So­bre la ne­ce­si­dad de am­pliar el con­cep­to “dis­ca­pa­ci­dad”

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ro­ber­to Po­ble­te Dipu­tado

La in­clu­sión de per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad al mun­do la­bo­ral se re­gu­ló en nues­tro país a tra­vés de la Ley 19.284. Es­ta nor­ma­ti­va tu­vo por ob­je­to pro­mo­ver su ple­na in­te­gra- ción y se or­de­nó en torno al prin­ci­pio de equi­pa­ra­ción de opor­tu­ni­da­des, es­ta­ble­cien­do ac­cio­nes es­ta­ta­les de pre­ven­ción y de reha­bi­li­ta­ción. Pos­te­rior a esa nor­ma, vino la Ley 20.422, que es­ta­ble­ció re­glas so­bre igual­dad de opor­tu­ni­da­des e in­cor­po­ró nu­me­ro­sos cam­bios, ha­cien­do eco de los nue­vos ins­tru­men­tos in­ter­na­cio­na­les que Chi­le ha sus­cri­to y que se en­cuen­tran vi­gen­tes.

El año 2007, Chi­le ra­ti­fi­có la Con­ven­ción de la ONU so­bre los de­re­chos de las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad y su pro­to­co­lo, adop­ta­das el 13 de di­ciem­bre de 2006 en Nue­va York. Ella se sus­ten­ta en el re­co­no­ci­mien­to de la dig­ni­dad y en los de­re­chos igua­les e inalie­na­bles de to­dos los se­res hu­ma­nos.

Por eso vo­té fa­vo­ra­ble­men­te una ini­cia­ti­va que mo­di­fi­ca la ley 20.422, so­bre igual­dad de opor­tu­ni­da­des e in­clu­sión so­cial, pa­ra in­cor­po­rar la de­fi­ni­ción de dis­ca­pa­ci­dad so­cial que com­pren­da el sín­dro­me de As­per­ger y otros tras­tor­nos del es­pec­tro au­tis­ta ( TEA) que es una con­di­ción neu­ro­ló­gi­ca y de de­sa­rro­llo que co­mien­za en la ni­ñez y du­ra to­da la vi­da.

Es­ta, afec­ta el có­mo una per­so­na se com­por­ta, e in­ter­ac­túa con otros, y tam­bién co­mo se co­mu­ni­ca y apren­de. Pue­de te­ner una gran va­rie­dad de sín­to­mas dis­tin­tos y se ma­ni­fies­ta en pro­ble­mas pa­ra ha­blar y man­te­ner co­mu­ni­ca­ción con ter­ce­ros. De igual ma­ne­ra, sus in­tere­ses y sus com­por­ta­mien­tos es­tán su­je­tos a una fre­cuen­cia con ci­clos dia­rios y re­pe­ti­ti­vos. De­ci­mos des­de afue­ra que vi­ven en su pro­pio mun­do. Pe­ro es­to no es así, el mun­do es uno so­lo y de­be­mos trans­for­mar­lo pa­ra quie­nes no es­tán en con­di­cio­nes de vi­vir­lo en igual­dad de de­re­chos y obli­ga­cio­nes, pa­ra eso es la de­mo­cra­cia y el Es­ta­do de De­re­cho.

Es­te sín­dro­me que se ex­pre­sa en los pri­me­ros años de vi­da, po­see hoy una pre­va- len­cia de 1 en 1.000 per­so­nas, y de acuer­do a los es­tu­dios ac­tua­les su ori­gen, es de ba­se ge­né­ti­ca, pe­se a que aún no se co­no­ce la cau­sa con­cre­ta de su apa­ri­ción.

El pro­yec­to, en su con­te­ni­do nor­ma­ti­vo sus­ti­tu­ye el ar­ticu­lo 5º re­fe­ri­do a quie­nes se con­si­de­ran per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad co­mo “aque­lla que te­nien­do una o más de­fi­cien­cias fí­si­cas, men­ta­les, sea por cau­sa psí­qui­ca o in­te­lec­tual, del neu­ro­de­sa­rro­llo, sen­so­ria­les o so­cia­les, de ca­rác­ter tem­po­ral o per­ma­nen­te, al in­ter­ac­tuar con di­ver­sas ba­rre­ras pre­sen­tes en el en­torno, ve im­pe­di­da o res­trin­gi­da su par­ti­ci­pa­ción ple­na y efec­ti­va en la so­cie­dad, en igual­dad de con­di­cio­nes con las de­más”.

Pen­sa­mos pues, que es­te pro­yec­to cal­za per­fec­ta­men­te con la de­fi­ni­ción que hoy te­ne­mos de dis­ca­pa­ci­dad en nues­tro país, y que, quie­nes su­fren de es­te sín­dro­me y de otros aso­cia­dos, de­ben te­ner una cobertura le­gal que ha­ga po­si­ble su vi­da en me­jo­res con­di­cio­nes.

En­ten­da­mos de una bue­na vez que es­ta­mos obli­ga­dos in­ter­na­cio­nal­men­te a tra­vés de la Con­ven­ción de Na­cio­nes Uni­das so­bre los De­re­chos de las Per­so­nas con Dis­ca­pa­ci­dad del año 2007, y que de­be­mos, tal co­mo di­ce su ar­tícu­lo pri­me­ro: pro­mo­ver, pro­te­ger y ase­gu­rar el go­ce pleno y en con­di­cio­nes de igual­dad de to­dos los de­re­chos hu­ma­nos y li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les por to­das las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, y pro­mo­ver el res­pe­to de su dig­ni­dad in­he­ren­te.

Nues­tro país re­quie­re eli­mi­nar pau­la­ti­na­men­te las di­fi­cul­ta­des que aún exis­ten pa­ra la ple­na in­te­gra­ción de las per­so­nas dis­ca­pa­ci­ta­das, de to­das ma­ne­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.