI­FE­REN­CIAS

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

Se­ñor Di­rec­tor: En no­viem­bre se con­me­mo­ra el Día In­ter­na­cio­nal en con­tra de la Vio­len­cia ha­cia las Mu­je­res y Ni­ñas, lo que me ins­pi­ra a com­par­tir al­gu­nas ideas so­bre la pre­ven­ción de la vio­len­cia de gé­ne­ro en el es­pa­cio de la fa­mi­lia. Co­mo se­ña­lan au­to­ras fe­mi­nis­tas “en su mi­sión de trans­for­mar la ín­do­le del or­den so­cial, el fe­mi­nis­mo em­pie­za en el ho­gar”. En pri­mer lu­gar, por­que en la fa­mi­lia se trans­mi­ten los va­lo­res y normas cul­tu­ra­les, en es­te es­pa­cio el cam­bio cul­tu­ral es po­si­ble de ar­ti­cu­lar, en lo co­ti­diano y des­de la con­cien­cia de ha­ber re­fle­xio­na­do so­bre el pa­pel de ca­da una y de ca­da uno en la cons­truc­ción de ideas y prác­ti­cas que sos­tie­nen el pa­triar­ca­do.

A ni­vel per­so­nal, en nues­tros es­pa­cios co­ti­dia­nos, una de las ac­cio­nes es no to­le­rar las ma­ni­fes­ta­cio­nes de vio­len­cia, por ejem­plo, a tra­vés del “hu­mor” que usa el cuer­po de las mu­je­res co­mo ob­je­to. De es­ta forma va­mos trans­for­ma­do, de­ja­mos de sos­te­ner al pa­triar­ca­do, vi­si­bi­li­zan­do lo que na­tu­ra­li­za y le­gi­ti­ma el con­trol so­bre nues­tros cuer­pos y su­man­do con­cien­cia para cons­truir cam­bios es­truc­tu­ra­les. Con nues­tras hi­jas, en­se­ñar con el ejem­plo a acep­tar y amar nues­tros cuer­pos, sin obli­gar a que és­te de­ba ser de una forma de­ter­mi­na­da, va­lo­ran­do la ri­que­za des­de la que ha­bi­ta­mos el mundo, a tra­vés de nues­tros cuer­pos di­ver­sos.

So­bre el va­lor, más que es­pe­rar que las ins­ti­tu­cio­nes o la so­cie­dad “nos va­lo­re”, el va­lo­rar el apor­te de las mu­je­res y el va­lor de sí mis­ma par­te por no­so­tras, en nues­tros es­pa­cios co­ti­dia­nos, con­mi­go, con mis hi­jas, con mis so­bri­nas, con mis ami­gas, con mis com­pa­ñe­ras, mis co­le­gas.

Con nues­tros hi­jos prac­ti­car el po­ten­ciar la ex­pre­sión de emo­cio­nes, tra­ba­jar la em­pa­tía y la co­la­bo­ra­ción. For­ta­le­cer en la fa­mi­lia un en­torno que sea bien tra­tan­te y nu­tri­ti­vo a ni­vel afec­ti­vo, don­de pri­men la acep­ta­ción in­con­di­cio­nal de to­das y to­dos, el res­pe­to, la ex­pre­sión ex­plí­ci­ta de amor, la va­lo­ra­ción y el re­co­no­ci­mien­to de ca­da una y de ca­da uno de los miem­bros de la fa­mi­lia.

En pa­la­bras de Ma­tu­ra­na, las ni­ñas y ni­ños na­cen amo­ro­sos. En el es­pa­cio de la fa­mi­lia, la cons­truc­ción de una cul­tu­ra del buen trato para to­das y to­dos, es una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta para el cam­bio cul­tu­ral, y así con­tri­buir a de­jar de sos­te­ner ideas y prác­ti­cas pa­triar­ca­les. Ma­ría Eli­sa Neu­mann Vás­quez Psi­có­lo­ga clí­ni­ca y aca­dé­mi­ca Fa­cul­tad de Psi­co­lo­gía Uni­ver­si­dad San Sebastián

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.