¿Por qué es im­por­tan­te vo­tar?

“El pró­xi­mo 19 de no­viem­bre de­be­mos ele­gir a con­cien­cia dipu­tados, con­se­je­ros y Pre­si­den­te. Tra­te de re­con­si­de­rar­lo y ha­ga ejer­ci­cio de su po­der. Vo­tar es la for­ma de con­fir­mar a su re­pre­sen­tan­te, o de cam­biar­lo si es que ya no lo re­pre­sen­ta”.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - REDACCIÓN -

Ca­da miér­co­les y vier­nes, a las 16:00 ho­ras, Ra­dio San Cris­tó­bal trans­mi­te en di­rec­to los pro­gra­mas “Mo­men­to re­pu­bli­cano” y “Mo­men­to re­pu­bli­cano en elecciones”.

En el pri­me­ro de ellos, los pa­ne­lis­tas de­ba­ten so­bre los asun­tos pro­pios de la re­pú­bli­ca des­de dis­tin­tos pun­tos de vis­ta. En el se­gun­do, los miem­bros es­ta­bles del pro­gra­ma con­ver­san con al­gu­nos can­di­da­tos a dipu­tado o con­se­je­ro re­gio­nal acer­ca de te­mas de la re­pú­bli­ca, so­bre sus vi­sio­nes y so­bre las ra­zo­nes que tie­nen pa­ra pos­tu­lar al Con­gre­so y al Go­bierno Re­gio­nal.

Am­bas pues­tas al ai­re ana­li­zan, so­bre to­do, cues­tio­nes re­la­cio­na­das con lo po­lí­ti­co y, den­tro de ellas, una preo­cu­pa­ción re­cu­rren­te por la al­ta abs­ti­nen­cia de los ciu­da­da­nos a la ho­ra de ir a vo­tar.

La con­clu­sión es siem­pre la mis­ma: los po­lí­ti­cos han des­pres­ti­gia­do a tal pun­to la po­lí­ti­ca que han pro­vo­ca­do el des­con­ten­to de las per­so­nas, y de la peor for­ma. El elec­tor se can­só de las men­ti­ras de los po­lí­ti­cos y, por es­to, de­ci­dió cas- ti­gar­los con su au­sen­cia a las ur­nas, sin per­ca­tar­se que con ello da­ña pro­fun­da­men­te el ar­te de go­ber­nar.

Es cier­to que la cla­se po­lí­ti­ca es la úni­ca res­pon­sa­ble de la apa­tía de los ciu­da­da­nos ha­cia el fun­cio­na­mien­to del mun­do del po­der, pe­ro no es me­nos cier­to que una de las for­mas de par­ti­ci­par de ese es­pa­cio es el vo­to, es­to es, que con él se pue­de cam­biar el mo­do en que ope­ra ese mun­do tan le­jano pa­ra los co­mu­nes.

Am­bos pro­gra­mas de la 97.5 tie­nen co­mo ob­je­ti­vo cen­tral en­tre­gar las he­rra­mien­tas a los au­di­to­res pa­ra que to­men par­te y se ha­gan res­pon­sa­bles de su rol en la po­lí­ti­ca. Asi­mis­mo, in­ten­ta­mos ani­mar­los y es­ti­mu­lar­los, de ma­ne­ra que re­con­si­de­ren su de­ci­sión de no vo­tar, ex­pli­cán­do­les que, en el mun­do de la de­mo­cra­cia, la for­ma ex­clu­si­va que te­ne­mos los ciu­da­da­nos co­mu­nes y co­rrien­tes de cam­biar lo que no nos gus­ta es el ejer­ci­cio cí­vi­co del su­fra­gio.

En ca­da co­men­ta­rio o en­tre­vis­ta del pro­gra­ma “Mo­men­to re­pu­bli­cano en elecciones” se es­tá mo­ti­van­do a vo­tar. En es­te pro­pó­si­to no exis­ten di­fe­ren­cias, pues es fun­da­men­tal le­gi­ti­mar el pro­ce­so elec­cio­na­rio, más to­da­vía con­si­de­ran­do que se de­be es­co­ger a un Pre­si­den­te que, mal que mal, se­rá quien con­duz­ca el des­tino de los chi­le­nos por los si­guien­tes 4 años.

No de­be­mos ol­vi­dar, ade­más, la im­por­tan­cia de te­ner par­la­men­ta­rios que nos re­pre­sen­ten fi­de­dig­na­men­te an­te el res­to de los dipu­tados y se­na­do­res (en re­gio­nes im­pa­res). Por eso es tan de­ter­mi­nan­te, res­pe­ta­do lec­tor, su par­ti­ci­pa­ción in­for­ma­da.

En sus ma­nos es­tá la ta­rea de to­mar co­no­ci­mien­to so­bre los plan­tea­mien­tos y pro­gra­mas de ca­da can­di­da­to, co­no­cer­los a ellos y tam­bién a quie­nes les ro­dean, ya que es­ta cons­ti­tu­ye la úni­ca via re­gia pa­ra vol­ver a con­fiar. En ta­les cir­cuns­tan­cias, so­lo us­ted pue­de de­ci­dir en quién creer y en quién no.

El pró­xi­mo 19 de no­viem­bre de­be­mos ele­gir a con­cien­cia dipu­tados, con­se­je­ros y Pre­si­den­te. Tra­te de re­con­si­de­rar­lo y ha­ga ejer­ci­cio de su po­der. Vo­tar es la for­ma de con­fir­mar a su re­pre­sen­tan­te, o de cam­biar­lo si es que ya no lo re­pre­sen­ta.

En sus ma­nos es­tá el fu­tu­ro po­lí­ti­co de Chi­le. No les fa­lle a to­dos los com­pa­trio­tas que creen que ele­gir siem­pre se­rá lo co­rrec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.