Los pio­ne­ros de la mo­vi­li­za­ción ru­ral en Los Án­ge­les: fa­mi­lia Vig­no­lo

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN - Os­val­do Se­púl­ve­da Ru­mi­not. Vie­jo an­ge­lino – Tío Wa­lo

Des­de de la dé­ca­da del 40 se les co­no­ció; to­dos bue­nos mu­cha­chos, des­de don Jo­sé Vig­no­lo pa­dre, has­ta el hi­jo me­nor Ma­rio, del pri­mer ma­tri­mo­nio: ca­ri­ño­sos, ama­bles, ge­ne­ro­sos, sin­ce­ros y fran­cos en su ac­ti­tud.

To­da la fa­mi­lia de­di­ca­da a los vehícu­los, los hom­bres: Lau­ta­ro, Car­los, Ra­fael o Li­to y Ma­rio Vig­no­lo na­cie­ron y se cria­ron en­tre los fie­rros de las gón­do­las, (vehícu­los de mo­vi­li­za­ción co­lec­ti­va) en el vie­jo edi­fi­cio ubi­ca­do en ca­lle Lynch, de al­tas mu­ra­llas de la­dri­llos des­co­lo­ri­dos y des­trui­dos por el tiem­po, ( hoy atrac­ti­vo edi­fi­cio edu­ca­cio­nal). Era un bo­de­gón apro­pia­do pa­ra la em­pre­sa, de gran ca­pa­ci­dad pa­ra vehícu­los en pre­pa­ra­ción pa­ra su tra­ba­jo dia­rio. Los her­ma­nos Vig­no­lo, to­dos aman­tes y con gran vo­ca­ción pa­ra la mo­vi­li­za­ción vehi­cu­lar. En uno de los ex­tre­mos del pri­mer pi­so es­ta­ba la re­si­den­cia fa­mi­liar, la ofi­ci­na y co­me­dor. En el se­gun­do pi­so, los dor­mi­to­rios y ba­ño. Una fa­mi­lia uni­da y res­pe­ta­da. A don Jo­sé Vig­no­lo se le co­no­cía más por su len­gua­je muy es­pe­cial y di­ver­ti­do.

Ha­bía muy bue­nos me­cá­ni­cos, bue­nas per­so­nas, ama­bles, aten­tos y ta­lle­ros, tí­pi­co maes­tro au­to­di­dac­ta en re­pa­ra­ción de vehícu­los; en­gra­sa­dos sus ove­ro­les, olien­tes a ben­ci­na y con el in­fal­ta­ble ci­ga­rri­llo en la bo­ca: su tra­ba­jo, era man­te­ner a pun­to las gón­do­las dis­pues­tas a cum­plir con el re­co­rri­do Los Án­ge­les, An­tu­co y Quilleco, ida y re­gre­so de lu­nes a sá­ba­do.

To­dos los her­ma­nos Vig­no­lo eran los en­car­ga­dos de con­du­cir las má­qui­nas. Un tra­ba­jo sa­cri­fi­ca­do, du­ro y ago­ta­dor, los ca­mi­nos muy ac­ci­den­ta­dos, en par­tes con­ser­va­dos con ri­pio de ma­la ca­li­dad y otros sec­to­res ca­la­mi­na­dos; mu­cho ba­rro en in­vierno y en ve­rano el pol­vo que de­ja­ba los ros­tros irre­co­no­ci­bles, y las ves­ti­men­tas lis­tas al la­va­do; una ver­da­de­ra odi­sea.

