Po­lí­ti­cas de Es­ta­do: Un Chi­le pa­ra el ma­ña­na

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - Opinión - Re­né Nú­ñez Ávi­la

El rum­bo que he­mos se­gui­do has­ta nues­tros días nos ha traí­do gran­des avan­ces en to­das las ma­te­rias ima­gi­na­bles. Aque­llos que tie­nen más de 40 años, pue­den com­pa­rar co­mo fue Chi­le al­gu­na vez y co­mo es Chi­le hoy y sa­car con­clu­sio­nes po­si­ti­vas, pues la reali­dad es muy dis­tin­ta, aun­que las sen­sa­cio­nes no nos per­mi­tan vi­vir más tran­qui­los, pues la ve­lo­ci­dad de la in­for­ma­ción, y so­bre to­do la in­for­ma­ción car­ga­da de de­lin­cuen­cia, vio­len­cia y co­rrup­ción, nos de­jan a to­dos asus­ta­dos, preo­cu­pa­dos y cie­gos so­bre lo que ha si­do la su­pera­ción de la po­bre­za, la pro­li­fe­ra­ción de las opor­tu­ni­da­des que an­tes no exis­tían o el sim­ple de­re­cho y li­ber­tad de ex­pre­sión, coar­ta­do en el pa­sa­do por mo­ti­vos po­lí­ti­cos o por sim­ple ca­ren- cia de he­rra­mien­tas pa­ra ejer­cer­los.

He­mos lle­ga­do aquí, por­que de uno u otro mo­do, el vehícu­lo po­lí­ti­co so­bre el cual nos subimos, nos tra­jo has­ta es­te pun­to, pe­ro la ta­rea nun­ca ter­mi­na, y no po­de­mos ne­gar que es­ta for­ma de ha­cer las co­sas es­tá per­cu­di­do, no po­de­mos pen­sar que hoy, en pleno si­glo XXI, el mo­de­lo de de­ci­sio­nes de eter­na dis­cu­sión en­tre la iz­quier­da y de­re­cha nos van a lle­var a buen puer­to. Ese fue el mo­de­lo del si­glo XX, el cual triun­fó y fra­ca­só en dis­tin­tas me­di­das. Lo que el si­glo XXI nos ofre­ce es el con­sen­so, el diá­lo­go, la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, es de­cir, la in­te­gra­ción de to­das las vi­sio­nes en los pa­sos a se­guir.

De­be­mos avan­zar y pa­ra eso de­be­mos su­bir­nos al vehícu­lo de es­te si­glo que vie­ne en­tran­do con la fuer­za de la ciu­da­da­nía em­po­de­ra­da, con la in­te­li­gen­cia de la so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da.

Los pro­ble­mas de la de­mo­cra­cia se re­suel­ven con más de­mo­cra­cia. Du­ran­te los úl­ti­mos dos años, he si­do tes­ti­go pre­sen­cial de dis­tin­tas pro­ble­má­ti­cas que afec­tan a las per­so­nas si bien mi diag­nós­ti­co apun­ta a va­rias fa­len­cias co­mo la fal­ta de or­ga­ni­za­ción, la fal­ta de profesionalismo y res­pon­sa­bi­li­dad de los en­car­ga­dos de com­ba­tir las pro­ble­má­ti­cas o eje­cu­tar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, et­cé­te­ra. Pue­do re­su­mir to­do en una so­la fra­se “no in­ter­ac­tua­mos” no so­mos ca­pa­ces de con­sul­tar al de la trin­che­ra del fren­te que opi­na, que le pa­re­ce, cuál es su visión. Y al no te­ner esa re­tro­ali­men­ta­ción, no se­re­mos nun­ca ca­pa­ces de en­fren­tar exi­to­sa­men­te pro­ble­má­ti­cas co­mo el Con­flic­to ma­pu­che, la Edu­ca­ción y sus fa­len­cias, la Sa­lud Pú­bli­ca y la gen­te mu­rien­do en los hos­pi­ta­les, y por so­bre to­do los pro­ble­mas, ri­ge la nu­be de la ig­no­ran­cia, del de­sin­te­rés y la po­bre­za, el prin­ci­pal enemi­go de la li­ber­tad y por lo tan­to, el prin­ci­pal enemi­go de la so­cie­dad y del fin que te­ne­mos co­mo Es­ta­do.

Es tiem­po de avan­zar, de­be­mos ser ca­pa­ces de mi­rar­nos los unos a los otros y dia­lo­gar por un fu­tu­ro. Ha­go un lla­ma­do a to­dos los po­lí­ti­cos a que nos sen­te­mos los “Ver­des y los Co­lo­ra­dos” y ha­ga­mos en con­jun­to un diá­lo­go por el fu­tu­ro de Chi­le, a que ha­ga­mos jun­tos Po­lí­ti­cas de Es­ta­do, con visión de Fu­tu­ro y por so­bre to­do, con visión de País.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.