Los par­ti­dos po­lí­ti­cos, ne­ce­sa­rios pe­ro in­com­pe­ten­tes

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ma­rio Ríos San­tan­der

Cuen­tan los bió­gra­fos de Don Pe­dro Agui­rre Cer­da, el pri­me­ro de los Pre­si­den­tes Ra­di­ca­les que, has­tia­do de tan­ta im­po­si­ción de su par­ti­do en ma­te­ria de nom­bra­mien­tos pú­bli­cos, (los ra­di­ca­les siem­pre han si­do bue­nos pa­ra las pe­gas fis­ca­les y mu­ni­ci­pa­les), lle­gó a re­dac­tar su re­nun­cia a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. En efec­to, asu­mi­da la res­pon­sa­bi­li­dad que a él y a na­die más com­pe­te, sin em­bar­go, uno de esos mi­nis­tros no fue acep­ta­do por su par­ti­do y se tren­zó en una lu­cha in­ter­na de tal di­men­sión que lo tu­vo en vi­lo to­da su man­da­to que po­co an­tes de su muer­te, es­ta­ba tan dis­gus­ta­do con su co­lec­ti­vi­dad, al pun­to de que su viu­da, no acep­tó el pé­sa­me de la Jun­ta Cen­tral Ra­di­cal. Se­gui­rían igua­les pro­ble­mas con Juan An­to­nio Ríos y Ga­briel Gon­zá­lez Vi­de­la. Ello, per­mi­tió le­van­tar la Es­co­ba, co­mo sím­bo­lo de lim­pie­za política, al Ge­ne­ral Car­los Ibá­ñez. Con Ales­san­dri des­pués, no hu­bo gran­des com­pro­mi­so y lue­go, la lle­ga­da de Frei Mon­tal­va, traería nue­va­men­te con su Par­ti­do, el De­mó­cra­ta Cris­tiano, pro­fun­das di­fe­ren­cias, es­ta vez con la de­sig­na­ción del mi­nis­tro Pé­rez Zu­jo­vic, per­so­na­je no acep­ta­do por la DC y que pos­te­rior­men­te fue­se ase­si­na­do por un co­man­do co­mu­nis­ta. El pro­pio Pa­tri­cio Ayl­win, en 1966, se­ña­la­ba, “Nues­tro go­bierno es un ins­tru­men­to pa­ra rea­li­zar los prin­ci­pios del par­ti­do”. Lue­go pa­ra cul­mi­nar la in­tro­mi­sión ab­so­lu­ta en los asun­tos su­pe­rio­res de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad, el se­na­dor Ayl­win, ex­pre­só, “La orien­ta­ción política de ese pro­ce­so de cons­truc­ción de la nue­va so­cie­dad, no le co­rres­pon­de al go­bierno, sino al par­ti­do”. Al tér­mino de aquel man­da­to, que a de­cir ver­dad, nun­ca se su­po si era el Go­bierno de Chi­le, ba­jo la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te Frei, o la im­po­si­ción de un par­ti­do en asun­tos de Es­ta­do su­pe­rio­res a esa u otra co­lec­ti­vi­dad, que le en­tre­ga­ba el man­do su­pre­mo de la Re­pú­bli­ca al go­bierno mar­xis­ta de Sal­va­dor Allen­de.

Pe­ro, eso no era to­do. La Cons­ti­tu­ción de 1925, in­ten­tó for­ta­le­cer un Po­der Eje­cu­ti­vo con ma­yo­res po­tes­ta­des, sin em­bar­go, lo ocu­rri­do an­tes de su pro­mul­ga­ción, pe­rio­do co­no­ci­do co­mo la Re­pú­bli­ca Par­la­men­ta­ria, de­jó hue­llas que per­mi­tió al Pa­ri­do Po­lí­ti­co, man­te­ner un con­jun­to de prebendas, cu­yas di­men­sio­nes fue­ron de tal na­tu­ra­le­za, trans­for­mán­do­se en el aci­ca­te prin­ci­pal pa­ra la des­truc­ción de la de­mo­cra­cia en sep­tiem­bre de 1973. Tal era el des­pres­ti­gio po­lí­ti­co, que la Jun­ta de Go­bierno, as­cen­dió al po­der con un evidente apo­yo ciu­da­dano que na­die ha des­co­no­ci­do. Por ello, a Cons­ti­tu­ción del 80, de­ja ex­pre­sa cons­tan­cia que los Par­ti­dos Po­lí­ti­cos no tie­nen po­tes­tad al­gu­na so­bre el man­da­to de sus com­po­nen­tes pú­bli­cos y les que­da prohi­bi­do ac­cio­nes en el cam­po gre­mial. Dos he­chos im­por­tan­tes que per­mi­ti­rían in­de­pen­den­cia en el man­da­to po­pu­lar de quie­nes fue­ran elec­tos en cual­quier car­go pú­bli­co y a su vez, se ale­ja­rían del mundo sin­di­cal-gre­mial, tan ten­ta­dor por el po­lí­ti­co pro­fe­sio­nal. Pe­ro, dic­ta­da la ley, he­cha la tram­pa, el es­pí­ri­tu de lo es­ta­ble­ci­do en la Cons­ti­tu­ción, fue des­di­bu­ján­do­se en la dic­ta­ción de nu­me­ro­sos cuer­pos le­ga­les que, con al­gu­na dia­blu­ra me­nor, pe­ro per­ma­nen­te, el Par­ti­do Po­lí­ti­co. Sin em­bar­go, ello sien­do gra­ve, nue­vos acon­te­ci­mien­tos par­ti­dis­tas, ubi­ca a es­tas co­lec­ti­vi­da­des co­mo agen­tes de una co­rrup­ción ge­ne­ra­li­za­da, de di­men­sio­nes su­pe­rio­res a aque­llas que de­nun­ció Ibá­ñez de los tres go­bier­nos ra­di­ca­les que le an­te­ce­die­ron. De es­to in­for­man las en­cues­tas que se han trans­for­ma­do en una suer­te de “voz del pue­blo”, en vis­ta de que los par­ti­dos ac­tua­les no per­mi­ten que na­die ha­ble y la pren­sa, bas­tan­te ig­no­ran­te del acon­te­cer po­lí­ti­co, ha­ce el jue­go a quie­nes acu­sa­dos de co­rrup­tos, si­gan te­nien­do voz. Vis­to así las co­sas, es po­si­ble es­ta­ble­cer que los tiem­pos de bo­nan­za par­ti­da­ria, es­tá por ter­mi­nar pa­ra dar vi­da a una nue­va con­cep­ción par­ti­dis­ta, trans­pa­ren­te, efi­cien­te y opor­tu­na y Chi­le es­ta­rá fe­liz.

“Tal era el des­pres­ti­gio po­lí­ti­co, que la Jun­ta de Go­bierno, as­cen­dió al po­der con un evidente apo­yo ciu­da­dano que na­die ha des­co­no­ci­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.