Usua­rios de Twit­ter aler­tan que fal­so co­rreo de la PDI si­gue cir­cu­lan­do

Des­de la po­li­cía ci­vil re­cal­ca­ron que las no­ti­fi­ca­cio­nes siem­pre se rea­li­zan de forma pre­sen­cial.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - POLICIAL -

En agos­to pa­sa­do, La Tri­bu­na dio cuen­ta de fal­so co­rreo elec­tró­ni­co en el que la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes en­vía una su­pues­ta ci­ta­ción ju­di­cial a los due­ños de las cuen­tas.

Trans­cu­rri­dos ca­si cin­co me­ses de aque­llo, des­de la ins­ti­tu­ción reite­ra­ron el lla­ma­do a ex­tre­mar las me­di­das de au­to­cui­da­do.

Ello, tras detectar – la ma­ña­na de es­te miér­co­les y a tra­vés de las re­des so­cia­les- que la si­tua­ción aún per­sis­tía.

Lo que en reali­dad su­ce­de es que es­te fal­so co­rreo elec­tró­ni­co no es más que un in­ten­to que bus­ca in­fec­tar compu­tado­res, e in­du­ce a los usua­rios a des­car­gar un su­pues­to ar­chi­vo que con­ten­dría un vi­rus.

Des­de la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes re­cal­ca­ron que la Ins­ti­tu­ción no efec­túa nin­gún ti­po de no­ti­fi­ca­ción a tra­vés de co­rreo elec­tró­ni­co, me­nos si és­tas di­cen re­la­ción con sen- ten­cias o de­nun­cias de ca­rác­ter ju­di­cial, o que ten­gan que ver con el ám­bi­to per­so­nal de los ha­bi­tan­tes.

Las no­ti­fi­ca­cio­nes se rea­li­zan de forma pre­sen­cial, es de­cir, si una per­so­na tie­ne al­gu­na ci­ta­ción para com­pa­re­cer tan­to en la Fis­ca­lía co­mo en al­gún tri­bu­nal, o si necesita pres­tar al­gún ti­po de de­cla­ra­ción ante al­gún fun­cio­na­rio de la PDI, siem­pre se­rá ca­ra a ca­ra.

En ca­so de que un de­tec­ti­ve va­ya a la ca­sa de una de­ter­mi­na­da per­so­na y no la en­cuen­tre, de­ja­rá una in­vi­ta­ción bajo su puer­ta o con al­gún ve­cino ale­da­ño. En torno a es­tos falsos co­rreos elec­tró­ni­cos, ex­pli­ca­ron que se tra­ta de mails ma­li­cio­sos que traen un link. A tra­vés de es­tos, los an­ti­so­cia­les tra­tan de ob­te­ner in­for­ma­ción de cuen­tas ban­ca­rias, re­des so­cia­les o an­te­ce­den­tes per­so­na­les que –en al­gún mo­men­to- pue­den ser uti­li­za­dos en con­tra del usua­rio o co­mo un me­ca­nis­mo para co­me­ter un de­li­to con­tra quien lo des­car­gue.

Se tra­ta­ría de co­rreos ma­si­vos, ge­ne­rán­do­se un de­li­to co­no­ci­do co­mo fis­hing ( pes­ca) y a par­tir de ahí, quie­nes es­tán den­tro de es­tos co­rreos comienzan a es­ta­ble­cer con­sul­tas de cla­ves e in­for­ma­ción per­so­nal.

En ca­so de ha­ber des­car­ga­do el ar­chi­vo, des­de la PDI re­la­ta­ron que se­rá ne­ce­sa­rio eli­mi­nar­lo y uti­li­zar un an­ti­vi­rus ac­tua­li­za­do para lim­piar el compu­tador y evi­tar que el co­rreo vuel­va a ser en­via­do o se vuel­va a des­car­gar en el or­de­na­dor.

Jun­to con ello, lla­ma­ron a acer­car­se al cuar­tel de la PDI y ha­cer la de­nun­cia res­pec­ti­va a to­dos quie­nes ha­yan si­do afec­ta­dos por un de­li­to de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.

Ante es­te ti­po de he­chos, la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes aco­ge la de­nun­cia res­pec­ti­va, la que es tra­ba­ja­da por un es­pe­cia­lis­ta en ma­te­ria de in­for­má­ti­ca, a tra­vés de la bri­ga­da del Ci­ber­cri­men.

Si lle­ga a RE­CI­BIR es­te fal­so co­rreo elec­tró­ni­co, de cuen­ta del he­cho en la Po­li­cía de In­ves­ti­ga­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.