14 de no­viem­bre Día Mun­dial de la Dia­be­tes

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - OPINIÓN -

El Día Mun­dial de la Dia­be­tes (DMD) es la cam­pa­ña de con­cien­cia­ción más im­por­tan­te del mun­do que sur­ge el año 1991 por la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Dia­be­tes (FID) y la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ( OMS), co­mo res­pues­ta al alar­man­te au­men­to de ca­sos en el mun­do.

Pero ¿qué es la dia­be­tes?, es una en­fer­me­dad cró­ni­ca, pro­du­ci­da por la in­ca­pa­ci­dad to­tal o re­la­ti­va del pán­creas de pro­du­cir la hor­mo­na in­su­li­na, lo cual trae co­mo con­se­cuen­cia una ele­va­ción del azú­car en la san­gre ( gli­ce­mia). En el ca­so de la dia­be­tes me­lli­tus, és­ta se ca­rac­te­ri­za por un au­men­to en los ni­ve­les de glu­co­sa en la san­gre, de­bi­do a una ba­ja pro­duc­ción de la hor­mo­na in­su­li­na o por su inade­cua­do uso por par­te del cuer­po, pro­du­cien­do al­te­ra­cio­nes en el me­tá­bo­lis­mo de los dis­tin­tos nu­trien­tes.

De­pen­dien­do de la cau­sa que la ori­gi­ne, es­ta en­fer­me­dad se cla­si­fi­ca en dos: Ti­po 1, que afec­ta ma­yo­ri­ta­ria­men­te a los ni­ños y Ti­po 2 que aque­ja a los adul­tos. En el ca­so de los me­no­res de edad, en Chi­le es­te ti­po de dia­be­tes es una de las más ba­jas del mun­do, sin em­bar­go, en el úl­ti­mo año en nues­tra co­mu­na se ha vis­to un gran in­cre­men­to de pa­cien­te con dia­be­tes Ti­po 1, lo que ge­ne­ra per­so­nas in­su­li­no­de­pen­dien­tes, pues ca­re­cen de in­su­li­na por la des­truc­ción de las cé­lu­las be­ta del pán­creas y co­mo con­se­cuen­cia de un des­or­den de la in­mu­ni­dad.

A di­fe­ren­cia de la dia­be­tes Ti­po 2 , la Ti­po 1 no se pue­de pre­ve­nir por lo que es im­por­tan­te de­rri­bar al­gu­nos mi­tos, ya que los pa­dres ade­más de te­ner que li­diar con la en­fer­me­dad, de­ben en­fren­tar al­gu­nas crí­ti­cas por la for­ma de ali­men­tar a sus hi­jos. Es im­por­tan­te acla­rar que la dia­be­tes en los ni­ños, no da por co­mer en ex­ce­so dul­ces o por una ma­la ali­men­ta­ción, tam­po­co por pa­sar sus­tos o ma­los ra­tos, sim­ple­men­te se de­be a que el cuer­po del me­nor de­ja de pro­du­cir in­su­li­na.

Por ello, es im­por­tan­te re­cal­car que con una bue­na edu­ca­ción, una vi­da sa­lu­da­ble que con­si­de­re una ali­men­ta­ción sa­na, ac­ti­vi­dad fí­si­ca y res­pe­tar los ho­ra­rios de co­mi­da, en­tre otras, los pa­cien­tes po­drán lle­var una vi­da prac­ti­ca­men­te nor­mal.

Hoy, gra­cias a to­dos los avan­ces de la tec­no­lo­gia es po­si­ble te­ner un me­jor con­trol de la en­fer­me­dad y con­tar con in­su­mos mu­cho me­nos do­lo­ro­sos pa­ra la ad­mi­nis­tra­cion de la in­su­li­na.

La in­clu­sión de la dia­be­tes Ti­po 1 en el AU­GE, tam­bién ha si­do un gran be­ne­fi­cio pa­ra to­dos las per­so­nas con es­te diag­nós­ti­co, en­tre­gan­do es­pe­ran­zas a to­dos es­tos dul­ces gue­rre­ros.

Ca­be des­ta­car que se ha ele­gi­do el círcu­lo azul co­mo el sím­bo­lo de la dia­be­tes, ya que en mu­chas cul­tu­ras, re­pre­sen­ta la vi­da y la sa­lud; y el co­lor azul el cie­lo que une a to­das las na­cio­nes, y ade­más, es el co­lor de la ban­de­ra de las Na­cio­nes Uni­das. Es­te sím­bo­lo re­cuer­da la lu­cha mun­dial, en pro del bie­nes­tar de las per­so­nas con dia­be­tes, en la que el Com­ple­jo Asis­ten­cial “Dr. Víc­tor Ríos Ruiz” Los Án­ge­les no ha que­da­do fue­ra de es­ta no­ble ini­cia­ti­va.

Por es­ta ra­zón el Cen­tro de Cos­to In­di­fe­ren­cia­do del Ni­ño y la Ni­ña (Pe­dia­tría), ha or­ga­ni­za­do una mez­cla de ac­ti­vi­da­des de en­tre­ten­ción y edu­ca­ti­vas, orien­ta­das prin­ci­pal­men­te al au­to­cui­da­do de los ni­ños, pa­ra sen­ci­bi­li­zar a toda la co­mu­ni­dad, ha­cien­do vi­si­ble una pro­ble­má­ti­ca de sa­lud que es­tá muy pre­sen­te hoy en día.

Por es­ta ra­zón, el equi­po de Pe­dia­tría, Edu­ca­do­ras, Nu­tri­cio­nis­tas y En­fer­me­ras, se uni­rán pa­ra rea­li­zar una tar­de de co­no­ci­mien­to y en­tre­ten­ción, a ni­ños con diag­nós­ti­co de dia­be­tes Ti­po 1.

“La in­clu­sión de la dia­be­tes Ti­po 1 en el AU­GE, tam­bién ha si­do un gran be­ne­fi­cio pa­ra to­dos las per­so­nas con es­te diag­nós­ti­co, en­tre­gan­do es­pe­ran­zas a to­dos es­tos dul­ces gue­rre­ros”.

Nicole Mu­ñoz Mon­to­ya En­fer­me­ra Su­per­vi­so­ra C.C. In­di­fe­ren­cia­do del Ni­ño y la Ni­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.