Pág. 11

La Tribuna (Los Angeles, Chile) - - DEBATE -

Ser dis­cri­mi­na­dos, re­cha­za­dos al­gu­nos, mi­ra­dos co­mo se­res ra­ros por su co­lor de piel, otros por no po­der co­mu­ni­car­se por la ba­rre­ra del idio­ma.

Lo que si me que­da cla­ro, es que con­tri­bui­rán no­ta­ble­men­te, al desa­rro­llo cul­tu­ral y so­cial de los an­ge­li­nos.

El im­pac­to en una ciu­dad co­mo Los Án­ge­les es aún ma­yor que el pro­du­ci­do en Santiago, que ya es con­si­de­ra­ble. Por ejem­plo, un pe­que­ño gru­po de hai­tia­nos ca­mi­nan­do por las ca­lles an­ge­li­nas o pa­sean­do por un mall, es una ver­da­de­ra mul­ti­tud y un es­pec­tácu­lo mu­cho más cho­can­te. Ade­más, en Los Án­ge­les, des­de nues­tra ni­ñez, siem­pre se res­pi­ró chi­le­ni­dad, no la die­ci­oche­ra, sino aque­lla que vi­ve en lo más hon­do del ser na­cio­nal.

La le­gis­la­ción, la que hay es in­su­fi­cien­te. En­tien­do que el Par­la­men­to es­tá tra­ba­jan­do en ello.

La ver­dad es que el úni­co desafío vá­li­do, des­de mi pun­to de vis­ta, es lo­grar que nin­gún migrante de es­tos lle­ga­dos en los úl­ti­mos vein­ti­cin­co años se ins­ta­le de­fi­ni­ti­va­men­te den­tro del te­rri­to­rio na­cio­nal. Tu­ris­tas, to­dos los que se quie­ra, pe­ro que na­die ven­ga a que­dar­se; es­ta­mos com­ple­tos, y si fal­ta po­bla­ción que se so­lu­cio­ne al­zan­do la ta­sa de na­ta­li­dad en las pa­re­jas chi­le­nas bien cons­ti­tui­das.

Sí, des­afor­tu­na­da­men­te, nues­tra cul­tu­ra es dis­cri­mi­na­do­ra y com­pe­ti­ti­va. No se va­lo­ri­za a la per­so­na por lo que es, sino por lo que tie­ne y sus lo­gros a cual­quier pre­cio. El me­jor ejem­plo es co­mo se mi­de el co­no­ci­mien­to, to­tal­men­te des­per­so­na­li­za­do, de cuan­to sa­ben los edu­can­dos en Chi­le, sin con­si­de­rar que ca­da ser tie­ne su pro­pia tem­po­ra­li­dad y que los ni­ños y ado­les­cen­tes son un cuer­po y men­te en cons­tan­te trans­for­ma­ción.

Creo que lo que im­pi­de la acep­ta­ción del otro, es la ig­no­ran­cia.

La dis­cri­mi­na­ción es un de­re­cho na­tu­ral, in­di­vi­dual y co­lec­ti­vo, que ha que­ri­do ser anu­la­do por una cul­tu­ra, más bien una mo­da, pro­gre­sis­ta y de­ca­den­te. Lo que im­pi­de la acep­ta­ción del “otro” es jus­ta­men­te eso, que es “otro” muy dis­tin­to a los miem­bros de mi fa­mi­lia, a los ve­ci­nos de mi ba­rrio y a los in­te­gran­tes de la so­cie­dad na­cio­nal en que na­ci­mos.

La in­te­gra­ción es ab­so­lu­ta­men­te be­ne­fi­cio­sa, pa­ra am­bas par­tes.

La fu­sión de dis­tin­tas cul­tu­ras, for­ta­le­ce la cul­tu­ra pro­pia, la di­ver­si­fi­ca y en­ri­que­ce. Es­to con­lle­va a am­pliar la mi­ra­da del mun­do en el que vi­vi­mos co­ti­dia­na­men­te, co­no­cer­lo un po­co más allá de las fron­te­ras te­rri­to­ria­les.

¿Por qué in­te­grar a ni­vel de in­di­vi­duos? Que se in­te­gren los paí­ses, y con eso bas­ta. Los in­mi­gran­tes no for­ta­le­cen su iden­ti­dad cul­tu­ral ni en­ri­que­cen la cul­tu­ra chi­le­na. Lo úni­co que se ge­ne­ra es una so­cie­dad abi­ga­rra­da, sin iden­ti­dad, sin sen­ti­do y sin des­tino. Gran par­te de los pro­ble­mas po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos del país se de­ben pre­ci­sa­men­te a la pér­di­da cre­cien­te de iden­ti­dad na­cio­nal.

No más que los que ya tie­ne. Si ha­bla­mos de bá­si­ca, los ni­ños son mu­cho me­nos dis­cri­mi­na­do­res que los adul­tos.

