Con es­fuer­zo y tra­ba­jo, to­do es po­si­ble

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Ro­ber­to Po­ble­te Dipu­tado

Ha­ce po­co más de cua­tro años, en el mar­co de nues­tra pri­me­ra cam­pa­ña elec­to­ral, co­no­ci­mos a la se­ño­ra So­ra­ya Ba­rra Pa­che­co en la co­mu­na de San­ta Bár­ba­ra. Allí en ca­lle Ca­rre­ra, fren­te al Ho­gar In­ter­cul­tu­ral, me en­con­tré con unas tor­ti­llas de res­col­do ex­qui­si­tas, he­chas por sus pro­pias ma­nos ama­sa­do­ras.

Nos lla­mó la aten­ción su fuer­za y su sen­ci­llez. Sus tor­ti­llas me lle­va­ron a mi in­fan­cia en el cam­po don­de las ma­nos ha­cen­do­sas de mi abuela o de mi tía Me­che, pre­pa­ra­ban las ce­ni­zas pa­ra co­cer allí el pan nues­tro de ca­da día, la vi aga­cha­da y con un zun­cho sa­can­do el pro­duc­to humean­te ya pron­tas pa­ra ras­par­las y sa­bo­rear­las. En nues­tros via­jes su­ce­si­vos a la co­mu­na cor­di­lle­ra­na se­gui­mos vi­si­tán­do­la, y ca­da vez nos sor­pren­día con una nue­va de­li­cia.

La se­ño­ra So­ra­ya te­nía to­das las ga­nas de pro­gre­sar, de cum­plir un sue­ño, al­gún día ten­dría su co­ci­ne­ría y un lo­cal pa­ra dar me­jo­res con­di­cio­nes a los clien­tes que – pe­se a la pre­ca­rie­dad del lo­cal – lle­ga­ban, cau­ti­va­dos por el sa­bor de sus co­mi­das. Por­que ella es la ge­nui­na re­pre­sen­tan­te de esa mu­jer chi­le­na que ape­chu­ga pa­ra con­se­guir lo que quie­re, la que man­tie­ne el áni­mo y las ga­nas de tra­ba­jar pa­ra sa­lir ade­lan­te, la que in­vo­lu­cra a su fa­mi­lia y le ha­ce un saludo a la vi­da pa­ra que su his­to­ria y su fu­tu­ro se jun­ten allí mis­mo, en el co­ra­zón de San­ta Bár­ba­ra en ca­lle Ca­rre­ra 777 en su “Rin­cón Cam­pe­sino”.

He­cho a pul­so en­tre ella y su ma­ri­do, su fla­man­te lo­cal nos aco­ge pa­ra de­lei­tar­nos una vez más con su co­ci­na sen­ci­lla, su­cu­len­ta y sa­bro­sa. La fa­mi­lia nos re­ci­be con mu­cho afec­to y mien­tras al­mor­za­mos, nos cuen­tan los por­me­no­res de tan im­por­tan­te avance. Ayudó un pe­que­ño cré­di­to que per­mi­tió pa­gar en par­te la ampliación de su vi­vien­da, que el res­to de los ma­te­ria­les se los dio “fia­dos” un ve­cino fe­rre­te­ro, que el di­se­ño lo hi­zo un ami­go jun­to a su es­po­so y que el res­to ha si­do pu­ro “ñe­que” y ga­nas de sa­lir ade­lan­te.

De su am­plio anec­do­ta­rio, cuen­ta que en fe­bre­ro, ba­jo un im­pro­vi­sa­do pa­rrón-te­rra­za, le con­tó a uno de sus co­men­sa­les que en abril ten­dría un espacio más có­mo­do pa­ra re­ci­bir­lo. Él, in­cré­du­lo, só­lo asin­tió con la ca­be­za. Su­pon­go que cuan­do vio su lo­cal ter­mi­na­do, se sin­tió gra­ta­men­te sor­pren­di­do.

Ade­más de su res­tau­rant, ella man­tie­ne su pe­que­ño cam­po, don­de cul­ti­va fru­ti­llas y cría cor­de­ros y chi­vos. Nun­ca ven­dió la tie­rra que le he­re­da­ron sus pa­dres por­que sa­be que es su úni­co pa­tri­mo­nio, el que le ha da­do el sus­ten­to pa­ra sa­car ade­lan­te a to­da su fa­mi­lia. De he­cho, el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer Ru­ral, fue dis­tin­gui­da es­pe­cial­men­te por su apor­te al de­sa­rro­llo de la Agri­cul­tu­ra Fa­mi­liar Cam­pe­si­na de la Re­gión del Bio­bío.

Sin sa­ber que nos en­con­tra­ría­mos es­te do­min­go, du­ran­te las úl­ti­mas se­ma­nas ha­bía­mos con­ta­do su his­to­ria una y otra vez en Lo­ta y en la pro­vin­cia de Arau­co, te­rri­to­rio que com­po­ne es­te nue­vo dis­tri­to 21, don­de las opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les son es­ca­sas es­pe­cial­men­te pa­ra las mu­je­res. Con­ta­mos que la se­ño­ra So­ra­ya co­men­zó ha­cien­do al­gu­nas tor­ti­llas en el pi­so de su co­ci­na y que des­de allí, ella nun­ca de­jó de so­ñar y tra­ba­jar pa­ra con­cre­tar sus pro­pó­si­tos.

Ella sa­be y re­co­no­ce lo im­por­tan­te que fue re­ci­bir un apo­yo pa­ra su em­pren­di­mien­to. Por eso no en­tien­de ni en­ten­de­rá a quie­nes di­cen que no irán a vo­tar, (yo tam­po­co) ba­jo el ar­gu­men­to “no im­por­ta quién sal­ga, yo igual ten­go que ir a tra­ba­jar”. ¡Cla­ro! Por­que sin tra­ba­jo na­da se con­si­gue, na­da prós­pe­ra. Pe­ro, no da lo mis­mo quien go­bier­ne, de­be­mos cui­dar que quie­nes eli­ja­mos con nues­tro vo­to, sean ca­pa­ces de preo­cu­par­se de la gen­te real, de creer en las per­so­nas de es­fuer­zo, de dis­po­ner los re­cur­sos que ne­ce­si­tan las per­so­nas co­mo la se­ño­ra So­ra­ya cuan­do em­pren­den.

Fe­li­ci­ta­mos a la pro­ta­go­nis­ta de es­ta co­lum­na, y en ella sa­lu­da­mos a to­das las mu­je­res de es­fuer­zo de Bío Bío. La his­to­ria de es­ta mu­jer cam­pe­si­na sir­ve de ejem­plo pa­ra cien­tos de mu­je­res que vi­ven es­pe­ran­za­das, aquí, en nues­tra re­gión, de to­das ma­ne­ras!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.