De qué cam­pa­ña me ha­blan

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Cris­tó­bal Be­llo­lio Es­cue­la de Go­bierno U. Adolfo Ibá­ñez

Pa­re­cie­ra que no hu­bie­se cam­pa­ña. Las ca­lles no es­tán sa­tu­ra­das de pro­pa­gan­da elec­to­ral, co­mo so­lían es­tar­lo a es­tas al­tu­ras. Las nue­vas res­tric­cio­nes le­ga­les y pre­su­pues­ta­rias han he­cho lo su­yo. Los can­di­da­tos es­tán obli­ga­dos a des­ple­gar­se de for­ma dis­tin­ta. Las re­glas del jue­go han cam­bia­do.

Por un la­do, es una no­ve­dad po­si­ti­va. La ciudad no se pue­bla de ba­su­ra. Tal co­mo ocu­rre en los paí­ses desa­rro­lla­dos don­de es muy ra­ro ver las pla­zas lle­nas de pa­lo­mas y el ten­di­do eléc­tri­co ador­na­do con ca­ras y es­ló­ga­nes va­cíos. Sin em­bar­go, un te­ji­do ur­bano des­po­li­ti­za­do su­gie­re una po­bla­ción me­nos pen­dien­te de la cam­pa­ña.

Es­to úl­ti­mo, pien­san al­gu­nos, es ma­lo. Só­lo van a vo­tar aque­llos que ya es­tán na­tu­ral­men­te po­li­ti­za­dos. En un es­ce­na­rio de vo­to vo­lun­ta­rio, ga­na el que lo­gra mo­vi­li­zar a los vo­tan­tes pro­pios. El in­cen­ti­vo por tan­to, es ha­cer cam­pa­ñas fo­ca­li­za­das. Si el res­to ni se en­te­ra que hay elecciones, me­jor aún.

Así ex­pli­can los ex­per­tos la es­tra­te­gia de Se­bas­tián Pi­ñe­ra.

A di­fe­ren­cia de la elec­ción del 2009, en la cual la de­re­cha ti­ró to­da la car­ne a la pa­rri­lla, es­ta vez Pi­ñe­ra pre­fie­re pa­sar pio­la.

Una cam­pa­ña rui­do­sa pue­de ser con­tra­pro­du­cen­te: no su­ma mu­chos más vo­tos de los que ya se tie­nen, pe­ro des­pier­ta a po­ten­cia­les ad­ver­sa­rios. Es me­jor que no des­pier­ten, pien­san en el pi­ñe­ris­mo. En ese sen­ti­do, al ex presidente le con­vie­ne que no vo­te mu­cha gen­te.

La ma­yo­ría de los po­lí­ti­cos pro­fe­sio­na­les, sin em­bar­go, se sien­te ju­gan­do con las pier­nas ama­rra­das. Le echan la cul­pa a la co­mi­sión Engel y sus re­for­mas. Co­mo Engel es un aca­dé­mi­co y no un po­lí­ti­co, in­sis­ten ideó un sis­te­ma que ma­ta el fer­vor elec­cio­na­rio. Es­te es un pro­ble­ma es­pe­cial­men­te agu­do pa­ra aque­llos can­di­da­tos que com­pi­ten con­tra in­cum­ben­tes y tie­nen que dar­se a co­no­cer en cor­to tiem­po.

Es tam­bién un pro­ble­ma di­cen los cien­tis­tas po­lí­ti­cos por­que los sec­to­res na­tu­ral­men­te más po­li­ti­za­dos son los más edu­ca­dos y pu­dien­tes. Los po­bres, sos­tie­ne es­te ar­gu­men­to, ne­ce­si­tan de la pa­lo­ma y la pan­car­ta tradicional pa­ra en­te­rar­se de lo que es­tá ocu­rrien­do. Las re­des so­cia­les cons­ti­tu­yen una tribuna de cre­cien­te im­por­tan­cia, pe­ro no to­dos los chi­le­nos par­ti­ci­pan de las re­des so­cia­les.

Es con­clu­sión, una cam­pa­ña que de­ja la ca­lle lim­pia se­ría tam­bién una cam­pa­ña eli­tis­ta. Es una ten­sión no re­suel­ta en­tre las no­bles as­pi­ra­cio­nes por re­du­cir el po­der del di­ne­ro en de­mo­cra­cia, por un la­do, y la reali­dad prác­ti­ca de ha­cer cam­pa­ña, por el otro.

“A di­fe­ren­cia de la elec­ción del 2009, en la cual la de­re­cha ti­ró to­da la car­ne a la pa­rri­lla, es­ta vez Pi­ñe­ra pre­fie­re pa­sar pio­la”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.