Creo que las di­fi­cul­ta­des que se pu­die­ren pre­sen­tar, son la con­vi­ven­cia con los adul­tos que dis­cri­mi­nan, y en un pri­mer mo­men­to el idio­ma, de­pen­dien­do del país de pro­ce­den­cia.

El re­to es in­cul­car en nues­tros ni­ños el re­cha­zo a la in­mi­gra­ción, el sano egoís­mo co­lec­ti­vo de En­ci­na, y el apre­cio por lo na­cio­nal, co­men­zan­do por lo ét­ni­co.

Ca­da ser es úni­co e irre­pe­ti­ble, por lo tan­to la di­ver­si­dad de per­so­nas de­bie­ra for­mar par­te de la iden­ti­dad cul­tu­ral de los pue­blos.

La iden­ti­dad só­lo pue­de lo­grar­se den­tro de una so­cie­dad ra­zo­na­ble­men­te ho­mo­gé­nea; só­lo allí ca­da in­di­vi­duo pue­de re­co­no­cer­se a sí mis­mo y ser cons­cien­te de su ori­gen y des­tino. Más aún, una so­cie­dad ho­mo­gé­nea le otor­ga tras­cen­den­cia a la exis­ten­cia hu­ma­na.

El co­no­ci­mien­to y la per­so­na­li­dad pa­ra ma­ni­fes­tar­lo. La apa­rien­cia de­bie­ra se irre­le­van­te, pe­ro en nues­tra cul­tu­ra, la­men­ta­ble­men­te y a pe­sar de los de­lin­cuen­tes de cue­llo y cor­ba­ta, a los que to­dos co­no­ce­mos, aún se juz­ga a las per­so­nas por “co­mo se ven”.

La apa­rien­cia es lo más im­por­tan­te. ¿Cómo po­dría sen­tir­me có­mo­do den­tro de un gru­po hu­mano to­tal­men­te di­fe­ren­te a mí? La Per­so­na­li­dad y el Co­no­ci­mien­to pue­den ser ad­qui­ri­dos me­dian­te la edu­ca­ción y el es­tu­dio. De Ser­gio La­re­nas a Lu­ci­na Ibá­ñez: Chi­le no tie­ne obli­ga­ción de ofre­cer opor­tu­ni­da­des a los ex­tran­je­ros. El Es­ta­do y las ins­ti­tu­cio­nes na­cio­na­les es­tán úni­ca­men­te al ser­vi­cio de los chi­le­nos.

Las co­mu­ni­ca­cio­nes per­mi­ten co­no­cer cul­tu­ras di­fe­ren­tes sin ne­ce­si­dad de que exis­ta des­pla­za­mien­to de per­so­nas. Si se quie­re ex­pe­ri­men­tar las cul­tu­ras en el lu­gar de ori­gen, bas­ta con ha­cer tu­ris­mo; no es pre­ci­so es­ta­ble­cer­se en otro país.

Es “con­mo­ve­do­ra” tanta de­li­ca­de­za con los ex­tran­je­ros; qui­sie­ra ver la mis­ma ac­ti­tud ha­cia los chi­le­nos.

El úni­co “apor­te” cul­tu­ral de es­tos in­mi­gran­tes es su ra­re­za; al­gu­nos los ven in­clu­so co­mo una es­pe­cie de mas­co­tas hu­ma­nas.

La le­gis­la­ción es só­lo “in­su­fi­cien­te” pa­ra im­pe­dir la llegada de in­mi­gran­tes. Los con­tro­la­do­res del Es­ta­do no tie­nen de­re­cho a le­gis­lar en fa­vor de los ex­tran­je­ros, es­tán en sus pues­tos pa­ra ser­vir a los chi­le­nos.

La di­ver­si­dad es la esen­cia de la li­ber­tad, pe­ro es­to ha­ce re­fe­ren­cia a la di­ver­si­dad de pen­sa­mien­to, de in­quie­tu­des y pre­fe­ren­cias, no se re­fie­re a la di­ver­si­dad ét­ni­ca, por­que és­ta con­du­ce inevi­ta­ble­men­te a la muerte de la di­ver­si­dad.

Aquí no se es­tá ha­blan­do de apa­rien­cias so­cia­les sino ét­ni­cas, y en Chi­le se re­quie­re te­ner apa­rien­cia de chileno, ob­via­men­te en un ran­go bas­tan­te am­plio, y ha­blar co­mo chileno. Los que no cum­plan con es­tas con­di­cio­nes de­ben ser só­lo tu­ris­tas o es­tar en Chi­le en cum­pli­mien­to de una mi­sión es­pe­cial. Me han so­bre­co­gi­do las res­pues­tas del se­ñor La­re­nas. Son im­pac­tan­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.