Fe­liz 18 sin bo­rra­chos ma­ne­jan­do

“El 18 de Sep­tiem­bre es una fies­ta na­cio­nal y fa­mi­liar, na­die pue­de o de­sea im­pe­dir ni coar­tar su for­ma de en­tre­te­ni­mien­to, lo im­por­tan­te es que lo ha­ga res­pe­tan­do al res­to”.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Cua­tro per­so­nas muer­tas, una gra­ve y en ries­go vi­tal. Tes­ti­gos di­cen que el con­duc­tor con­ver­sa­ba por ce­lu­lar con su fa­mi­lia cuan­do ocu­rrió el ac­ci­den­te. Una nue­va tra­ge­dia. Otra tra­ge­dia na­ci­da por no res­pe­tar las re­co­men­da­cio­nes a la ho­ra de ma­ne­jar un vehícu­lo mo­to­ri­za­do.

Es­te fin de se­ma­na los chi­le­nos vi­vi­mos unas de las fies­tas más her­mo­sas de nues­tra pa­tria, no só­lo por la In­de­pen­den­cia, tam­bién por­que es el mo­men­to don­de la fa­mi­lia se reúne y los chi­le­nos via­ja­mos pa­ra re­gre­sar a nues­tras tie­rras, don­de na­ci­mos y don­de nos cria­mos, ese lu­gar que que­re­mos mos­trar a nues­tros he­re­de­ros pa­ra com­par­tir nues­tra fe­li­ci­dad con ellos.

En nues­tro ca­so, en las 14 co­mu­nas hay fa­mi­lias que por es­tos días aco­mo­dan las ca­sas en la ciu­dad y en el cam­po, se con­si­guen ca­mas y col­cho­nes pa­ra re­ci­bir a las vi­si­tas. Re­gre­san los hi­jos y los ha­cen con los nie­tos.

El 18 de sep­tiem­bre es sin du­da una fies­ta en to­do Chi­le, por lo mis­mo no nos can­sa­re­mos de dar­les da­tos pa­ra ca­da una de las fies­tas que man­tie­nen nues­tras cos­tum­bres más vi­vas que nun­ca, tam­po­co de dar­les con­se­jos so­bre có­mo po­ner la ban­de­ra en la ven­ta­na o en un más­til, por­que que­re­mos que la fies­ta sal­ga bo­ni­ta.

Ba­jo esa mi­ra­da y aun­que sea­mos ma­ja­de­ros que­re­mos pe­dir­les una vez más que en­tre­guen las lla­ves de su vehícu­lo si ha de­ci­di- do po­ner­se a be­ber, in­clu­so que se cui­de si ba­jo la in­fluen­cia del al­cohol de­ci­de sa­lir a ca­mi­nar, los pea­to­nes tam­bién pro­vo­can ac­ci­den­tes fa­ta­les.

No es ne­ce­sa­rio caer en lu­ga­res co­mu­nes que ha­blen de tra­ge­dias, de do­lor y pro­ce­sos car­ga­dos de pe­na por cul­pa de un con­duc­tor ebrio o un pea­tón bo­rra­cho, pa­ra que us­ted se­pa y se con­cien­ti­ce de los pro­ble­mas que pue­de ge­ne­rar la irres­pon­sa­bi­li­dad.

Tam­po­co se tra­ta de des­cri­bir ca­da una de las san­cio­nes que tie­ne la con­duc­ción ba­jo la in­fluen­cia del al­cohol y de to­das las fis­ca­li­za­cio­nes que ha­rá Ca­ra­bi­ne­ros du­ran­te es­tos 4 días de ce­le­bra­ción, se tra­ta de que us­ted, por sí so­lo to­me con­cien­cia.

La fa­mi­lia jue­ga un rol fun- da­men­tal en coope­rar con to­do ti­po de cam­pa­ñas pre­ven­ti­vas, pues mu­chas ve­ces lo­gran de­te­ner a ese con­duc­tor ebrio o a ese ami­go que has­ta el can­san­cio re­pi­te “cu­ra­do ma­ne­jo me­jor”.

El 18 de Sep­tiem­bre es una fies­ta na­cio­nal y fa­mi­liar, na­die pue­de o de­sea im­pe­dir ni coar­tar su for­ma de en­tre­te­ni­mien­to, lo im­por­tan­te es que lo ha­ga res­pe­tan­do al res­to.

No que­re­mos por­ta­das con ac­ci­den­tes, que­re­mos por­ta­das con fe­li­ci­dad, con fies­tas y cos­tum­bres, con la fa­mi­lia de la mano y con dis­cur­sos don­de se real­cen las unio­nes y el amor en­tre los chi­le­nos y los na­cien­tes gru­pos de migrantes que tam­bién son nues­tros.

Cuí­de­se, por­que es­ta­rá cui­dán­do­los a ellos y a no­so­tros, es de­cir a to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.