Los pa­sa­je­ros, la ma­yo­ría cam­pe­si­nos due­ños de fun­dos y par­ce­le­ros, por no ha­cer uso de sus me­dios de mo­vi­li­za­ción, ca­ba­llos, ca­rre­tas, co­che o al­gún vehícu­lo mo­to­ri­za­do, es­pe­ra­ban an­sio­sos las gón­do­las de la fa­mi­lia Vig­no­lo. Si el re­co­rri­do era de ba­ja­da, los pa­sa­je­ros subían a la micro car­ga­dos de sa­cos, bol­sos, ca­nas­tos lle­nos de mer­ca­de­rías, pa­vos y ga­lli­nas gor­das pa­ra ven­der en el pue­blo de Los Án­ge­les; lo que no ca­bía en el in­te­rior, se lle­va­ba en el te­cho de la gón­do­la; la po­bre má­qui­na se veía re­chon­cha y pron­ta a re­ven­tar. De re­gre­so, to­dos los pa­sa­je­ros vol­vían a sus ho­ga­res ale­gres y sa­tis­fe­chos por ha­ber rea­li­za­do sus di­li­gen­cias y vi­si­tar a sus fa­mi­lia­res, un via­je he­cho con mu­cho en­tu­sias­mo por el efec­to de al­gu­nos tra­gu­llos. El re­co­rri­do de 60 o 70 ki­ló­me­tros se rea­li­za­ba en tres o cua­tro ho­ras, pa­ra la épo­ca era nor­mal.

El re­co­rri­do pa­ra los Vig­no­lo era de in­cer­ti­dum­bre, cual­quier des­per­fec­to de la má­qui­na era ma­yúscu­lo, ca­mi­nos muy ac­ci­den­ta­dos pro­vo­ca­ban los re­ven­to­nes de neu­má­ti­cos o fa­llas en el mo­tor por el ex­ce­so de car­ga, ha­cia la lo­ca­li­dad de An­tu­co o Quilleco.

Al fi­nal de la jor­na­da, des­pués de ha­ber lle­ga­do con éxi­to a su des­tino, los en­car­ga­dos del re­co­rri­do lle­ga­ban a la pen­sión de do­ña Ani­ta, pa­ra dis­fru­tar de una opí­pa­ra ce­na acom­pa­ña­da de sa­bro­sos vi­nos pi­pe­ños. Lue­go de un agra­da­ble re­creo con chis­tes, cuen­tos, can­tos y gui­ta­rra, a la “dur­ma”, pa­ra le­van­tar­se tem­prano e ini­ciar el re­gre­so a la ciu­dad.

En la fa­mi­lia Vig­no­lo se dis­tin­guía Ali­cia, her­mo­sa mu­jer de lin­dos ojos ver­des, pe­lo me­dio ru­bio y de cu­tis blan­co y ater­cio­pe­la­do, muy de­li­ca­da y fe­me­ni­na, sim­pá­ti­ca y de una ac­ti­tud atrac­ti­va. Ama­ba y res­pe­ta­ba a sus her­ma­nos, lla­ma- ba la aten­ción por su uni­for­me del Co­le­gio del Ni­ño Je­sús.

Los pio­ne­ros de la mo­vi­li­za­ción co­lec­ti­va ru­ral ya no es­tán con no­so­tros, to­dos fa­lle­ci­dos, só­lo que­dan sus fa­mi­lia­res que con gran pe­sar les llo­ran y re­cuer­dan por los ser­vi­cios pres­ta­dos, es­pe­cial­men­te a la comunidad de An­tu­co y Quilleco. Con es­fuer­zo, sa­cri­fi­cio y con un pro­fun­do sen­ti­do so­li­da­rio de­di­ca­ron to­da su vi­da al pro­gre­so de la Pro­vin­cia de Bío Bío.

He es­cri­to es­ta bre­ve no­ta en re­cuer­do de la fa­mi­lia, en re­co­no­ci­mien­to y gra­ti­tud a la fé­rrea uni­dad de sin­ce­ros ami­gos que man­tu­ve con los her­ma­nos Vig­no­lo. Gran par­te de mi exis­ten­cia la vi­ví con ellos dis­fru­tan­do de su sin­ce­ra amis­tad, lle­na de ale­gría y va­ria­das aven­tu­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.