Los evan­gé­li­cos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

La gen­te cer­ca­na a al­guno de los so­cia­lis­mos exis­ten­tes, son va­rios, tie­nen un pro­ble­ma de­li­ca­do: Su op­ción po­lí­ti­ca, la más de las ve­ces, se es­ca­pa de la na­tu­ra­le­za de lo que le ha da­do iden­ti­dad. Ese es el prin­ci­pal mo­ti­vo por el cual, Chi­le y en ge­ne­ral el mun­do, a pe­sar de que en el ini­cio de la vi­da ciu­da­da­na, sus lí­de­res, son to­dos de al­gún ori­gen so­cia­lis­ta, un por­cen­ta­je muy pe­que­ño se man­tie­ne en esa lí­nea en la adul­tez. Re­cuer­do a Re­gis De­bray, en los años se­sen­ta, es­cri­tor del so­cia­lis­mo mar­xis­ta. El Che Gue­va­ra, Fi­del, otros, fue­ron mo­ti­vos de publicaciones ven­di­das en to­do el mun­do. El triun­fo de Mi­te­rrand en Fran­cia, un so­cia­lis­ta que lle­ga a la Pre­si­den­cia de Fran­cia, an­ta­ño re­vo­lu­cio­na­rios, lue­go mo­de­ra­do, ubi­có a De­bray en el cen­tro pe­rio­dís­ti­co de ese go­bierno trans­for­mán­do­se en un fie­ro ad­ver­sa­rio y más que eso, enemi­go, del co­mu­nis­mo. A la con­sul­ta de por­qué ese cam­bio, res­pon­de: “el que no es co­mu­nis­ta a los vein­te años, es por­que no tie­ne co­ra­zón, el que si­gue sién­do­lo a los 40, es por­que no tie­ne ca­be­za”. Ex­pre­sa­ba de es­ta for­ma, los arran­ques emo­cio­na­les, que dan ori­gen a pos­tu­ras pí­rri­cas que, au­sen­tes de fun­da­men­tos só­li­dos, ad­quie­ren ca­li­da­des utó­pi­cas. Tal es­ta­do de co­sas, que de­ses­pe­ra a quien bus­ca una for­ma de em­po­de­rar­se de una idea ac­to o he­cho pro­vo­ca­do, lle­va al o los in­di­vi­duos a bus­car for­mas no ra­cio­na­les pa­ra des­truir la idea con­tra­ria. Lle­gan los gri­tos y las ac­cio­nes des­ti­na­das a pro­vo­car mie­do. Am­bas co­sas, le­jos del es­ta­do de paz és­te, ideal pa­ra que se ex­pla­ye la ra­zón y con ello, la sen­sa­tez. Por ello, la per­so­na mo­de­ra­da no gri­ta ni me­te mie­do. Tam­po­co es la ca­lle su há­bi­tat po­lí­ti­co ni las pan­car­tas su tex­to de con­sul­ta. La ver­dad es que no tie­ne ne­ce­si­dad al­gu­na de vo­ci­fe­rar pues los fun­da­men­tos d su ac­tuar so­cial, siem­pre es­tán re­gi­do por la na­tu­ra­le­za de las co­sas.

A los evan­gé­li­cos, les gri­ta­ron. Los mi­nis­tros se fue­ron sin des­pe­dir­se de na­die en el Te­deum Evan­gé­li­co. La ra­zón, a tra­vés de su pas­to­res mos­tra­ron una ver­dad que so­bre­pa­sa la pro­pia ley del Es­ta­do: su Fe y con­tra ello, na­da ni na­die se im­po­ne.

¿Aca­so la Pre­si­den­ta iría a la Ca­te­dral Evan­gé­li­ca a re­ci­bir los plau­sos por im­pul­sar jun­to a sus par­la­men­ta­rios, el abor­to, el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual y la ley de gé­ne­ro? Si en reali­dad ella pen­só, que al igual que otros años, el Te­deum se­ría un asun­to me­nor pa­ra lue­go apro­ve­char el Do­min­go con su fa­mi­lia, es­ta­ba muy equi­vo­ca­da. Los Evan­gé­li­cos, no tie­nen se­gun­das vo­ces.

Aho­ra el pro­ble­ma es­tá en el otro Te­deum que vie­ne, la Igle­sia Ca­tó­li­ca, que se ex­pre­sa­rá a lo lar­go de to­do Chi­le, co­mo ocu­rrió con los her­ma­nos evan­gé­li­cos. La va­ra que­dó al­ta. Aho­ra bien, pa­ra mu­chos el Te­deum pu­do ha­ber si­do más sen­ci­llo, sin em­bar­go, co­no­ci­da la vo­cin­gle­ría pos­te­rior cu­yo úni­co fin es cas­ti­gar al pue­blo evan­gé­li­co cre­ció el apo­yo a sus plan­tea­mien­tos y las for­mas, fue­ron mar­gi­na­das de la dis­cu­sión que­dán­do­se en el fon­do del pro­ble­ma le­gis­la­ti­vo.

Los evan­gé­li­cos han da­do una mues­tra de sen­sa­tez ad­mi­ra­ble.

“¿Aca­so la Pre­si­den­ta iría a la Ca­te­dral Evan­gé­li­ca a re­ci­bir los plau­sos por im­pul­sar jun­to a sus par­la­men­ta­rios, el abor­to, el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual y la ley de gé­ne­ro?”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.