Los de­ba­tes pre­si­den­cia­les: mu­cho rui­do y po­cas nue­ces

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Dr. Ro­dri­go Es­pa­ña Di­rec­tor Es­cue­la de Cien­cia Po­lí­ti­ca U. Cen­tral

En las úl­ti­mas se­ma­nas los de­ba­tes pre­si­den­cia­les se han mul­ti­pli­ca­do, evi­den­cian­do que en­tra­mos en la rec­ta fi­nal de las elecciones pre­si­den­cia­les. Es cier­to que no exis­te un am­bien­te de cam­pa­ña co­mo an­ta­ño, re­cuer­den que en elecciones an­te­rio­res las ciu­da­des pa­re­cían la con­ti­nua­ción de las fon­das die­ci­oche­ras, por la can­ti­dad de pu­bli­ci­dad y pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca con la cual se sa­tu­ra­ban los es­pa­cios pú­bli­cos por par­te de los dis­tin­tos can­di­da­tos. No ca­be du­da que las li­mi­ta­cio­nes en el uso, tiem­pos y re­cur­sos que se han es­ta­ble­ci­do con las nor­ma­ti­vas elec­to­ras de los úl­ti­mos tiem­pos han te­ni­do un im­pac­to po­si­ti­vo en las cam­pa­ñas, y por en­de en la con­ta­mi­na­ción vi­sual de las ciu­da­des. Es­toy se­gu­ro que la ma­yo­ría de los ciu­da­da­nos agra­de­ce­mos es­te cam­bio.

Res­pec­to de los de­ba­tes pre­si­den­cia­les, es­tos cum­plen una fun­ción de tri­bu­na de las dis­tin­tas vi­sio­nes de país que tie­ne ca­da uno de los can­di­da­tos, es un es­pa­cio pa­ra la con­fron­ta­ción - en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra- di­rec­ta, es un lu­gar de pro­pa­gan­da po­lí­ti­ca en el cual hay una cier­ta igual­dad de ac­ce­so y es gra­tui­to, ade­más es un mo­men­to en el cual los can­di­da­tos es­tán ex­pues­tos a pre­gun­tas in­co­mo­das y di­fí­ci­les por pe­rio­dis­tas, mo­de­ra­do­res o in­clu­so los ciu­da­da­nos, de­pen­dien­do del for­ma­to del de­ba­te, que po­nen a prue­ba la ca­pa­ci­dad, co­no­ci­mien­to y ca­rác­ter del can­di­da­to. Asi­mis­mo, los de­ba­tes son un ejer­ci­cio ne­ce­sa­rio en un ré­gi­men de­mo­crá­ti­co don­de el res­pe­to y la amis­tad cí­vi­ca de­bie­ra ser el te­lón de fon­do. Por úl­ti­mo, es­tos de­ba­tes, ra­dia­les o te­le­vi­si­vos, son un buen es­pa­cio pa­ra el es­cru­ti­nio pú­bli­co de quie­nes op­tan a un car­go de re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca. Aho­ra bien, en los de­ba­tes que se han rea­li­za­do es­te año, in­clu­yen­do los de las primarias, se pue­de cons­ta­tar que, en su ma­yo­ría, no han cum­pli­do las fun­cio­nes que des­cri­bí an­te­rior­men­te. No to­dos los can­di­da­tos han par­ti­ci­pa­do, al­gu­nos se ex­cu­san ar­gu­men­ta­do que tie­nen pro­ble­mas de agen­da y otros no han si­do in­vi­ta­dos. El for­ma­to de es­tos no ha per­mi­ti­do que se ge­ne­re una con­fron­ta­ción de ideas, sino más bien una ex­po­si­ción su­per­fi­cial de al­gu­nos te­mas con­tin­gen­tes, ade­más los pre­si­den­cia­bles no se pue­den in­ter­pe­lar en­tre ellos. Asi­mis­mo, el tiem­po real de par­ti­ci­pa­ción de los can­di­da­tos no su­pera los 15 mi­nu­tos, y el ra­ting de au­dien­cia es muy ba­jo. Igual­men­te, la amis­tad cí­vi­ca y el res­pe­to en­tre los as­pi­ran­tes a La Mo­ne­da ha es­ta­do au­sen­te. Es­pe­re­mos que en los de­ba­tes que que­dan es­to cam­bie, pa­ra que no sea so­lo rui­do y po­cas nue­ces.

“Es­tos cum­plen una fun­ción de tri­bu­na de las dis­tin­tas vi­sio­nes de país que tie­ne ca­da uno de los can­di­da­tos, es un es­pa­cio pa­ra la con­fron­ta­ción -en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.