Va­lien­te ni­ña sal­vó a su pe­que­ña her­ma­na de las lla­mas en Los Án­ge­les

Su fa­mi­lia per­dió par­te de la vi­vien­da. La reacción de ve­ci­nos y Bom­be­ros im­pi­dió una ca­tás­tro­fe ma­yor. No hu­bo le­sio­na­dos.

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - PORTADA -

El in­cen­dio co­men­zó pa­sa­das las 22 ho­ras. Una jo­ven de 16 años y su her­ma­na pe­que­ña de seis se en­con­tra­ban dur­mien­do en la ca­sa de su ma­dre. En el mis­mo te­rreno co­exis­ten dis­tin­tas vi­vien­das en las que mo­ran otros in­te­gran­tes de su vas­to clan fa­mi­liar.

“Es­tá­ba­mos acos­ta­das, me des­per­tó el fue­go, to­mé a mi her­ma­na y sa­lí”, re­la­tó la jo­ven re­fle­jan­do el im­pac­to de la si­tua­ción en su ros­tro, aún man­cha­do con ce­ni­zas.

Aun­que no se pu­do evi­tar la pér­di­da to­tal del in­mue­ble es­te ac­to que re­fle­ja la va­len­tía de la jo­ven mu­jer per­mi­tió dar cal­ma an­te la pri­me­ra gran preo­cu­pa­ción que sur­gió cuan­do fa­mi­lia­res y ve­ci­nos vie­ron que las lla­mas cre­cían.

“Yo vi­vo unas casas más allá, pe­ro cuan­do se em­pe­zó a co­rrer la voz, y vi el in­cen­dio me vi­ne al­ti­ro. Me­nos mal que las chi­qui­llas es­tán bien, sa­lie­ron al­ti­ro”, co­men­tó un so­brino de la due­ña de ca­sa.

Se­gún se­ña­la­ron otros ha­bi­tan­tes del te­rreno el fue­go se ini­ció en el cuar­to en el que se en­con­tra­ban las ni­ñas que era un es­pa­cio pa­ra co­ci­na y ha­bi­ta­ción. Sin pen­sar­lo los que es­tu­vie­ron más cer­ca fue­ron a so­co­rrer, si­tua­ción que ayu­dó a la pos­te­rior in­ter­ven­ción de Bom­be­ros.

“En los ve­ci­nos hay mucha cor­dia­li­dad mucha mis­tad, ayu­da y eso se agra­de­ce, son los pri­me- ros que es­tán ahí so­co­rrien­do a los ve­ci­nos que es­tán afec­ta­dos ayu­dan­do a sa­car las co­sas, con­te­nien­do a las per­so­nas. Es un gru­po fa­mi­liar al fi­nal”, ex­pli­có el ca­pi­tán de la 5ª Com­pa­ñía de Los Án­ge­les Mi­guel Hi­dal­go Ta­pia en re­la­ción a la opor­tu­na la­bor de los ve­ci­nos en es­ta emer­gen­cia.

TRA­BA­JO EN EQUI­PO

La emer­gen­cia se pro­du­jo en un sec­tor de di­fí­cil ac­ce­so ca­mino a Na­ci­mien­to, ca­si cua­tro ki­ló­me­tros al in­te­rior des­de el cru­ce San Fran­cis­co. El ca­pi­tán Mi­guel Hi­dal­go in­di­có que las dis­tan­cias son un fac­tor muy re­le­van­te al mo­men­to de en­fren­tar in­cen­dios en zo­nas ru­ra­les ale­ja­das.

“Afec­ta el te­ma de dis­tan­cia. Te­ne­mos apro­xi­ma­da­men­te 20 ki­ló­me­tros y an­te un lla­ma­do de es­ta na­tu­ra­le­za en un sec­tor ru­ral y a es­ta dis­tan­cia es po­co y na­da lo que se pue­de ha­cer. Uno lle­ga cuan­do el fue­go ha con­su­mi­do en ple­ni­tud la es­truc­tu­ra y uno ha­ce so­la­men­te la re­mo­ción de es­com­bros”, ex­pli­có Hi­dal­go.

Por ello, agre­gó, es fun­da­men­tal que los mis­mos ve­ci­nos cuen­ten con una or­ga­ni­za­ción que apun­te al au­to­cui­da­do: “Man­te­ner las es­tu­fas a le­ña lim­pias, los ca­ño­nes lim­pios, te­ner una dis­tan­cia de la sa­li­da del ca­ñón al te­cho que no afec­te con la ra­dia­ción del ca­lor (...) Cuan­do las lla­mas ya han to­ma­do una de­pen­den­cia lo me­jor es de­jar que se que­me y no in­ter­ve­nir por­que eso pue­de oca­sio­nar da­ños a las per­so­nas y eso es más la­men­ta­ble”.

EL CUER­PO DE BOM­BE­ROS tam­bién tra­ba­jó en la con­ten­ción emo­cio­nal de los dam­ni­fi­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.