No lo que­re­mos de portada

Us­ted, el que es­tá le­yen­do es­te tex­to, pro­ba­ble­men­te es un pa­dre o ma­dre de fa­mi­lia, es abue­lo, hi­jo o so­brino o ami­go de mu­chas per­so­nas. No se trans­for­me en el tris­te ti­tu­lar que ca­da 20 de sep­tiem­bre de­be­mos tris­te­men­te in­for­mar.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Hoy co­mien­za nues­tro fin de se­ma­na pa­trio. Cua­tro días en don­de po­drá com­par­tir y ce­le­brar jun­to a los su­yos el or­gu­llo de ha­ber na­ci­do en es­ta pa­tria.

Sin em­bar­go, ca­da año te­ne­mos que in­for­mar a tra­vés de nues­tros me­dios, de la enor­me can­ti­dad de ac­ci­den­tes de trán- si­to, mu­chos de ellos con víc­ti­mas fa­ta­les. Es por es­ta ra­zón que aun­que parezca ma­ja­de­ro el lla­ma­do, de­be­mos ac­tuar con res­pon­sa­bi­li­dad. Hoy exis­ten una se­rie de for­mas de po­der tras­la­dar­se. Ta­xi o las apli­ca­cio­nes de tras­la­do de per­so­nas en par­te de las ofer­tas que pue­den sal­var­lo de for­mar par­te de un he­cho la­men­ta­ble.

Aho­ra, si va a be­ber, en­tré­gue­le an­tes las lla­ves a al­guien de su con­fian­za y así se evi­ta po­ner en ries­go la vi­da de las per­so­nas que más quie­re o de inocen­tes que se pue­dan cru­zar en su ca­mino.

Us­ted, el que es­tá le­yen­do es­te tex­to, pro­ba­ble­men­te es un pa­dre o ma­dre de fa­mi­lia, es abue­lo, hi­jo o so­brino o ami­go de mu­chas per­so­nas. No se trans­for­me en el tris­te ti­tu­lar que ca­da 20 de sep­tiem­bre de­be­mos in­for­mar.

El año 2016, las ce­le­bra­cio­nes de Fiestas Pa­trias, de­ja­ron co­mo sal­do un to­tal de 35 muer­tos. En su ma­yo­ría, el con­su­mo de al­cohol de con­duc­to­res y pea­to­nes, fue cau­san­te de es­tos in­ci­den­tes.

Ge­ne­ral­men­te, las per­so­nas leen los dia­rios o ven la te­le­vi­sión y ven es­tos he­chos co­mo ac­cio­nes aje­nas e im­po­si­bles que les pue­dan ocu­rrir, pe­ro ese mis­mo pen­sa­mien­to ha es­ta­do en cien­tos de fa­mi­lias que han per­di­do a sus se­res que­ri­dos, de­bi­do a he­chos to­tal­men­te evi­ta­bles.

Ha­ga­mos que es­ta ce­le­bra­ción nos de­je una gran sa­tis­fac­ción. No hay ra­zo­nes pa­ra que ten­ga­mos que re­cor­dar es­tas fe­chas co­mo una pe­sa­di­lla.

Es­tá en us­ted a aque­lla de­ci­sión. ¿Quie­re dis­fru­tar y te­ner unas fiestas inol­vi­da­bles, en fa­mi­lia y com­par­tien­do con las per­so­nas que quie­re o quie­re arries­gar­se a des­truir to­do lo que ha cons­trui­do?

La res­pues­ta no re­quie­re de ma­yor reflexión, só­lo de una ac­ción res­pon­sa­ble.

Si no le in­tere­sa lo que aca­ba de leer, en­ton­ces lo es­pe­ra­mos en nues­tras pá­gi­nas po­li­cia­les del pró­xi­mo jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.