Art 4. Ha­cer ciu­dad

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

El cua­dro del pa­no­ra­ma mun­dial nos pre­sen­ta, en es­tos días, es­pec­ta­cu­la­res fe­nó­me­nos na­tu­ra­les, re­li­gio­sos, so­cia­les, eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos, co­mo tra­zos ás­pe­ros e in­ten­sos, que emu- lan la fa­mo­sa obra El Gri­to de Ed­vard Munch. En él, la vi­si­ta del Pa­pa Fran­cis­co a Co­lom­bia, vie­ne a tem­pe­rar lo trá­gi­co y som­brío, con un pe­que­ño cla­ro de es­pe­ran­za. Sin em­bar­go, el gri­to es­tá ahí, en pri­mer plano y nos in­ter­pe­la. Más aún, el ci­ne y la po­pu­lar más­ca­ra de Ha­llo­ween que ven­den en cual­quier tien­da de dis­fra­ces, nos lo re­cuer­dan ca­si a dia­rio. Y en es­te mar­co hos­til, en al­gún pun­to es­tá tam­bién nues­tro pro­pio apor­te de es­pe­ran­za y no po­ca in­cer­ti­dum­bre, en es­te tiem­po de Elec­cio­nes, se­gún las ex­pe­rien­cias de ca­da uno. La de aque­llos po­lí­ti­cos y sim­pa­ti­zan­tes por con­vic­ción, y la de los que ac­túan por oca­sión fa­vo­ra­ble a sus in­tere­ses, o por un mix de am­bas ca­te­go­rías. Y más allá, una mul­ti­tud de ciu­da­da­nos ge­ne­ral­men­te es­cép­ti­cos o de­cep­cio­na­dos por mu­chas ra­zo­nes.

En es­te mar­co, las cam­pa­ñas dis­tri­bu­yen su dis­cur­so en­tre ideas es­truc­tu­ran­tes de fu­tu­ro y, otras, de pro­pues­tas an­te los apre­mian­tes pro­ble­mas de la vi­da dia­ria, de mo­do de lle­gar a la gen­te. En es­te pun­to, creo ne­ce­sa­rio re­fle­xio­nar de mo­do de pro­fun­di­zar su sen­ti­do y, ade­más, dar­le una pers­pec­ti­va “glo­cal”, es de­cir, abier­tos al mun­do des­de lo lo­cal, de mo­do de en­ri­que­cer­nos, sin per­der la iden­ti­dad.

Res­pec­to al tra­ta­mien­to del pre­sen­te y el fu­tu­ro en el dis­cur­so po­lí­ti­co, es con­ve­nien­te en­fo­car­lo co­mo un pro­ce­so, co­mo par­te de un mo­men­to de la evo­lu­ción de un pue­blo, de mo­do que sea po­si­ble con­ce­bir que si­mul­tá­nea­men­te pue­den dar­se mues­tras de bue­na sa­lud de un sis­te­ma, jun­to a otras de va­ria­das for­mas in­ci­pien­tes de mu­dan­za, lo que no sig­ni­fi­ca des­pre­ciar lo que pen­sa­mos o en lo que cree­mos. Se tra­ta de que nos pue­da pa­re­cer ra­zo­na­ble el cam­bio – sal­vo en dog­mas en­ten­di­dos co­mo pro­pios de lo so­bre­na­tu­ral – en un pro­ce­so de desa­rro­llo en de­mo­cra­cia, en el que no sea ab­so­lu­ta­men­te de­ter­mi­nan­te la me­ta, sino que ten­ga sig­ni­fi­ca­do tam­bién el ca­mino, la ex­pe­rien­cia de ir cons­tru­yen­do, jun­tos, el fu­tu­ro. Un efec­to po­si­ti­vo de es­te en­fo­que, en la bús­que­da del me­jo­ra­mien­to del ni­vel de vi­da de los ha­bi­tan­tes, es el dis­tan­cia­mien­to de las ver­da­des ab­so­lu­tas y, por lo mis­mo, de las pa­sio­nes co­mo con­di­men­to obli­ga­do de los de­ba­tes so­bre es­tas ma­te­rias, dis­po­nién­do­nos a la so­li­da­ri­dad.

El Pa­pa Fran­cis­co, al res­pec­to nos di­ce: “La so­li­da­ri­dad, en­ten­di­da en su sen­ti­do más hon­do y desafian­te, se con­vier­te así en un mo­do de ha­cer la his­to­ria, en un ám­bi­to vi­vien­te don­de los con­flic­tos, las ten­sio­nes y los opues­tos pue­den al­can­zar una uni­dad plu­ri­for­me que en­gen­dra nue­va vi­da. No es apos­tar por un sin­cre­tis­mo ni por la ab­sor­ción de uno en el otro, sino por la re­so­lu­ción en un plano su­pe­rior que conserva en sí las vir­tua­li­da­des va­lio­sas de las po­la­ri­da­des en pug­na”.

Jun­to con aplau­dir al Pa­pa, de­bo jun­ta­men­te cri­ti­car la pos­tu­ra de agen­tes ca­tó­li­cos y de otros de­no­mi­na­cio­nes, que po­nen la Apo­lo­gé­ti­ca por de­lan­te, an­te cual­quier de­ba­te e, in­clu­so, un sim­ple diá­lo­go, an­te­po­nien­do los mé­to­dos y tác­ti­cas de de­fen­sa, a la ca­ri­dad y buen ejem­plo en cual­quier plano, co­mo la me­jor ca­te­que­sis.

Y, di­ce ade­más, el Pa­pa: “… la reali­dad es su­pe­rior a la idea. Es­to su­po­ne evi­tar di­ver­sas for­mas de ocul­tar la reali­dad: los pu­ris­mos an­gé­li­cos, los to­ta­li­ta­ris­mos de lo re­la­ti­vo, los no­mi­na­lis­mos de­cla­ra­cio­nis­tas, los pro­yec­tos más for­ma­les que reales, los fun­da­men­ta­lis­mos ahis­tó­ri­cos, los eti­cis­mos sin bon­dad, los in­te­lec­tua­lis­mos sin sa­bi­du­ría.”

Es de es­pe­rar que en es­te pe­río­do de dis­cu­sión po­lí­ti­ca, po­da­mos re­unir­nos con las uni­ver­si­da­des, sin pre­jui­cios, pa­ra con­ver­sar y pe­dir­le a los can­di­da­tos sus pro­pues­tas acer­ca del fu­tu­ro de nues­tro sis­te­ma co­mo na­ción, y so­bre las so­lu­cio­nes ur­gen­tes a nues­tros pro­ble­mas lo­ca­les en una pers­pec­ti­va glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.