In­mi­gran­tes y cam­bios de­mo­grá­fi­cos

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ser­gio Cas­tro Alfaro Vi­ce­rrec­tor Se­de Con­cep­ción Uni­ver­si­dad San Se­bas­tián

En las pró­xi­mas dé­ca­das Chi­le se­rá un país muy dis­tin­to al ac­tual des­de el pun­to de vis­ta de­mo­grá­fi­co. Al igual que to­dos los paí­ses que tran­si­tan ha­cia el desa­rro­llo, ex­pe­ri­men­ta y con­ti­nua­rá ex­pe­ri­men­tan­do un ace­le­ra­do en­ve­je­ci­mien­to po­bla­cio­nal que afec­ta­rá di­ver­sos ám­bi­tos de la so­cie­dad co­mo el mer­ca­do la­bo­ral y las pen­sio­nes. Una reali­dad pa­ra la que de­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos.

De acuer­do a ci­fras del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas, en 1960 Chi­le te­nía una ta­sa glo­bal de fe­cun­di­dad (nú­me­ro pro­me­dio de hi­jos por mu­jer) de 5,5. Al 2015 es­ta ta­sa dis­mi­nu­yó a 1,8 en el país y a 1,67 en la Re­gión del Bio­bío. Des­de el 2001 la ci­fra es­tá por de­ba­jo de la ta­sa de re­em­pla­zo (2,1), que es el va­lor que per­mi­te el re­em­pla­zo ge­ne­ra­cio­nal. Del mis­mo mo­do, en los úl­ti­mos años y por di­ver­sas ra­zo­nes cul­tu­ra­les se ha ob­ser­va­do una pro­gre­si­va pos­ter­ga­ción de la ma­ter­ni­dad. Tam­bién se­gún es­ta­dís­ti­cas del INE, en 1975 las mu­je­res de 30 a 34 años cons­ti­tuían el 15% del to­tal de ma­dres, mien­tras que en 2015 su par­ti­ci­pa­ción au­men­tó a un 23,5%.

Un fac­tor que ma­ti­za es­te pa­no­ra­ma y que per­mi­ti­rá de se­gu­ro evi­tar que la ta­sa con­ti­núe en pi­ca­da es la lle­ga­da de in­mi­gran­tes, fe­nó­meno que en Es­ta­dos Uni­dos y al­gu­nos paí­ses de Eu­ro­pa ha con­tra­rres­ta­do el ba­jo cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co.

El arri­bo de ex­tran­je­ros es, por lo tan­to, un apor­te in­va­lua­ble al desa­rro­llo del país, pe­ro así co­mo se tra­ta de una con­tri­bu­ción tam­bién nos im­po­ne se­rios desafíos. Uno de los fun­da­men­ta­les es dic­tar una nue­va ley mi­gra­to­ria que re­em­pla­ce a la ac­tual nor­ma­ti­va que ri­ge ha­ce más de 40 años. Chi­le re­quie­re una le­gis­la­ción a la al­tu­ra de los ac­tua­les es­tán­da­res in­ter­na­cio­na­les y que ga­ran­ti­ce los de­re­chos de aque­llos que, de ma­ne­ra le­gal, bus­can en nues­tro país una opor­tu­ni­dad de pro­gre­so.

De­be­mos avan­zar en la pro­tec­ción de sus de­re­chos tan­to por hu­ma­ni­dad co­mo por­que Chi­le los ne­ce­si­ta pa­ra se­guir avan­zan­do. No obs­tan­te, más allá de una nor­ma­ti­va, se re­quie­re fo­men­tar el res­pe­to y la to­le­ran­cia fren­te a las di­fe­ren­cias y en­ten­der que la di­ver­si­dad nos en­ri­que­ce co­mo na­ción. Los ni­ños de­ben ha­bi­tuar­se a vi­vir en un país mul­ti­cul­tu­ral y va­lo­rar las di­fe­ren­cias de ra­za, idio­ma, re­li­gión y cos­tum­bres, ya que Chi­le en un fu­tu­ro pró­xi­mo se­rá dis­tin­to no só­lo por la pre­sen­cia de po­bla­ción de ori­gen ex­tran­je­ro, sino tam­bién por las ló­gi­cas mez­clas que nos da­rán una nue­va fi­so­no­mía.

Pe­ro así co­mo se re­quie­re aco­ger a los ex­tran­je­ros, se pre­ci­sa es­ta­ble­cer po­lí­ti­cas pú­bli­cas que fo­men­ten la na­ta­li­dad. En Chi­le en el 2015 hu­bo ca­si 245 mil na­ci­mien­tos, mien­tras que en 1990 la ci­fra bor­dea­ba los 310 mil en el año. Si bien la ex­ten­sión del post­na­tal fue un pa­so en la di­rec­ción co­rrec­ta, es ne­ce­sa­rio im­ple­men­tar nue­vos y efec­ti­vos pro­gra­mas que apo­yen a los pa­dres y ma­dres en la crian­za de sus hi­jos así co­mo lo han he­cho otros paí­ses desarrollados.

En es­te desafío las em­pre­sas tie­nen tam­bién un re­le­van­te pa­pel que cum­plir en la ta­rea de apo­yar a sus co­la­bo­ra­do­res que de­ben com­pa­ti­bi­li­zar su tra­ba­jo con la la­bor de pa­dres. En de­fi­ni­ti­va es una res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos cons­truir una so­cie­dad que asu­ma que la in­ver­sión más ren­ta­ble es aque­lla que se ha­ce en su po­bla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.