La edu­ca­ción que trans­for­ma

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Alejandro Me­ge Val­de­be­ni­to

El 16 de oc­tu­bre se con­me­mo­ra la fun­da­ción del Co­le­gio de Pro­fe­so­res de Chi­le y se ce­le­bra el Día del Pro­fe­sor, opor­tu­ni­dad que en­con­tra­rá al pro­fe­so­ra­do fren­te a un nue­vo es­ce­na­rio cuan­do, tras un lar­go trá­mi­te le­gis­la­ti­vo, es apro­ba­da la ley de la Nue­va Edu­ca­ción Pú­bli­ca, pro­ce­so que re­quie­re que to­dos los ac­to­res, es­pe­cial­men­te los pro­fe­so­res, se in­cor­po­ren a es­te nue­vo es­ce­na­rio y desem­pe­ñen el rol que co­rres­pon­de a su ni­vel pro­fe­sio­nal con el que siem­pre han asu­mi­do su ta­rea, pe­ro es­ta vez con una orien­ta­ción dis­tin­ta a la que ha te­ni­do el sis­te­ma edu­ca­ti­vo, pa­san­do de una edu­ca­ción es­tra­ti­fi­ca­da, se­lec­ti­va que bus­ca la ca­li­dad pa­ra unos po­cos, a una edu­ca­ción in­clu­si­va, co­la­bo­ra­do­ra más que com­pe­ti­ti­va, que atien­da las di­fe­ren­cias in­di­vi­dua­les y ofrez­ca ho­ri­zon­tes po­si­bles de al­can­zar a to­dos los es­tu­dian­tes, in­clu­so pa­ra quie­nes pue­dan te­ner li­mi­ta­cio­nes de al­gún ti­po y de las cua­les no les ca­be res­pon­sa­bi­li­dad al­gu­na.

En es­ta nue­va edu­ca­ción el pro­fe­sor aban­do­na el pa­pel pre­fe­ren­te de trans­mi­tir co­no­ci­mien­tos a sus es­tu­dian­tes pa­ra com­pe­tir con otros y al­can­zar fi­gu­ra­ción en los ran­kings, y asu­me el desafío de guiar­los pa­ra com­pe­tir con­si­go mis­mos pa­ra ser me­jo­res per­so­nas, edu­ca­das en el más pro­fun­do sen­ti­do del vo­ca­blo, ho­nes­tas, so­li­da­rias, res­pe­tuo­sas, crea­ti­vas y con ca­pa­ci­dad de crí­ti­ca, in­clu­so ha­cia sus pro­pios com­por­ta­mien­tos. Las per­so­nas así for­ma­das ha­rán po­si­ble una so­cie­dad me­jor, ya que “La edu­ca­ción no cam­bia al mun­do. Cam­bia a las per­so­nas que van a cam­biar el mun­do.” (Pau­lo Frei­re).

No sien­do el pro­fe­sor el úni­co de­po­si­ta­rio del co­no­ci­mien­to, cum­ple la im­por­tan­te fun­ción de ser el me­dia­dor y orien­ta­dor del pro­ce­so en­se­ñan­za- apren­di­za­je, quién “desafía” a los es­tu­dian­tes a la re­fle­xión y la au­to­no­mía pa­ra ser eter­nos apren­di­ces del sa­ber y del ac­tuar ci­vi­li­za­do me­dian­te la se­lec­ción acu­cio­sa de to­do lo que sea mo­ral­men­te útil a su for­ma­ción hu­ma­na y so­cial.

La edu­ca­ción, con­si­de­ra­da el pa­sa­por­te al fu­tu­ro de una so­cie­dad, re­quie­re de pro­fe­so­res que tran­si­ten a con­ver­tir­se en maes­tros de la pro­fe­sión don­de la acu­mu­la­ción de cur­sos de per­fec­cio­na­mien­to, tí­tu­los y post tí­tu­los, ne­ce­sa­rios por cier­to, no so­lo en­gro­sen cu­rrícu­los pa­ra op­tar a de­ter­mi­na­dos car­gos – a ve­ces pa­ra aban­do­nar la sa­la de clases- sino que se tra­duz­can en ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra la me­jor edu­ca­ción de los alum­nos, asu­mien­do con hu­mil­dad la pro­fun­di­dad de su de­ber pro­fe­sio­nal ya que, co­mo lo di­je­ra Al­bert Eins­tein, “Yo no en­se­ño a mis alum­nos, so­lo les pro­por­ciono las con­di­cio­nes en las que pue­dan apren­der.”

Ese pro­fe­sor, el que siem­pre y en to­do lu­gar, es­tá guian­do y orien­tan­do a sus alum­nos, es el que ha­rá po­si­ble la nue­va edu­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.